Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La población hispana es la minoría que más crece en los Estados Unidos y su media de edad no supera los 27 años

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según los últimos datos de la Oficina del Censo, la población hispana en Estados Unidos está creciendo desde 2000 incluso a un ritmo mayor que en la década anterior. Entre 2000 y 2004, los hispanos han acaparado el 49% del aumento de población de EE.UU., frente al 40% en la década de los noventa. Por primera vez este aumento se debe más a los nacidos en el país (55% del aumento) que a la emigración (45%).

Según los últimos datos de la Oficina del Censo, la población hispana en Estados Unidos está creciendo desde 2000 incluso a un ritmo mayor que en la década anterior. Entre 2000 y 2004, los hispanos han acaparado el 49% del aumento de población de EE.UU., frente al 40% en la década de los noventa. Por primera vez este aumento se debe más a los nacidos en el país (55% del aumento) que a la emigración (45%).

 

La población hispana ha sido la minoría que más ha crecido en el país en los últimos años. Entre julio de 2003 y julio de 2004, los hispanos crecieron a un ritmo del 3,6% y la media nacional lo hizo a un 1%. Les siguen de cerca los asiáticos, con una subida del 3,4%, gracias a la inmigración procedente de India y Pakistán. Los negros, en cambio, han tenido un crecimiento significativamente menor (1,3%). Este hecho convierte a los hispanos en la minoría más numerosa de Estados Unidos: 41,3 millones de personas, lo que supone el 14% de un total de 293,7 millones.

 

Otro dato que pone de relieve el censo es que los hispanos forman una población joven: su media de edad es de menos de 27 años. Actualmente, el 20% de los menores de 18 años son latinos. Algunos expertos interpretan positivamente este dato, pues creen que es una oportunidad para impulsar el crecimiento económico y resolver en parte el problema de la financiación de la Seguridad Social.

 

Otros, sin embargo, consideran que la brecha existente entre los hispanos y el resto de la población podría traer consecuencias sociales de signo negativo, sobre todo si se tiene en cuenta que la población hispana ocupa la parte baja de la sociedad estadounidense. En la gran mayoría de los casos, los hispanos ocupan puestos de trabajo poco cualificados, y su media de ingresos ha caído en los dos últimos años.

 

Por otra parte, según informa Aceprensa, el ascenso social de los hijos de los inmigrantes hispanos a través de la educación está funcionando peor que en el caso de otras minorías. Muchos abandonan los estudios antes de completar la enseñanza secundaria. Los programas de educación bilingüe, emprendidos hace quince años, no se diseñaron pensando en los niños hispanos de ahora, que tienen un conocimiento básico del inglés.

 

Los datos del censo también llaman la atención sobre la nueva tendencia de los hispanos a desperdigarse por todo el territorio nacional. En efecto, antes solían estar localizados en el suroeste (así como los cubanos viven sobre todo en Florida), lo que hacía más probable su concentración en enclaves lingüísticos. Pero esto está empezando a cambiar.

 

La baja participación en la vida política del país parece ser otra de las notas que caracteriza a los hispanos. Frente al 60% de negros y el 67% de los blancos no hispanos, sólo un 47% de hispanos votó en las últimas elecciones presidenciales. Esto se debe, en parte, a que muchos de ellos son inmigrantes ilegales. Además, las cuestiones que interesan a los hispanos suelen ser diferentes a las de los ciudadanos de origen norteamericano. Mientras que éstos suelen pensar más a largo plazo, los hispanos tienden a preocuparse por cuestiones cotidianas como el colegio de sus hijos y su ascenso a una vida de clase media.