Judicial

La cárcel de Estremera es un polvorín: los funcionarios se rebelan contra el director

La información de episodios de presuntos malos tratos en el interior deriva en un cruce de acusaciones. Han aparecido pintadas exigiendo la dimisión del responsable del centro

Acceso a la cárcel de Estremera.
photo_camera Acceso a la cárcel de Estremera.

La cárcel de Estremera se ha convertido en un polvorín en las últimas semanas. El centro penitenciario Madrid VII está bajo la lupa del Ministerio de Interior por episodios de presuntos malos tratos a varios presos este año. En este sentido, los funcionarios denuncian sentirse “desprotegidos” y señalan directamente al director de la cárcel, Enrique Valdivieso de la Hoz, por una gestión “autoritaria” que ha creado un clima de desconfianza entre la cúpula del centro y los funcionarios. En los últimos días, han aparecido pintadas para pedir su dimisión y ha comenzado a circular una nota interna en los grupos de Whatsapp con el mismo propósito. WhatsApp Image 2020-11-16 at 22.24.59

“Queridos compañeros: Hasta cuándo vamos a tolerar a un Director que ha ido envenenando el trabajo en nuestro centro a lo largo del tiempo y es el responsable de la incompetencia de los mandos”, comienza este escrito anónimo que ha recorrido esta semana los grupos de mensajería de los trabajadores. Enrique Valdivieso lleva en la dirección del centro más moderno de Madrid desde hace siete años, pero el trato con parte de sus trabajadores se ha recrudecido en los últimos meses. Captura de pantalla 2020-11-17 a las 16.30.12

En Estremera trabajan en total unas 500 personas. El clima en el interior se ha vuelto “irrespirable”, según el relato de varias fuentes internas. Denuncian sentirse “desprotegidos” ante las informaciones que han aparecido en los medios de comunicación. La última hace una semana, publicada en El País, en la que se explica que el ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska tiene abiertas cuatro investigaciones por casos de malos tratos registrados a presos este año en la cárcel. 

“Hasta cuándo vamos a tolerar la degradación que se está haciendo de los trabajadores de Madrid VII. No debemos aceptar, ni un día más, que la plantilla de este centro sea presentada a los medios como un ejemplo de maltrato, de tortura y de falta de profesionalidad”, dice el escrito difundido por Whatsapp. 

Los funcionarios describen la gestión de Valdivieso con “un excesivo celo por el control”. “Tiene un carácter muy fuerte, con una pretensión de control total que subestima e infravalora a los trabajadores”, explica un trabajador. La convivencia entre ellos y la dirección lleva años sin ser fácil, según indican, pero la situación de tensión generada por la pandemia, unido a los episodios de supuestos malos tratos que se investigan han provocado que el ambiente sea “insostenible” en la prisión donde se encuentran algunos internos tan mediáticos como el excomisario José Manuel Villarejo o el narco gallego Sito Miñanco. 

Captura de pantalla 2020-11-17 a las 16.39.22

Un grupo de funcionarios está redactando un comunicado conjunto para remitir a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y solicitarle una inspección. “Que pidan informes y que analicen lo que está pasando en Estremera con la plantilla. Que esto no se produce de la noche a la mañana”, dicen. 

En junio de este año, el Defensor del Pueblo en un informe anual del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura alertó de que “un número muy significativo” de presos de la cárcel de Estremera refieren “haber sufrido o haber sido testigos de algún tipo de maltrato o agresión por parte de funcionarios del centro”. Pero los trabajadores de Estremera niegan que lo que sucede allí sea diferente de lo que ocurre en otras cárceles. 

“Exigimos respeto a nuestra profesión. ¡¡No somos maltratadores!!”, se titula un comunicado  que hizo público también la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) a finales de la semana pasada a raíz de una información publicada sobre esta prisión. “Se han vertido acusaciones de malos tratos que no compartimos y no nos identifican, sacando fuera de contexto situaciones como “generalizantes” y “estigmatizantes” para todo el colectivo”, dice el documento.  

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Por su parte, desde Instituciones Penitenciarias explican que la dirección del centro siempre ha puesto en conocimiento de la Justicia cualquier denuncia remitida y la Inspección ha estado allí tomando declaración en los casos que ahora investiga el Juzgado de Arganda. 

Gran rotación del personal  

Estremera es una de las cárceles con mayor porcentaje de traslados de España. Precisamente el hecho de que sea una de las más nuevas del país es uno de los motivos que señalan, desde Instituciones Penitenciarias, como la causa de esta rotación del personal.  

Sin embargo, los funcionarios lo achacan al “mal carácter” del director. “Nadie en Madrid VII quiere ser Jefe de Servicios”, dice esta nota anónima que circula en el entorno de los trabajadores. Con la dirección actual han pasado por la subdirección de régimen tres personas, por la subdirección de administración otras tres y seis más por la subdirección de seguridad. Los trabajadores denuncian también que la subdirección médica lleva vacante desde hace cuatro años. 

Las particularidades de Estremera no son menores. Además de ser una prisión muy nueva, está ubicada a 80 kilómetros de la capital, en el límite provincial entre Madrid y Cuenca, y este es otro de los motivos que señalan desde Instituciones penitenciarias por el que el personal pide el traslado a otros centros más cercanos de las ciudades.  

Varios episodios de violencia en un año 

El primero sucedió el pasado mes de enero en el módulo 2. Un caso de supuesto maltrato en el que un grupo de seis reclusos decidieron organizar un motín para quejarse de que llevaban varias semanas sin tener consulta con el médico. Los internos se atrincheraron en una sala con mesas de pin-pon en la puerta y esto terminó con la intervención con violencia de los funcionarios. Ellos se defienden: “es el jefe de servicios el que toma la determinación de que entremos para restaurar el orden normal del centro”. “Este tipo de intervenciones son muy tensas y muy difíciles, pero todo el mundo estaba satisfecho con ella”, explican. Sin embargo, tras la denuncia por tortura de  algunos internos este episodio está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción 8 de Arganda del Rey de Madrid.  

Un segundo incidente, también investigado, sucedió el pasado 9 de septiembre que ha llegado incluso al Comité contra la Tortura del Consejo de Europa. El País publicó esta información, detallando el altercado entre un recluso que terminó con hematomas en glúteos, piernas y planta de los pies por un conflicto tras no poder mostrar los papeles que le acreditaban para tener un televisor en la celda. Hay siete funcionarios expedientados por este hecho. 

Asimismo, una tercera denuncia que sucedió a finales del verano en un módulo de aislamiento por un preso que supuestamente sufrió “insultos, vejaciones y malos tratos”.  

En una reciente respuesta parlamentaria al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, el Ministerio de Interior aseguraba haber abierto en los últimos cinco años en esta prisión 41 procedimientos por malos tratos.  

Denuncias en otros centros  

Enrique Valdivieso antes de dirigir Estremera pasó por la prisión de Herrera de La Mancha en Ciudad Real durante dos años y por Fontcalent, prisión de Alicante. En la dirección de este último centro, Valdivieso recibió una denuncia ante la Secretaría de Instituciones Penitenciarias de una trabajadora, a la que Confidencial Digital ha tenido acceso. 

El documento de 2012 solicitaba el cese del director por “los modos y las formas” en los que se había dirigido a la trabajadora que había solicitado ausentarse cuatro horas para acudir al médico con su hijo que padece síndrome de Down. Según la denuncia Valdivieso le dijo que iba a llamar personalmente al Hospital para que le pusieran las citas fuera del horario laboral y le dijo: “¿A ver si te crees que eres la única mujer con una hija enferma del mundo?”. La denuncia fue archivada, aunque poco después el director fue trasladado al centro penitenciario de Estremera. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?