Judicial

El acuerdo PP-PSOE para renovar el CGPJ está a falta de dar con un presidente de consenso

Los partidos no encuentran para ese cargo un magistrado que guste a la derecha y a la izquierda

Carlos Lesmes junto al rey Felipe
photo_camera El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, junto al rey Felipe

La renovación del Consejo General del Poder Judicial parece ir de nuevo por buen camino. Y ya van tres veces este año. Sin embargo el gran escollo para el acuerdo final está en encontrar un presidente de consenso, es decir, que guste a la derecha y a la izquierda.

Después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara que paralizaba la polémica ley que pretendía cambiar las mayorías parlamentarias para elegir a los miembros del CGPJ, vuelve a haber conversaciones entre los dos principales partidos, PP y PSOE para alcanzar un pacto, y los avances son positivos, según explican a Confidencial Digital fuentes del órgano. 

En la teoría, el presidente del Consejo se elige una vez nombrados todos los vocales, y son estos los que votan entre los candidatos que se presenten. El vocal de mayor edad preside la sesión constitutiva y cada miembro tiene solo un voto. En la práctica, el pacto previo para conseguir los tres quintos del Congreso a cada uno de sus integrantes lleva implícito el nombre del presidente, previamente pactado también.

Por ese motivo, tiene que ser un profesional que contente a izquierda y a derecha del hemiciclo. Algo que, según indican las fuentes, sigue siendo el talón de aquiles de un pacto que, en palabras del propio Sánchez, estaba al “99%” durante las negociaciones del verano.

Los puestos ya estaban repartidos

Las fuentes consultadas aseguran que el acuerdo estaba avanzado hasta el punto de que ya sabían el número de asientos que iban a repartirse. Diez conservadores y diez progresistas, y dentro de estos últimos, el PSOE haría sus concesiones a Unidas Podemos para que nombrara entre dos y cuatro integrantes.

Por tanto, la búsqueda del presidente se centra ahora en los actuales magistrados del Tribunal Supremo. No es una obligación que pertenezcan a este órgano judicial, pero existe cierta tradición y, sobre todo, es lo que menos recelos genera entre la propia carrera judicial.

Dentro de los candidatos que se pusieron encima de la mesa durante las conversaciones anteriores, uno de ellos, Manuel Marchena, contaban con el beneplácito de los interlocutores. Sin embargo, la filtración del famoso Whatsapp del senador del PP Ignacio Cosidó, en el que decía que con Marchena controlarían la Sala Segunda “desde atrás”, provocó la renuncia del afectado.

Otros candidatos

En las quinielas estuvo la magistrada del Tribunal Constitucional, Encarna Roca. El PSOE apuesta por nombrar a una mujer, y además, según estas fuentes, Roca ha mostrado mucha endereza en todos la resolución de los asuntos que han llegado al Tribunal de Garantías sobre el ‘procés’.

Su nombre terminó por no salir adelante en la anterior negociación, ahora vuelve a estar sobre la mesa, pero la duda está en si ella aceptaría.

También suena desde negociaciones anteriores Pilar Teso, magistrada de la Sala Tercera del Supremo. Ella fue quien se enfrentó al actual presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en la votación que perdió. Tampoco logró, el pasado mes, la plaza de presidenta de la Sala a la que se había presentado. Por eso, las aspiraciones de Teso podrían llevarla de nuevo a ser candidata. La magistrada no está afiliada a ninguna asociación, pero fuentes populares indican que no la ven como la aspirante más idónea.

En la palestra ha estado igualmente Pablo Lucas, miembro de la misma Sala que Teso y que desde 2012 forma parte de la Sala de Gobierno por elección de sus compañeros. Es una persona cercana a Carmen Calvo, ya que en 1991 formó parte del tribunal que le otorgó la plaza de profesora de Derecho Constitucional en Córdoba.

La votación

Una de las claves se centra también en que no solo hay que elegir a un presidente, sino también a una persona que se enfrente a esa candidatura, para que esta votación, que explica la Ley Orgánica del Poder Judicial, se produzca.

Y no solo eso. Dentro de los vocales electos tiene que existir el suficiente consenso para que la votación salga por mayoría de tres quintos del Pleno, es decir, trece de los veinte miembros.

Si en una primera votación ninguno de los candidatos resulta elegido con esa mayoría, entonces se procedería a una segunda entre los más votados de la primera. El elegido será el que más apoyos obtenga.  

Lolita Flores da detalles del dumpleaños de su nieto y revela a quién se parece

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?