Judicial

Juan Guaidó pleitea en España por hacerse con 25 millones de euros de Venezuela depositados en bancos

Inglaterra acaba de decidir que no entregará el oro venezolano hasta que se aclare quién es el presidente del país. En España intervienen los bufetes de Lupicinio y Calvo Sotelo

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha emprendido una batalla internacional para controlar el dinero venezolano depositado en los países donde le reconocen como presidente legítimo. Y también lo está haciendo en España.

El vídeo del día

Casado ante la prórroga: "Menos Aló presidente y más" acudir al Congreso.

Guaidó está pleiteando por 25 millones de euros que están depositados en cuentas españolas, según ha conocido Confidencial Digital, después de haber intentado en los tribunales de Reino Unido hacerse con el oro del país bolivariano depositado allí. Por el momento, la Justicia británica se ha negado a reconocerle ese derecho.

25 millones

En España lo que hay no son reservas de oro, sino que se trata de activos de la Corporación Venezolana de Guayana, una empresa pública que tiene como objetivo social la explotación de minerales. La clave de la cuestión está en determinar quién es el administrador de esa corporación. 

El dinero está repartido entre el Banco Sabadell, la mayor parte; Cajamar y, algo menos, en BBVA. En total, 25 millones de euros por los que el equipo de Guaidó está dispuesto a llegar hasta el final para conseguir controlarlos, según explican fuentes cercanas. 

Existe un conflicto societario entre el Gobierno de Maduro y el de Guaidó para hacerse con el control de la empresa, y por tanto de los fondos citados. Guaidó había designado a Enrique Castells como administrador, pero se encontró con el obstáculo de las entidades bancarias en un primer momento. 

En mayo, el sector de Maduro envió unos documentos al Registro Mercantil en España para cambiar la representación de Castells por la de Rosario Falcón Maldonado. Este cambio se produjo durante el confinamiento, y fue entonces cuando Guaidó pasó de la lucha por el registro a la pelea judicial penal en Madrid. 

Una querella 

El presidente encargado de Venezuela ha contratado al despacho de abogados Cremades y Calvo Sotelo para iniciar el pleito y conseguir que Castells sea el usuario legítimo para disponer de las cuentas. Se ha interpuesto una querella contra Falcón Maldonado, que ahora está investigando el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid. Por parte de Maduro, la representación corre a cargo de Lupicinio abogados. 

La bicefalia que se produce en la Corporación ha creado un conflicto registral que las entidades bancarias tampoco saben cómo resolver. Algunos bancos anunciaron en un primer momento la consignación de estas cuentas hasta que se solucione el pleito, según explican fuentes del caso. Sin embargo, lo cierto es que hasta hoy esto no se ha producido. 

Un conflicto en el que España debe decantarse 

La encrucijada en la que este pleito puede poner al Ejecutivo español no es baladí. Fuentes del sector explican que es “paradigmático” que, por un lado, el presidente del Gobierno haya reconocido como legítimo a Juan Guaidó, pero que, sin embargo, sea el embajador de Nicolás Maduro el único válido como interlocutor con el país. 

En este mismo laberinto legislativo se encuentra el Gobierno de Reino Unido. 

El pasado 2 de julio, la High Court de Inglaterra y Gales dictó una sentencia por la que confirió el control del oro venezolano depositado en el Banco de Inglaterra a los representantes de Juan Guaidó. El Tribunal basó su decisión fundamentalmente en el hecho de que el Gobierno británico reconocía a Guaidó como “presidente interino Constitucional de Venezuela”. 

Sin embargo, días después, el Banco Central de Venezuela recurrió la decisión, alegando que era dudoso que el Gobierno británico hubiese reconocido de forma inequívoca a Guaidó como jefe de Estado Venezolano. La Corte de Apelación anuló la sentencia de la High Court y ha devuelto el caso para que lo resuelva de acuerdo a los interrogantes que se plantean. 

Aunar criterios

La Corte de Apelación parte de calificar como ambiguo el tratamiento que los sucesivos gobiernos de Reino Unido han otorgado a Guaidó, y señala dos preguntas. Primera, si el Gobierno británico reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela en todos los sentidos, y por tanto no se reconoce a Nicolás Maduro Segunda, si, entonces, se reconoce que Guaidó es quien tiene derecho a ejercer todos los poderes presidenciales. 

El Tribunal de Apelaciones considera que estas cuestiones sobre la legitimidad de Guaidó se deben resolver, es decir, Justicia y Gobierno deben hablar con una sola voz. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?