Judicial

Los documentos que prueban que Bárcenas fue sometido en la cárcel a una vigilancia especial

Vea los informes redactados por funcionarios de Soto del Real. La dirección ordenó un ‘espionaje’ a las llamadas del extesorero del PP mientras se desarrollaba la ‘Kitchen’

El extesorero del PP, Luis Bárcenas, tuvo un seguimiento especial también en prisión durante el tiempo que la operación parapolicial ‘Kitchen’ estuvo en marcha. Eso es lo que confirman unos documentos internos de la cárcel de Soto del Real a los que ha tenido acceso Confidencial Digital. Los funcionarios dejaron por escrito las veces que preguntaban a Bárcenas a quién llamaba por teléfono y los enfados de éste, que se negó a facilitar sus datos más personales

“A las 18:05 horas y tras observar al interno Bárcenas Gutiérrez, Luis realizar una llamada en la cabina telefónica, se procede a preguntarle al número al que ha llamado”, escribe un trabajador de la cárcel en uno de estos informes que se enviaban al jefe de servicios del módulo 4. Bárcenas permaneció allí desde su ingreso preventivo por primera vez en junio de 2013 y hasta enero de 2015. Captura de pantalla 2021-01-12 a las 20.07.47

La Audiencia Nacional investiga quién organizó, durante ese periodo, el dispositivo conocido como ‘Kitchen’ para espiar al extesorero y a su familia y sustraerle información sensible, y por el que están imputados el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz. 

En todos estos informes que los funcionarios redactaron después de las llamadas de Bárcenas –algo totalmente inusual en la prisión, como explican en el centro- se hace referencia a la orden 9/2006. Según fuentes del centro penitenciario se trata de una orden interna que permitía preguntar aleatoriamente a los internos que llaman por teléfono desde la cabina más cercana a la garita a quién llama y por qué. Dicha orden, que en su momento se redactó por motivos de seguridad, fue recuperada el año que el extesorero entró en la cárcel para poder justificar su vigilancia, según explican estas fuentes. 

“Ya lo he dado por la mañana y, si es aleatorio como me han dicho, es matemáticamente imposible que todos los días, desde que estoy aquí, me toque a mí y algunos días dos veces”, expresó Bárcenas tras ser preguntado por una llamada en enero de 2014.Captura de pantalla 2021-01-12 a las 20.00.41

Bárcenas se niega a dar la información: “ya estoy harto”  

En varios de estos documentos el funcionario deja por escrito que Bárcenas se niega a facilitar el número al que ha llamado. Esto, en la práctica, podía suponer la apertura de un expediente disciplinario. Sin embargo, nunca se le instruyó uno por este motivo. 

La orden era verbal y provenía de los altos mandos de la prisión, según confirman las fuentes del centro penitenciario, y consistía en tener muy vigilados todos los movimientos del extesorero lo que incluía preguntar en todo momento por sus contactos con el exterior. 

El que fuera senador del PP llegó a enfadarse mucho por la presión a la que estaba siendo sometido y a insultar al director de Soto del Real: “ya estoy harto, esto lo hacen para tocarme los cojones. El responsable de esto es un subnormal profundo, un idiota y un incompetente, y no me refiero a ustedes, que hacen su trabajo”, se recoge en uno de los informes también de enero de 2014. 

Cree que le están siguiendo 

En otro documento de agosto de 2014, el extesorero expresa su preocupación porque cree que dos internos le están vigilando continuamente. “Sobre las 17:00 horas el interno Bárcenas Gutiérrez, Luis comenta al funcionario que suscribe que cree que dos internos “georgianos” le están siguiendo todo el día”. 

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte

El informe se elevó a la jefatura de servicios y, según fuentes penitenciarias, los reclusos fueron trasladados de módulo esa misma noche. La información facilitada a Confidencial Digital indica que estos dos presos no formaban parte de ningún dispositivo de vigilancia, pero Bárcenas llegó a estar “obsesionado” con el tema de los seguimientos. Captura de pantalla 2021-01-12 a las 20.03.11

Villarejo aseguró que intercedería por él 

En el sumario de la pieza ‘Kitchen’ constan conversaciones entre el que fue chófer del extesorero, Sergio Ríos -también imputado en la causa- y el comisario jubilado José Manuel Villarejo. En una de estas grabaciones Ríos le cuenta que el hijo de Bárcenas está preocupado por él, porque le están “puteando” en prisión.Captura de pantalla 2021-01-12 a las 17.38.47

“Pues que la cita que ha tenido hoy de dos horas y pico, pues la han interrumpido dos veces. Le han entregado unas zapatillas porque eh… le ha dicho que se las quitara, le registran todo, registros personales, constantemente, íntimos, le registran el chabolo [jerga para referirse a la celda] día sí, día no…”, le comenta Ríos a Villarejo quien promete interceder por él. 

Según estas conversaciones los presos le decían a Bárcenas que si se arrimaban a él también les registraban sus celdas. “Yo voy a hacer las gestiones oportunas”, concluye Villarejo la conversación. 

Declaraciones ante el juez en la cárcel 

Bárcenas era consciente de que el trato que recibía no era como el del resto de los reclusos. Así se lo ha hecho saber al juez Manuel García-Castellón, a quien ha reconocido que sospechaba que había un dispositivo montado para conocer todos sus pasos en Soto del Real. 

El pasado 21 de diciembre el magistrado del juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que lleva la causa se desplazó a la prisión para interrogar al extesorero en calidad de testigo, en una declaración que todavía permanece secreta en el marco de la investigación ‘Kitchen’.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable