Judicial

Absuelto de maltrato un guardia civil a quien un vecino grabó discutiendo con su pareja

La grabación acabó en manos de un superior del agente que procedió a su detención. El Juzgado anula la prueba del audio porque vulnera el derecho a la intimidad

Dos agentes de la Guardia Civil.
photo_camera Dos agentes de la Guardia Civil.

Un problema con un sargento jefe y conflictos con sus vecinos terminaron por provocar la detención de un Guardia Civil en Fuerteventura acusado de malos tratos a su pareja. Sin embargo, el Juzgado de lo Penal número 2 de Puerto del Rosario ha terminado por absolver al agente para quien la Fiscalía pedía un año de cárcel, tres años de privación del derecho a tener armas y una orden de alejamiento de la mujer. 

En una sentencia, a la que ha tenido acceso Confidencial Digital, se anulan como prueba unas grabaciones que el vecino del Guardia Civil realizó desde su casa para recoger una supuesta discusión entre la pareja. 

El Guardia Civil y la mujer llegaron del supermercado y desde su vivienda se escuchaban gritos. Los vecinos, que a la vez eran los arrendatarios del piso, decidieron comenzar a grabar las voces en las que se escuchaban insultos. El agente explicó en el juicio el pasado 20 de abril que en realidad estaba fumando en la terraza y hablando con su padre por teléfono sobre su situación en el trabajo y su mala relación con el sargento jefe, de quien dijo estar “estresado, aburrido y hastiado”. Afirmó que los gritos que se escuchaban en la grabación sobre “cogerlo por el cuello y levantarlo” no se refería a su pareja sino a su jefe. 

Los vecinos alterados por la conversación grabaron durante 40 minutos. Según la declaración de la arrendataria él la llamó “floja”, “golfa” y llegó a espetarle “me voy a llevar todo por delante y pal carajo. Eres una sinvergüenza sin papeles”. 

El Guardia Civil explicó que la denuncia de los vecinos era motivada por una relación conflictiva en el tema del piso. Dijo que habían tenido enfrentamientos continuos para que abandonaran la vivienda porque los vecinos no querían declarar el alquiler a Hacienda.

La casera negó estos hechos y explicó en el juicio que ella durante la cuarentena eran permanentes las discusiones entre la pareja intentó aconsejar a la mujer “como si fuera su hija” y que cuando la pareja estaba bien ellas no se dirigían la palabra, pero que cuando estaban mal “le contaba sus penas”. 

Una grabación al sargento jefe

El 7 de abril el vecino de la pareja se puso en contacto con el sargento jefe de Tráfico para facilitarle el audio que había realizado de su subordinado y su esposa. Un hecho que la jueza afea en la sentencia: “están supuestamente preocupados, pero durante más de 40 minutos en vez de llamar a la guardia civil, graban con su móvil”. 

“Dichas conversaciones no las llevan al puesto de la Guardia Civil para denunciar las amenazas. En vez de proceder a denunciar envían un mensaje de teléfono móvil del Sargento Jefe del destacamento de Tráfico, superior jerárquico del acusado”, dice la sentencia. Este llegó a detener al Guardia Civil que, finalmente, ha sido absuelto. 

La defensa del acusado ejercida por Antonio Suárez-Valdés explica que tanto el hombre como su pareja negaron que tuvieran ninguna discusión y la juez no dio credibilidad a los testimonios de los caseros al no realizar una declaración concluyente. 

La magistrada no aceptó la grabación como prueba por creer que vulneraba el derecho a la intimidad personal y familiar del acusado, el derecho al secreto de sus comunicaciones y el derecho a la inviolabilidad del domicilio. La sentencia no considera acreditada la existencia ni del delito de amenazas ni del de vejación en el ámbito familiar. 

El vídeo del día

El precio de la luz cae un 5,5% este viernes, hasta los 95,89 euros/MWh
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?