Judicial

Asuntos Internos solicitó en vano pinchar el teléfono del exjefe de la UDEF Olivera por filtraciones sobre ‘Gürtel’

La unidad que investiga a los policías pidió una autorización judicial en agosto de 2012, pero el juez la denegó

EuropaPress_1445829_comision_investigacion_presunta_financiacion_ilegal_pp_congreso_jose_luis
photo_camera José Luis Olivera en la Comisión de Investigación del Congreso por la financiación ilegal del PP

La Unidad de Asuntos Internos de la policía intentó ya en 2012 investigar al exjefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) José Luis Olivera porque tenía sospechas de que existieron filtraciones desde esta unidad responsable de las pesquisas sobre la ‘Caja B’ del PP. Ocho años más tarde, Olivera acaba de ser imputado por su posible vinculación con la operación ‘Kitchen’, que trató de sustraer documentación sensible al extesorero del partido Luis Bárcenas. 

 El baile de nombres de comisarios e inspectores jefes relacionados con la operación ‘Kitchen’, que investiga el juez Manuel García Castellón en la Audiencia Nacional, no cesa. En las últimas semanas se ha producido una declaración clave, la del inspector jefe de la UDEF Manuel Morocho, quien estaba a cargo de la unidad que investiga la ‘Gürtel'; y una imputación clave, la de José Luis Olivera, el que fuera jefe de Morocho.

Olivera, que además sigue en activo en la seguridad de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ha pasado por cargos de absoluta relevancia dentro del cuerpo de la policía. Primero como jefe de la UDEF supervisando todo lo que allí se despechaba y, por tanto, con acceso a lo relacionado con la Caja B del PP; y, más tarde, cuando Mariano Rajoy llegó a la presidencia del Gobierno en 2011, como comisario del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado. Este puesto también es de una gran trascendencia pues en este organismo se tiene acceso a todas las operaciones policiales y de la Guardia Civil que se desarrollan en territorio nacional e internacional.

En febrero de 2012 llega a la Unidad de Asuntos Internos otro comisario, que también está imputado en el caso ‘Kitchen’: Marcelino Martín Blas. Desde esta unidad se envía un oficio de la policía a los Juzgados de Madrid para solicitar la intervención del teléfono tanto de Olivera como de otro inspector jefe de la UDEF José Manuel Álvarez Luna. Así lo confirman fuentes policiales a Confidencial Digital y aseguran de que existe un oficio que todavía obra en Asuntos Internos donde se detallan los motivos por los que se quería pinchar el teléfono de ambos policías.

Concretamente, Martín Blas señaló que existía un posible delito de revelación de secretos en la trama ‘Gürtel’ y lo argumentó recordando que cada vez que se producía un registro en el marco de esa investigación la prensa ya lo sabía y acudía el día de la intervención al lugar antes de que se produjera. Fuentes consultadas explican que la Unidad de Asuntos Internos sospechaba que una serie de policías con Olivera a la cabeza filtraba información al Partido Popular sobre lo que se estaba indagando dentro de la trama de corrupción.

El juez, con conocimiento de la Fiscalía, respondió negativamente a la petición de pinchar el teléfono a estos policías, según fuentes del ministerio público.

El inicio de la guerra

Esta actuación por parte del comisario principal Martín Blas fue posteriormente conocida por el propio Olivera y por el exdirector Adjunto Operativo (DAO) Eugenio Pino, así como por el comisario José Manuel Villarejo. Estos dos últimos tienen una guerra declarada contra Martín Blas, como se desprende tiempo después de las agendas de Villarejo.

Algunas fuentes apuntan a que el intento por parte del jefe de Asuntos Internos de pinchar el teléfono a Olivera, unido a otras investigaciones posteriores como la del ‘pequeño Nicolás’ o la del ‘pendrive de Pujol’ pudo ser uno de los motivos que activó la ira de Villarejo y Pino. “Dice que va a ir a por todas contra Marcel [sic]. Muy indignado por toda la acusación”, se lee al lado de la anotación “Pin” en un folio fechado el 14 de junio de 2016. Unos días más tarde Pino, siempre según las anotaciones de Villarejo, le dice que quiere “joderle [a Marcelino] como sea”.

Los intentos de hacer a Olivera DAO

Asimismo, de todo lo manuscrito por Villarejo se revela que Olivera trató de ascender hasta la cúspide del cuerpo de la policía valiéndose del entorno de la ex ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal como su propio marido Ignacio López del Hierro: “Muy receptivo a nombrar Oli DAO”, apunta el comisario sobre su encuentro con este.

Tanto Cospedal como Ignacio López del Hierro tendrán que responder la próxima semana a las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción y del juez instructor Manuel García Castellón por la operación ‘Kitchen’. Lo mismo tendrá que hacer el propio Olivera a quien su reciente imputación le obliga a declarar en sede judicial el próximo 28 de junio.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?