Judicial

Clara Martínez de Careaga tiene todos los apoyos para ser la primera presidenta de la Sala Militar del Supremo

La esposa de Cándido Conde-Pumpido tendría que renunciar a su puesto de vocal en el CGPJ si quiere ser la nueva presidenta

La magistrada Clara Martínez de Careaga junto a Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ
photo_cameraLa magistrada Clara Martínez de Careaga junto a Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ

La actual magistrada del Tribunal Supremo, Clara Martínez de Careaga, es la candidata con más apoyos para convertirse en la presidenta de la Sala de lo Militar. Sin embargo, si las fechas de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se dilatan, Martínez de Careaga que, actualmente, es también vocal del órgano, tendría que renunciar a su plaza de vocal para ser nombrada presidenta.

En 2013 ya supuso un hito que el CGPJ aprobara su nombramiento, pues se convirtió en la primera mujer en entrar en la Sala Quinta. En ese momento, su esposo Cándido Conde-Pumpido era Fiscal General del Estado, y, en la actualidad, es magistrado del Tribunal Constitucional.

Martínez de Careaga tiene una dilatada carrera profesional de más de 30 años de antigüedad y fuentes del Alto Tribunal aseguran que es una magistrada con mucho prestigio y “está muy bien relacionada”. Según ha podido saber Confidencial Digital, Martínez de Careaga es la candidata con más apoyo para presidir esta Sala que no cuenta con más mujeres; motivo por el que una presencia femenina al frente de esta sala sería un precedente significativo.

Problemas de fechas para ser presidenta 

Clara Martínez de Careaga es también vocal del CGPJ, concretamente preside la Comisión de Igualdad. Bajo su mandato se ha aprobado, por ejemplo, el II Plan de Igualdad de la carrera judicial que incluye la especialización de Juzgados de lo Penal en materia de violencia de género.

Para poder ser elegida presidenta de una sala del Alto Tribunal, incluso, simplemente para optar a ser magistrada allí, Martínez de Careaga tendría que renunciar previamente a su condición de vocal en el CGPJ. Los vocales son los que votan para cubrir las plazas vacantes en el Tribunal Supremo y, para todas estas plazas discrecionales, no pueden hacerse nombramientos que pertenezcan al organismo. 

Si la renovación del CGPJ se produjera en abril o mayo no habría problema, algo que tendría sentido puesto que el órgano lleva más de un año y medio en funciones. Sin embargo, si se dilata más -como todo apunta que será- entrarían en juego fechas que vuelven imposible el nombramiento en estas condiciones.

El presidente se jubila

El actual presidente de la sala, Ángel Calderón Cerezo, cuyo mandato acaba en junio de este año, ingresó en la carrera judicial en 1974 y le toca jubilarse. Calderón llegó a la presidencia de la sala de lo Militar en 2005 y en 2010 fue reelegido en el cargo. 

El magistrado pasó de desempeñar el puesto de Letrado en el Consejo General del Poder Judicial a ser magistrado de lo Penal en la Audiencia Nacional hasta 1999.

Calderón es considerado conservador en el Tribunal Supremo, mientras que Martínez de Careaga es del lado más progresista, algo que también supondría un cambio para la Sala.

Martínez de Careaga en la Sala Quinta 

Martínez de Careaga fue designada por el CGPJ para la Sala Quinta del Tribunal Supremo cubriendo la vacante que había dejado Ángel Juanes, que pasó a presidir la Audiencia Nacional. Recibió en ese momento quince votos del Pleno (se necesitan trece para que el nombramiento prospere).

Hasta ese momento era magistrada de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable