Judicial

Jueces de lo Mercantil denuncian carencias en el juzgado europeo de marcas en Alicante: 14 fallos informáticos y falta de mobiliario

Critican que es imposible trabajar con una digitalización “tan deficiente” y sin materiales tan básicos como estanterías o sillas

Bandera de la Unión Europea.
photo_camera Bandera de la Unión Europea.

Los juzgados de Marca de la Unión Europea que se encargan de enjuiciar las infracciones y litigios de marcas nacionales o internacionales surgidos en los Estados miembros tienen su sede española en la provincia de Alicante. 

Pero a pesar de que cada país comunitario dispone de su propio tribunal, los españoles tienen unas competencias especiales que ningún otro país tiene por razones de fuero subsidiario. Y es que, en Alicante, se encuentra la única Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO por sus siglas en inglés).

Pero según una reclamación firmada por jueces de lo mercantil de dichos tribunales a la que ha tenido acceso Confidencial Digital, existen muchas carencias. Han denunciado el estado de abandono en el que se encuentran estos juzgados y la falta de inversión en ellos, por lo que consideran que es muy difícil trabajar en esas condiciones.

Sin buen internet, sin lectores de CD…

Actualmente han encontrado hasta 14 fallos informáticos. 

Según la reclamación, los ordenadores bloquean las tarjetas personales y cada cierto tiempo tienen que desbloquearlas. Además, también se han detectado fallos en el acceso a internet y los componentes de la firma digital.

Por otro lado, los navegadores dan problemas, explican en el escrito. Esto supone un atraso porque los jueces de marca realizan numerosas búsquedas en las bases de datos de la EUIPO y en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Sin embargo, según han relatado en la reclamación, no todos funcionan, por lo que tienen que utilizar varios navegadores para funciones distintas. Asimismo, no pueden acceder al traductor Deepl, algo “imprescindible al trabajar en varios idiomas”.

A consecuencia de las limitaciones en el navegador, han destacado que no pueden acceder a Dropbox, lo que les impide consultar sus recursos que guardan en la nube.

Asimismo, también se han quejado de la baja velocidad en la conexión a internet, pues esto impide acceder a formaciones online de la EUIPO y también limita la posibilidad de participar en eventos online. Tampoco pueden entrar en determinados programas como, por ejemplo, la agenda judicial.

Otro fallo que se ha detectado está en la conexión remota a los servidores del Juzgado, lo que impide acceder a las resoluciones que se están redactando, de forma que “no se puede trabajar ni en el juzgado ni en casa”.

 

Tampoco pueden acceder a las vistas celebradas a través de Horus, un programa que permite localizar y consultar de forma rápida la información de los expedientes electrónicos judiciales.  

Los jueces también han relatado en el escrito las limitaciones en cuanto al posible uso de cualquier recurso en línea, desde formativos a traductores, “lo que tiene especial relevancia dado que los Juzgados de Marca de la UE deben acceder a recursos en inglés de forma habitual”.

También han destacado que no todos los juzgados cuentan con un lector de CD/DVD ni impresoras en color.

Falta de sillas, estanterías, cajoneras…

Además de los problemas tecnológicos, han señalado la falta de mobiliario en los juzgados. Por ejemplo, el documento señala que al magistrado del juzgado número 1 se le rompió la silla hace meses, pero, como no se la cambiaron, tuvo que coger otra de una sala común.

De igual forma, han destacado que los despachos sólo cuentan con una pequeña estantería “que no es suficiente para servir a las necesidades del órgano judicial “. Incluso el titular del juzgado número 1 tuvo que comprar estanterías y cajoneras pagadas por él mismo porque, a pesar de que solicitaron el material hace casi seis meses, todavía se han recibido.

Por todo ello, solicitan “que se proceda con carácter urgente a la renovación íntegra de material en los despachos de los magistrados, lo que implica mesas, sillas, cajoneras, estanterías y armarios”. 

Sin banderas de la Unión Europea

Los jueces han resaltado que todavía no hay carteles en los que se identifique a dichos tribunales como Juzgados de Marca, sino que permanecen los antiguos, juzgados de lo social y de lo contencioso. Asimismo, han añadido que tampoco se encuentra la bandera de la UE en la entrada del edificio. De hecho, uno de los magistrados tiene una porque la ha adquirido él previamente”.

El Juzgado de Marca nº4: sin ventilación ni luz

El Juzgado de lo mercantil nº4 y de Marca de la UE se encuentra ubicado en un local comercial en la calle en lo que antes era una sede de una entidad bancaria.

Este tercer juzgado fue creado en 2020 y entró en funcionamiento en enero de 2021, pero, según han apuntado, todavía no ha sido dotado de todo el material mobiliario necesario. 

En este caso, han reclamado a través del escrito que “carece totalmente de ventilación natural por lo que debe mantenerse siempre refrigerado o calefactado mediante un aparato que hace mucho ruido”.

Por otro lado, han resaltado que la sala de vistas carece de antesala de entrada por lo que partes, testigos, peritos y profesionales tienen que esperar en la calle a que sean llamados. Tal situación “impide preservar su intimidad y obliga a espaciar señalamientos para evitar aglomeraciones y el contacto entre justiciables, profesionales, testigos y peritos.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?