Judicial

Aluvión de cartas de opositores a la Policía denunciando el incumplimiento de una sentencia sobre el formato del examen

Los aspirantes que se presentaron tras un recurso judicial alegan que fueron separados del resto de candidatos y recibieron un examen precintado en un sobre diferente

EuropaPress_3588523_pruebas_seleccion_silleda_cuerpo_policia_local

Los opositores de policía han presentado esta semana decenas de cartas con quejas ante la Dirección General de la Policía por las pruebas de acceso el pasado 6 de marzo. Los aspirantes que acudieron a través de recursos judiciales denuncian un incumplimiento de la sentencia por parte de la Policía. Sentencias que dictan que los exámenes debían tener unas características concretas y la ejecución de las pruebas no debía marcar diferencias entre unos candidatos y otros. Los opositores alegan que fueron apartados en salas diferentes al resto y recibieron el examen precintado en sobres distintos que la convocatoria ordinaria. 

A las 8:45 de la mañana estaban citadas un total de 16.754 personas en 16 sedes repartidas por toda España para realizar los exámenes de acceso a la escala básica de la Policía Nacional que fueron aplazados por el Covid-19. Entre todos los candidatos un pequeño porcentaje acudía de promociones anteriores por ejecución de sentencia, es decir, habían sido excluidos sin justificación en la prueba de entrevista personal en anteriores convocatorias y la Justicia les había dado la razón. Por lo que se presentaban a la siguiente fase. 

Las pruebas de acceso a este cuerpo se han envuelto en diversas polémicas los últimos años y, tal y como publicó Confidencial Digital, los recursos contra los exámenes y en particular contra la prueba de la entrevista personal se han disparado desde 2018.

Los candidatos a los que los jueces habían considerado “aptos” en la entrevista, pasaron a presentarse ese fin de semana de marzo a la última prueba: el test psicotécnico, una prueba que evalúa la inteligencia general. Sin embargo, según fuentes presentes, la sorpresa fue mayúscula cuando en diversos lugares de España como Sevilla, Valencia, Málaga o León les separaron del resto de aspirantes en un aula señalada como “recursos”. Allí, el examen que recibieron estaba en un sobre precintado diferente al resto de los documentos que iban en otro sobre. Incluso en sedes como Madrid o Alicante, donde los opositores-recurrentes compartían espacio con el resto de opositores, los exámenes venían precintados en sobres distintos.

Aunque en un principio el examen era el mismo para todos, los aspirantes que iban a través de estos recursos explican que se produjeron irregularidades como que cuando acabó la prueba no les dejaron quedarse con el documento. “Hasta este año nos podíamos quedar con el cuadernillo de preguntas, pero esta vez no nos dejaron. Es una anomalía”, indica uno de los aspirantes que prefiere no dar su nombre. Posteriormente colgaron un ejemplar en formato digital en la web de la Policía. “Hay un ejercicio de resistencia a la fatiga visual, con que los hayan imprimido en un formato de peor calidad ya nos perjudica”, explican. 

Una sentencia anterior del TSJM 

Las quejas se apoyan principalmente en los precedentes sentados por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el pasado enero de 2020. En un auto, al que ha tenido acceso Confidencial Digital, los magistrados obligaron a la Dirección General de la Policía a repetir el examen a 29 opositores por haber incumplido una sentencia.

Se había realizado una convocatoria especial para estos 29 opositores que habían recurrido la evaluación de su entrevista personal y la Justicia les había dado la razón. Pero la prueba fue tan compleja que ninguno de los 29 aprobó. Lo llamaron el examen de la NASA.  Fue una prueba psicotécnica “finalísticamente dirigida a impedir la superación de la misma. Se incurrió en desviación de poder” según el propio auto judicial.

Por eso, recurrieron al TSJM. Los magistrados constataron que “la complejidad de los ítems utilizados en la convocatoria de ejecución de Sentencia fue bastante superior al de los de la Convocatoria recurrida pues los enunciados empleados en aquéllos fueron bastante más extensos y rebuscados” y por eso obligaron a repetir la prueba, esta vez con el resto de aspirantes. 

La lucha en los tribunales continúa 

En el caso de este mes de marzo, tanto los candidatos recurrentes como el resto fueron convocados en la misma fecha, sin embargo, en palabras de ellos, la Policía trató de torpedear la concentración de los que venían con sentencias de la Justicia debajo del brazo. 

En León, por ejemplo, además de ser separados en aulas distintas, algunos de los presentes relatan cómo a los miembros del tribunal les sonó el teléfono o la alarma del reloj y la dejaron sonar o en Madrid (que fue uno de los lugares donde no se les separó en salas diferentes) los recurrentes fueron llamados para entrar por un orden distinto al alfabético. “Se seguía un orden arbitrario”, explica uno de los aspirantes.

“Son represalias que están orquestadas para perjudicar al opositor recurrente”, explican desde la asociación La Voz del Opositor. 

Las cartas que estos días se han enviado a la dirección general de la Policía son la antesala de nuevos recursos en los tribunales por el incumplimiento de sentencia. En anteriores convocatorias, los aspirantes solicitaron un peritaje forense que analizara la convocatoria y la compare con otras ordinarias. Una vez que hayan recibido las notas, la batalla judicial parece que continuará.Captura de pantalla 2021-03-16 a las 20.50.29

El vídeo del día

Errejón rechaza que la imagen de España dependa de un paseo con Biden
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable