Judicial

De los ERTE a los ERE: la solución de las empresas pasa por los despidos colectivos

Las empresas se han visto obligadas a pasar de los ERTE a los ERE

ERTE
photo_camera ERTE

La situación provocada por la pandemia de la Covid-19 ha alcanzado un punto sin retorno para muchas empresas que ahora se ven abocadas al Expediente de Regulación de Empleo

El Banco Santander ha sido la última institución en sumarse a la larga lista de empresas que han decidido iniciar un ERE en su plantilla para paliar los estragos económicos de la pandemia del coronavirus. Antes lo habían hecho otras entidades como Coca-Cola, con su fábrica en Málaga, la farmacéutica Novartis o la productora de aluminio Alcoa. Todas ellas con un objetivo similar: ahorrar costes después de haber sufrido un duro revés en su planificación económica del año 2020. 

En cuestión de meses, y ante la incapacidad de controlar la propagación del virus, las empresas se han visto obligadas a pasar de los ERTE a los ERE. De esta manera se cambia lo que era una medida temporal por una con carácter definitivo, con lo que esto supone para los trabajadores afectados. Y es que este eslabón sufre en primera persona las consecuencias de una crisis que nadie sabe cuándo remitirá.

El vídeo del día

El Ibex 35 abre con una subida del 0,1% y defiende los 8.500 puntos

Aspectos a tener en cuenta por los trabajadores

La opinión de los especialistas en materia laboral invita a pensar que el del Banco Santander no será el último caso sonado de una multinacional que recurre a un ERE para cuadrar el balance anual y aligerar gastos. Según la abogada laboralista Laura Palma Carpio, de Civic Abogados, “prácticamente con mucha certeza se prevé un aumento de los ERE en los próximos meses”.

Desde su punto de vista, existe un gran problema a este respecto que no debe pasarse por alto y es que “las empresas se enfrentan a la prohibición de despedir si estas se acogieron previamente a un ERTE”. Concretamente, profundiza su explicación y añade que “los ERTE han sido un arma de doble filo para las empresas, puesto que si optan por despedir habiendo realizado un ERTE, los despidos serán ilegales y deberán ser considerados improcedentes”. Incluso en algunos casos, menciona la letrada, han llegado a ser calificados como nulos, pudiendo los trabajadores reincorporarse a su puesto de trabajo.

Pero esto no es todo. A raíz de esta premisa, Laura Palma Carpio vaticina que “muchas empresas se van a ver forzadas a despedir a trabajadores aunque el coste del despido sea más alto y deban abonarles la indemnización correspondiente por despido improcedente”. Por ello recomienda a los trabajadores que se vean inmersos en esta situación que “impugnen el despido, aunque sea por causas objetivas o por causas disciplinarias” para que así “el Juzgado supervise la legalidad del mismo”. “En los seis meses siguientes el despido deberá ser declarado como improcedente”, concluye la letrada.

El punto de vista de las empresas

Desde el despacho laboralistascoruna.es y de la mano del abogado Angel Andújar tratan de explicar cuál es la situación que están viviendo desde las empresas y así entender por qué recurren a esta solución. Este especialista detecta que “tras el periodo estival y por las restricciones de las autoridades por la crisis del coronavirus, hay muchos sectores que han visto reducida en gran medida sus ganancias económicas”. Especialmente destaca sobre el resto “todo lo que tiene que ver con la hostelería y, sobre todo, con la parte de hoteles”. El motivo por el que inician un ERE es claro y se debe a “la necesidad de reducir costes empresariales”. 

De hecho desarrolla esta idea y explica que “es una medida para proteger a las empresas y que les permite un alivio económico de cara a mantener los puestos de empleo o bien a finalizar los contratos de los trabajadores por una serie de causas”. En este momento y por las circunstancias que imperan en la actualidad, Angel Andújar considera que “es la mejor alternativa para estas empresas que están en dificultades. De hecho, es tajante al considerar que, en ocasiones, “si no se decide a tiempo realizar este tipo de procedimientos puede llevar a las empresas a una posible situación de quiebra y/o concurso de acreedores”. 

¿Qué premisas han de reunirse para que una empresa pueda desarrollar un ERE?

Antes de concluir es preciso recordar que el ERE es un procedimiento administrativo contemplado en la legislación española mediante el cual una empresa en crisis busca obtener autorización administrativa para suspender o despedir a un gran volumen de trabajadores. Esto está más que claro, pero, ¿cuándo puede iniciarse su tramitación?, ¿qué circunstancias han de darse?

Angel Andújar explica que para que este procedimiento pueda ser efectivo deben producirse las siguientes circunstancias. En primer lugar debe haber “una suspensión o extinción del contrato por causas de fuerza mayor, es decir, circunstancias no previstas que impiden el desarrollo normal de la actividad de la empresa”. En segunda instancia, también podría iniciarse si se produce “un despido colectivo o suspensión del contrato por causas económicas, técnicas, organizativas o de la producción”. En último lugar puede deberse a la “desaparición de la personalidad jurídica de la empresa”.

En cualquier caso, se avecinan unos meses complicados en el contexto económico y laboral. Manejar la información correcta, dejarse asesorar y guardar toda la documentación pertinente puede resultar clave, o bien a la hora de iniciar un procedimiento como es el ERE, o bien si se desea impugnar el despido porque no se ha ejecutado conforme a la ley. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?