Judicial

¿Qué hay que hacer para impugnar la entrevista personal que da acceso a la Guardia Civil?

Muchos opositores son descartados con argumentos un tanto arbitrarios por no superar este test psicotécnico

Oposiciones Guardia Civil
photo_camera Oposiciones Guardia Civil

Uno de los momentos clave en las aspiraciones de toda persona que desea acceder al cuerpo de la Guardia Civil es la entrevista personal. Esta prueba, la tercera a afrontar en el camino por ser miembro de la Benemérita, es el paso previo al acceso a la Academia y puede ser tan impredecible como subjetiva.

Con el fin de superar este último peldaño prácticamente todos los aspirantes preparan la charla a conciencia, pero no por ello logran ni se garantizan un resultado satisfactorio en ella. El carácter arbitrario empleado en el proceso de selección ha sido siempre motivo de debate, hasta el punto de que cada vez más tribunales dan la razón a los interesados y consideran inadecuadas algunas de las entrevistas realizadas para acceder al instituto armado. 

Mismamente, el pasado mes de agosto el Tribunal Superior de Justicia de Aragón obligaba a la Guardia Civil a admitir en su cuerpo a uno de los agentes que fue declarado “no apto” en la citada prueba. En este caso concreto la razón esgrimida por el organismo fue que el opositor tenía una vida laboral volátil, con distintos trabajos en poco tiempo, y había optado anteriormente a otros puestos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, perdiendo por tanto ese ‘valor vocacional’ que en ocasiones parece exigirse para poder acceder al puesto.

¿Qué motivos suele exponer la Guardia Civil para negar la aptitud?

El abogado Juan Carlos Fernández, del despacho Monteagudo y Vales, es todo un especialista en este tipo de asuntos y ha gestionado favorablemente distintos casos de solicitantes que pedían la anulación de la decisión tomada por la Guardia Civil en base a su aptitud o no para el puesto. Un ejemplo de los éxitos logrados por este bufete es la sentencia número 1189/2016 del Tribunal Supremo, una muestra clara de que la valoración “no apto” no tiene por qué ser definitiva y puede ser reclamable. Más aún, cuando ya hay sentencias en el Alto Tribunal como esta que dan la razón a los aspirantes. 

Al ser preguntado por los motivos que suelen exponerse para echar para atrás a una persona, él explica que “en cada proceso selectivo se establecen una serie de competencias concretas que son objeto de evaluación”. Los argumentos que escogen los entrevistadores “suelen ser de lo más variados ”, revela. De hecho, así lo demuestra al enumerar algunos de los más frecuentes: “Falta de sinceridad del entrevistado, falta de flexibilidad con el resto de opiniones, inmadurezfalta de constancia por haber dejado la oposición y haberla retomado…”.

A raíz de todo esto, recuerda el propósito inicial de la entrevista personal que “está destinada a contrastar y ampliar las pruebas psicotécnicas que se realizan en el proceso psicotécnico”. El especialista encuentra “curioso”  que precisamente “pocas veces se hacen referencia a estas pruebas” y asegura que cuando se hace “es sin ningún rigor científico”. 

¿Cómo se puede reclamar esta decisión?

Las opciones que manejan los afectados ante una declaración de ineptitud son claras. El abogado trata de desglosar los pasos a seguir y dice que la primera piedra es “plantear un recurso de alzada” contra el resultado, algo que “por desgracia es un mero trámite dado que la estimación de dicho recurso es prácticamente imposible”. En cualquier caso hay que presentarlo para que posteriormente se logre abrir la vía contenciosa.

¿Qué será lo siguiente? A continuación, Juan Carlos Fernández, con dilatada experiencia como abogado de guardias civiles, explica que “una vez resuelto el recurso de alzada podemos interponer el recurso contencioso-administrativo”. Esto se hará “ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente a la localidad donde resida el recurrente”.

Por último, no duda en reconocer que esta opción puede resultar más que interesante para aquellos aspirantes afectados. Y es que “cada vez prosperan más recursos ante la constancia de lo arbitrario que resulta la declaración de no aptitud en la entrevista personal”. Por eso insta a recurrir y solicitar el expediente administrativo si uno no termina de estar de acuerdo con el resultado obtenido en la entrevista. Con este material “se podrá valorar las posibilidades que existen de acudir a la vía contenciosa”.

El vídeo del día

Araceli Hidalgo ya cuenta con la 2ª dosis de la vacuna contra Covid

El valor vocacional

El caso del Tribunal Superior de Justicia de Aragón y argumentos como el del “valor vocacional” no pillan por sorpresa a Juan Carlos Fernández. De hecho, va más allá y reconoce que “en la Guardia Civil se observa un cierto rechazo a aquellos que o bien se han presentado a otras oposiciones, o a aquellos que han dejado de estudiar para trabajar en el sector privado y que más adelante lo han retomado”. 

Sobre “la vocación pura” llega a admitir que en ocasiones “no sólo se exige al aspirante, sino a la familia tambiénLlegando a haber casos donde “se echó en cara al opositor el hecho de que su padre se hubiera retirado del cuerpo por enfermedad”. Algo que puede resultar sumamente llamativo.

Por último, desde Monteagudo y Vales Abogados recomiendan a todos los opositores que hayan sido calificados como no aptos en la entrevista personal que consulten con un abogado especialista las opciones que tienen de recurrir la decisión y conseguir la plaza.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable