Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Los objetivos del CNI en Iberoamérica son democratizar sus servicios secretos ‘al estilo español’ y agilizar el flujo de información

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Centro Nacional de Inteligencia se propone velar cuidadosamente por los intereses españoles en aquellos países, convertidos en auténticos avisperos por su situación política. Alberto Sáiz, el secretario de Estado director del CNI se plantea tres objetivos para reavivar el ‘flujo’ de datos entre los servicios de información.

Hace unas semanas el secretario de Estado director general del Centro Nacional de Inteligencia Alberto Sáiz participó como conferenciante de lujo en la IV Semana Iberoamericana de Seguridad y Defensa. El tema que abordó en su intervención fue la situación de los ‘servicios hermanos’ en los países de Iberoamérica, y los nexos de trabajo con el CNI.

En ‘La Casa’ son conscientes de que el avispero en que se han convertido algunos países de la zona requiere un buen trabajo de inteligencia para velar por los intereses de España en la zona, por lo que -sostiene Sáiz-“desde hace ya varios años hemos volcado nuestros esfuerzos en reforzar los mecanismos de diálogo y cooperación con nuestros colegas del otro lado del Atlántico”.

La actual coyuntura de la zona y las necesidades de España son aplicadas por el CNI en tres objetivos para el presente y futuro de la Casa en la zona. En primer lugar el Centro Nacional de Inteligencia español se propone tutelar la ‘democratización’ de los servicios en algunos de los países. Como explicó Sáiz, la tarea es “contribuir a dotar a los distintos Servicios de la región de un marco normativo acorde con las exigencias de una Institución que, ante todo, opera en el seno de una sociedad democrática”.

Mirando al modelo español, Sáiz considera conveniente exportar el modelo de los servicios secretos  “regulados por una norma con rango de Ley, que defina la naturaleza, funciones, y los aspectos sustanciales de su organización y funcionamiento”. De este modo se logra “garantizar el principio de legalidad y asegurar su control”.

La opinión del secretario de Estado es que “en la historia reciente iberoamericana, en ocasiones, se ha utilizado a los servicios de inteligencia de forma partidista, fraudulenta y antidemocrática”. Por este motivo considera muy necesario que los servicios de estos países rindan cuenta ante sus ciudadanos. El CNI se ofrece para asesorarles sobre el diseño de los sistemas de control en los ámbitos parlamentario, judicial y económico”.

Compartiendo conocimientos y experiencias, el Centro Nacional de Inteligencia aspira a servir de ayuda a nuestros colegas iberoamericanos en la para todos difícil tarea de adaptar y modernizar nuestras estructuras de Inteligencia, y responder así a la multiplicación y diversificación de los riesgos y amenazas de forma eficiente y profesional.

Este ‘salto cualitativo’ de los servicios de Inteligencia y su “plena integración en las sociedades democráticas” es imprescindible a juicio de Sáiz, para “superar las crisis de gobernabilidad que afectan a tantos países iberoamericanos”.

El segundo objetivo del CNI para con estos países es la mejora de las relaciones para “conseguir un intercambio cada vez más fluido y eficiente de información” y afrontar más eficazmente “las amenazas transnacionales características de este mundo globalizado” como pueda ser el terrorismo de origen yihadista radical.

El tercer y último objetivo expuesto por el jefe de los espías españoles en su intervención es la creación de una “Comunidad de Inteligencia Iberoamericana”, esto es, “contribuir a establecer un clima de confianza y diálogo entre todos los Servicios de Inteligencia de la región”.

Llegado a este punto Sáiz desveló la celebración de “reuniones multilaterales al más alto nivel”, en las que se abordan cuestiones puntuales de la actualidad, y mantener disponible un canal “siempre abierto y discreto” para el intercambio informativo en caso de crisis reales.

Al hilo de las jornadas en las que tuvo lugar esta intervención del director del CNI, el ministerio de Defensa español firmó Protocolos de Cooperación con sus homólogos de El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Honduras.