Judicial

El juez evita devolver el teléfono de Jorge Fernandez Díaz seis meses después sin concretar ningún análisis

El magistrado de ‘Kitchen’ vuelve a preguntar a la Fiscalía qué hacer con el terminal, que lleva meses guardado en la caja fuerte de la Audiencia Nacional

Jorge Fernández Díaz habla por teléfono ante la mirada de un Policía.
photo_camera Jorge Fernández Díaz habla por teléfono ante la mirada de un Policía.

El juez que investiga el caso ‘Kitchen’ se resiste a devolver el teléfono móvil al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, quien lo entregó para que se comprobara si tenía mensajes en los que supuestamente hablaba del operativo que se organizó para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas. El magistrado Manuel García Castellón ha vuelto a preguntar a la Fiscalía qué hacer con el teléfono que lleva seis meses en una caja fuerte de la Audiencia Nacional. 

Así consta en una providencia del pasado jueves, al que ha tenido acceso Confidencial Digital, y que es la respuesta al abogado del exministro que ha solicitado en varias ocasiones que se devuelva el dispositivo. Fernández Díaz entregó su móvil el pasado 22 de enero y desde entonces no lo ha recuperado a pesar de que, según fuentes judiciales, no se ha realizado ningún análisis del mismo. 

El juez trata de esclarecer quién conocía y estaba al mando de la operación ‘Kitchen’ y, en el marco de esta investigación, ha imputado ya tanto al exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez como al exministro así como, recientemente, a la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, su jefe de gabinete y su marido Ignacio López del Hierro. 

Para conocer la implicación de Fernández Díaz su teléfono móvil es clave porque su ‘exnúmero dos’ protocolizó unos mensajes en los que señala que fue el ex ministro quien pidió que averiguara  si el exchófer de Bárcenas era un confidente de la policía. Martínez aportó dos mensajes del año 2013, fecha del inicio del operativo, pero Fernández Díaz siempre ha negado la veracidad de los mismos. 

El dispositivo que tenía entre 2013 y 2015 Fernández Díaz dijo no tenerlo, así que entregó uno que tuvo posteriormente hasta 2020. Sobre ese se hicieron algunas comprobaciones iniciales en las que se corroboró que, efectivamente, no existían los mensajes con Martínez, como era de esperar, puesto que las fechas no coinciden. Aunque ha habido algunos amagos de entregar el terminal del exministro a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía para su análisis -hay que recordar que los agentes realizaron un extenso informe sobre el móvil de Francisco Martínez- todos los intentos han sido en vano. 

El abogado de Fernández Díaz se ha mostrado totalmente contrario a que se entregue a los investigadores argumentando que esta diligencia sería “claramente prospectiva” y que el teléfono puede contener “información muy sensible que no guarda relación con los hechos” que se pretenden esclarecer. 

García Castellón se niega, sin embargo, a devolver el dispositivo y vuelve a preguntar a la Fiscalía Anticorrupción qué hacer. No obstante, el magistrado accede a la segunda de las peticiones de Fernández Díaz: citar al perito de parte que señala que los mensajes aportados por el ‘exnúmero dos de Interior’ están manipulados. En este sentido, el perito ingeniero Javier Rubio declarará como testigo el próximo 14 de julio en la Audiencia Nacional. 

Un afectado que quiere ser perjudicado de Villarejo 

En esta misma providencia, el juez da traslado a Anticorrupción también otros asuntos. Entre ellos, decidir si acepta la personación como víctima en esta pieza de la macrocausa ‘Tándem’ de Pedro José Urrutia, un hombre que fue condenado en 2014 a 13 años de prisión por un delito de apropiación y otro de blanqueo de capitales, pero que ahora mantiene que su causa fue orquestada por el comisario José Manuel Villarejo. 

Urrutia lleva tratando de acceder al sumario de la causa desde marzo de 2020 sin éxito y esta es la primera vez que el juez da traslado a la Fiscalía para decidir sobre ello. En este sentido, dice su abogado en el escrito al que ha tenido acceso ECD que su extradición desde Costa Rica en diciembre de 2009 fue organizada por Villarejo quien “consiguió vestir de legal lo que no lo era”. 

El abogado Ernesto Díaz Bastién, que ha defendido al socio de Villarejo Rafael Redondo así como al hijo del propio comisario en algunos asuntos legales, fue el abogado de la acusación popular en este pleito conocido como ‘caso Indaux’ que terminó con la condena de Urrutia. Para él en la relación entre Díaz Bastién y Villarejo se esconde claramente una maniobra que terminó con su extradición desde Costa Rica y su condena.

En un reciente informe de la Fiscalía Anticorrupción se detalla una conversación entre Villarejo, su socio Redondo y el comisario Antonio Giménez Raso en la que hablan precisamente de asuntos relacionados con Costa Rica. 

Villarejo: Pues coordinar un poco el tema, cómo van los tiros, eh… pegar un salto porque, oye el enlace que tenemos en Costa Rica es un tocapollas, nosotros hemos localizado unos bienes y tenemos allí unos abogados y unos investigadores y unos colegas que… ya hemos llegado a un… (ininteligible)... con ellos y hay que verlos para que nos den unos datos y esos dtos dárselos a la Poli. Nosotros lo que nunca hacemos, tú lo sabes, no como otros… Nosotros jamás hacemos una investigación paralela. Nunca. Todos los datos se los damos a los colegas. Que ellos se apunten el tanto y nosotros cobramos. 

Anticorrupción deberá ahora responder al juez sobre qué cree que hay que hacer con el terminal de Fernández Díaz y si debe aceptar o no la personación como perjudicado de Urrutia. 

El vídeo del día

Así se construye el avión supersónico silencioso X-59 de la NASA
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes