Judicial

Balance de la delincuencia durante el estado de alarma: nueve de cada diez delitos fueron por desobediencia

Las detenciones de la policía se produjeron sobre todo por resistencia, atentado y amenazas

Comparecencia del Comité Técnico de seguimiento del Estado de alarma por el COVID19.
photo_cameraComparecencia del Comité Técnico de seguimiento del Estado de alarma por el COVID19.

Los ciudadanos se mantuvieron confinados en España por el coronavirus durante más de tres meses, y a pesar de eso los delitos continuaron. Pero en este tiempo fueron sobre todo por desobediencia. Algunos de los casos han terminado en los tribunales.

Nueve de cada diez delitos cometidos durante el Estado de alarma fueron por desobediencia, según un informe elaborado por Tirant Analytics sobre la evolución de la jurisprudencia en ese periodo, al que ha tenido acceso Confidencial Digital.

Un millón de multas

La policía impuso más de un millón de multas y algunas de estas reclamaciones o delitos cometidos acabaron judicializados. El grupo de tecnología jurídica Tirant Tech ha elaborado un informe de siete páginas con los datos y sentencias desde el inicio hasta el pasado mes de junio. 

El 90% de los delitos producidos han sido por desobedecer a las autoridades. Las principales conductas sobre las que se han dictado sentencias han sido: circular por la vía pública sin causa justificada o fuera de horario, así como hacer fiestas y reuniones en domicilios no permitidas. 

Además, han llegado a los tribunales otros delitos relacionados. El 45,4% se trató de resistencia, el 36,3% de atentado y el 11,3% de amenazas. Asimismo, en un porcentaje mucho menor, el 4,6% fueron hurtos y el 2,2% daños. 

Juicios realizados 

El 73% de los juicios que se han realizado por esos hechos se resolvieron en primera instancia. Son pocas las personas que terminan yendo a la apelación. 

En esta primera instancia el 16,2% se han resuelto a favor del ciudadano y un 73,8%, por tanto, en contra. Se explica porque, en el caso de las denuncias civiles, la policía y la guardia civil tienen presunción de veracidad. “Es tu palabra contra la del agente, que es la que prevalece”, explica el abogado penalista Juan Gonzalo Ospina. 

No obstante, el delito de desobediencia (el más común aquí) pertenece a la jurisdicción penal y en ese caso la presunción de inocencia es un derecho también para el acusado. 

Las absoluciones y las discrepancias

En el 60% de los casos que terminaron con la absolución del implicado fue porque, por su parte, no hubo intención de repetir el delito, y en el 20% porque no quedó probada la negativa a acatar las órdenes de los agentes. 

En el 13,6% de los casos se decretó prisión provisional por riesgo de reiteración delictiva.

El motivo principal de la apelación ha sido el acuerdo de prisión provisional. Así, se confirma el 66% de los casos, y se revoco en el 33%. 

Las advertencias de los agentes

Existen discrepancias sobre si la reiteración tras la advertencia por parte de un agente convierte la conducta en delictiva.

El informe pone de ejemplo una sentencia del Juzgado de lo Penal nº 2 de Vitoria, del 11 de mayo, que considera que un agente de policía no está “investido de autoridad o legitimidad” para advertir a un ciudadano sobre conductas futuras.

Los agentes de la Ertzaintza, tras incumplir el acusado la obligación de estar en su domicilio, le informaron de que, si volvía a hacerlo, podría incurrir en un delito de desobediencia. El Juzgado en este caso consideró que los agentes no podían proceder de esa forma y absolvió al acusado. 

En cambio, otra sentencia de abril, de un Juzgado de Carballo, en Galicia, dice explícitamente que “aquellos casos de conductas particulares reiteradas y persistentes en las que se materializa una voluntad obstinada de incumplir los mandatos de los agentes sí han de integrar un ilícito penal”, es decir, se le condena a algo más que una infracción administrativa. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?