Judicial

El Barça, obligado a pagar a la Generalitat el dispositivo de seguridad de los Mossos en un derbi en el Camp Nou

Oriol Junqueras pasó una factura al club de 23.000 euros por movilizar en septiembre de 2017 a 181 efectivos de la policía autonómica para el partido contra el RCD Espanyol

Bandera de Escocia en el Camp Nou.
photo_camera Bandera de Escocia y esteladas en el Camp Nou.

Dos días después de que la mayoría independentista en el Parlament de Cataluña sacara adelante las leyes de desconexión previas al referéndum ilegal del 1 de octubre -y a 48 horas de la Diada-, Leo Messi finiquitó con tres goles el partido liguero que enfrentaba al Fútbol Club Barcelona con el Real Club Deportivo Espanyol en el Camp Nou, lleno hasta la bandera para un choque cuyo resultado, 5-0, ni siquiera enmudeció las reivindicaciones políticas que hubo en las gradas. “Tu sí [a la independencia] nos hace ganar” fue el lema exhibido en una lona amarilla por espectadores al saltar los jugadores al césped.

El derbi de la Ciudad Condal se disputó el sábado 9 de septiembre de 2017 en el estadio culé. En paralelo a la rivalidad deportiva, el panorama político movió al Barcelona a solicitar a la Generalitat, presidida por Carles Puigdemont, un despliegue especial de los Mossos d'Esquadra en las inmediaciones para prevenir altercados entre hinchas radicales. Como anfitrión, el conjunto azulgrana creía que el operativo de seguridad le iba a salir gratis, pero se equivocó.

Una sentencia del TSJ de Cataluña ha obligado al Barça a pagar 23.267 euros a la Generalitat a cuenta del operativo de seguridad, de 181 policías, desplegado en el partido de fútbol por los Mossos. El club, entonces presidido por Josep Maria Bartomeu, reclamó por la vía administrativa suprimir la tasa, que había tramitado la Conselleria de Economía y Hacienda, en aquel momento en manos del vicepresidente catalán y líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras.

En noviembre del 2019, el órgano de la Generalitat que resuelve sobre impuestos, la Junta de Tributos, se opuso a la reclamación del Barça, que optó por acudir al Tribunal Superior de Justicia.

Un evento "lucrativo"

Según la sentencia del TSJ, dictada en noviembre y a la que ha accedido Confidencial Digital, “en el presente supuesto concurren todos los elementos para la imposición de la tasa”, de acuerdo a la Ley de Tasas y Precios Públicos aprobada en 2008 por la Generalitat. El partido en el Camp Nou (capaz de acoger a 99.000 aficionados) tuvo la “concurrencia masiva” de un evento, expresan los magistrados de lo Contencioso, “organizado con ánimo lucrativo”, que generó beneficios.

Con la celebración del derbi, el Barcelona percibió “ingresos derivados de un evento deportivo con un potencial riesgo para la seguridad pública que, en consecuencia, requirió de un dispositivo policial extraordinario”. La factura de 23.267 euros a liquidar resulta al multiplicar los 181 mossos movilizados, las horas de trabajo y una cuota específica. El partido de fútbol comenzaba a las 20:45. Los policías curraron siete horas, de cinco de la tarde a doce de la noche.

El Barça argumentaba estar exento de costear el dispositivo solicitado a la Generalitat porque la vigilancia de los Mossos en los aledaños del Camp Nou fue un servicio de seguridad general dirigido a preservar el orden público. Impugnaba la tasa al considerarla contraria a la ley y decía que el encuentro liguero no era una actividad lucrativa.

Resaltan los jueces que la Junta de Tributos de la Generalitat, al remitir la factura al Barça, le detalló al club las razones que habían motivado la tasa, como reflejaba la acta policial: el número de agentes desplegados en el estadio y las medidas de seguridad tomadas en el evento.

“Por tanto, se entiende que la liquidación es suficiente y que no se ha producido indefensión” al club, “que ha tenido conocimiento de las medidas de seguridad que se iban a adoptar con anterioridad a la celebración del evento deportivo”, recoge la sentencia, que rechaza el recurso blaugrana y le carga con las costas del proceso, 3.000 euros.

 

La Policía Nacional, partidaria de cobrar

Fuentes policiales han confirmado a este medio que a nivel estatal no existe una tasa similar. El coste de desplegar a la Policía Nacional en eventos privados como los partidos de fútbol o grandes conciertos lo asume no la empresa que solicita el apoyo y la vigilancia de las fuerzas de seguridad, sino el Ministerio del Interior. En definitiva, “lo pagan los contribuyentes, los ciudadanos con sus impuestos”, señalan.

Desde la Confederación Española de Policía (CEP) indican que el Estado paga de su bolsillo las horas extras a los antidisturbios, los guías caninos o los agentes de Información camuflados en las gradas del estadio que controlan posibles incidentes entre aficionados.

La CEP lleva años reclamando junto a la Unión Federal de Policía (UFP) una tasa para los dispositivos especiales, con cuyos ingresos se financie la policía que haya cubierto el evento, una tarifa que se aplicaría a las organizaciones beneficiadas en un evento por la presencia policial.

Cataluña es una excepción, al igual que el País Vasco, donde se introdujo en 2011 un impuesto para los despliegues extraordinarios de la Ertzaintza, apunta a ECD un portavoz del sindicato ERNE.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes