Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Los principales problemas de los escoltas para estar en condiciones de responder a una amenaza: las empresas no invierten; falta formación en tiro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los escoltas españoles denuncian carencias en su formación. Los principales problemas con los que se encuentran son que las empresas no les apoyan en la realización de cursos complementarios y la falta de entrenamiento con sus armas de fuego.

Lo habitual es que estos protectores dependan de empresas del sector que ofrecen sus servicios a terceros. Hay quien se queja de los honorarios, pero sobre todo del tiempo que tienen que dedicar a sus protegidos, en algunos casos, excesivo. Y que en la mayoría de los casos, la dedicación profesional no se corresponde con su nivel de formación.

Según fuentes del sector de la seguridad consultadas por El Confidencial Digital, uno de los principales problemas para los escoltas tiene que ver con su nivel de especialización. “Con el entrenamiento que se recibe es muy difícil enfrentarse a las amenazas reales”, explican.

En primer lugar, “las empresas no dedican los suficientes recursos para la formación de su personal”, se advierte. Para intentar solventar esta carencia, algunos escoltas recurren a cursos adicionales, incluso en países extranjeros, que tienen que abonar de sus propios bolsillos. Hay quien apunta incluso que hay quien propone a su empresa que le financien parte de estos seminarios, “pero es raro el caso, cuando se trata de iniciativas así”, sentencian.

Habitualmente, las empresas realizan cursos de “reciclaje”, de carácter anual, con una duración de 20 horas aproximadamente, “pero nada más”.

Por otro lado, hay escoltas que cuestionan su preparación incluso en el manejo de armas. Anualmente, este tipo de personal de la seguridad privada realiza 75 disparos anuales en los ejercicios obligatorios de tiro que se les exige por normativa. La normativa que establece los ejercicios de tiro para todo el personal de la Seguridad Privada provisto de Licencia de Armas es la Resolución de 28 de febrero de 1996, de la Secretaria de Estado de Interior.

Para las prácticas con su arma reglamentaria, los escoltas carecen de centros específicos donde practicar. “Algunos optamos por obtener la licencia deportiva –en la modalidad de precisión- para poder practicar el tiro”, asegura algún afectado.