Judicial

El exfiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce se jubila pero seguirá vinculado a Garrigues

El Fiscal de Sala se encontraba en excedencia voluntaria y deja el Ministerio Público definitivamente

Eduardo Torres-Dulce en una entrevista en la Cadena SER
photo_camera Eduardo Torres-Dulce en una entrevista en la Cadena SER

El exfiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce Lifante se jubila, según publica este jueves el BOE. El Fiscal de Sala, estaba en situación de excedencia voluntaria, y dejará ahora de ser funcionario en activo, pero seguirá vinculado al despacho de abogado Garrigues, según indican fuentes cercanas a Confidencial Digital

Torres-Dulce, de 70 años -en la carrera fiscal la jubilación es a los 72-, ha estado toda su vida entre dos aguas: el cine y la justicia. Su padre fue magistrado del Tribunal Supremo y su tío presidente del Tribunal de Orden Público durante el franquismo, así que el derecho le venía en la sangre. 

Quienes le conocen bien dice que es “muy querido” en la profesión y que cuando entró como Fiscal General del Estado en 2011 lo hizo con el beneplácito de izquierda y de derecha. “Aunque es más bien conservador, llegó con los votos de todo el mundo”, explican fuentes judiciales. Estuvo al frente de la Fiscalía hasta 2014 cuando los encontronazos con miembros del PP provocaron su renuncia y le sustituyó Consuelo Madrigal. 

Tras su jubilación de la Fiscalía continuará en Garrigues como of counsel, un puesto de consejero del despacho. “Le contrataron por sus conocimientos, porque tiene contactos, capacidad de generar negocios. Eduardo es un hombre de mucho nombre”, explican fuentes cercanas al fiscal. 

Cataluña, su dolor de cabeza 

Fue precisamente los asuntos de Cataluña los que precipitaron su renuncia a continuar en la Fiscalía General del Estado. Oficialmente presentó su dimisión por “razones personales”, pero los medios se hicieron eco de sus problemas con el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón y, posteriormente, Rafael Catalá. 

Varios fueron los desencuentros entre el Gobierno y la Fiscalía. Por ejemplo, dirigentes del PP no entendieron nunca que fuera la fiscalía la que provocara el ingreso en prisión de Luis Bárcenas, cuando la acusación popular pedía prisión eludible y con fianza. 

Pero las tensiones más importantes se produjeron por cómo gestionó Torres-Dulce la crisis después del 9-N. El partido de Mariano Rajoy en ese momento quería una querella contra los responsables de la Generalitat y el ritmo y la forma del exfiscal General no convencieron.  

Una larga trayectoria 

Torres-Dulce fue ascendido en 1996 a la categoría de Fiscal de Sala, la más alta de la carrera fiscal, y, desde entonces, ha estado en el Tribunal Supremo, ha sido jefe de la Sección de lo Penal, ha estado ante la Fiscalía del Tribunal Constitucional y ha sido vocal del Consejo Fiscal. 

Ha trabajado también como profesor de Derecho Penal en el CEU, de Derecho Penal Procesal y de la Circulación en la Facultad de Ciencias de Seguro y, en la actualidad, es profesor de Derecho Constitucional en el Centro de Estudios Jurídicos. 

 

Torres-Dulce pertenece a la Asociación de Fiscales (AF), mayoritaria en la carrera. 

Su cercanía con el cine 

No le ha quedado más remedio que ser cinéfilo. Su mujer Lourdes de Orduña, con la que tiene dos hijos y uno de ellos también fiscal, es diseñadora de vestuario en cine.  

Tanta ha sido su cercanía con la gran pantalla que se convirtió en crítico de cine y ha escrito tres libros y colaborado en revistas y publicaciones. Formó parte del Consejo de Redacción de la revista Nickel Odeon y del programa de TVE ¡Qué grande es el cine! que dirigía José Luis Garci. Fue con este último con quien coguinizó la película Holmes & Watson que se estrenó en 2012. 

Portugal 2-0 Uruguay
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

Bruno Fernandes lanza a Portugal
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes