Judicial

Aumentan las denuncias falsas por estafas durante la pandemia

El repunte de este tipo de delitos afecta sobre todo a bienes inmuebles

Venta de promociones inmobiliarias.
photo_camera Venta de promociones inmobiliarias.

La situación económica aparejada al Covid-19 ha disparado este año las denuncias por estafa, según los expertos consultados. Algunas de ellas continúan investigándose, otras acaban en condenas y otro porcentaje -cada vez mayor- también acaba resultando denuncia falsas. 

“Son varios los aspectos que justifican el archivo del procedimiento: en primer lugar, no existe el más mínimo indicio de que en el momento de la firma del contrato ninguno de los denunciados conociera de los problemas económicos [...], nada sugiere que los denunciantes fueran compelidos o forzados”, dice una reciente sentencia del Juzgado de Instrucción número 2 de Colmenar Viejo sobre una supuesta estafa. 

El archivo de esta causa es solo una muestra de algo que algunos juristas indican a Confidencial Digital está aumentando estos últimos meses. El juzgado no consideró acreditado el daño por parte de los denunciantes, que acudieron a la justicia después de que las condiciones de adquisición de su vivienda cambiaran tras quebrar la constructora inicial. 

Varios de los clientes afectados por este cambio de condiciones de adquisición del inmueble solicitaron la devolución de las cantidades entregadas hasta el momento a la promotora. Ante la negativa de esta, los clientes argumentaron sentirse engañados y optaron por una demanda penal a la empresa. 

“No es de recibo que algunas personas, aprovechando las circunstancias, busquen en la vía penal la herramienta para forzar acuerdos en su propio beneficio, cuando para ello deben resolver el contrato en un procedimiento civil. Ya que cabe recordar que no todo incumplimiento de un contrato o desavenencia mercantil debe acabar en un procedimiento de estafa en manos de un abogado penalista”, explica el abogado penalista Juan Gonzalo Ospina que ha llevado el caso.

Estafas inmobiliarias que ganan peso

Algunos juristas indican que es necesario remontarse a la crisis inmobiliaria que azotó España entre 2008 y 2014 para asemejar las cifras judiciales que reportan las estafas inmobiliarias. Aunque todavía no se conocen datos oficiales -que se publican a final de año- es el relato que se desprende de los letrados consultados. 

Ya en 2020 este aumento fue reseñado por algunas entidades. Por ejemplo, según la Unión de Consumidores de Valencia las denuncias por estafa en alquileres de pisos de larga duración aumentaron más de un 10%. 

Como ejemplo en esta línea la Audiencia Provincial de Toledo juzgó en febrero a un hombre que estafó a dos hermanos con una operación inmobiliaria. El acusado se aprovechó de ambas, que además tenían una discapacidad física, para reclamarles una plusvalía. 

Esto ocurre incluso con viviendas vacacionales. El ‘modus operandi’ más común se trata de ofertar en Internet un piso con anuncios falsos en los que el cliente contacta a través de un correo electrónico con el dueño y hace una reserva previa de dinero. Una cuantía que llega al estafador y este desaparece. 

El pasado mes se celebró en la Audiencia Provincial de Baleares un juicio por una estafa inmobiliaria de 900.000 euros. Eran seis los procesados que estaban acusados de vender como viviendas inmuebles unos apartamentos que en realidad eran turísticos y estaban fuera de la ordenación urbanística. 

Las precauciones

Los expertos hablan de que para evitar ser estafado al adquirir la vivienda, lo fundamental es pedir una nota simple en el Registro de la Propiedad correspondiente. De esta forma se puede comprobar que el vendedor y el propietario son la misma persona. 

En el caso de advertir algún tipo de estafa los abogados penalistas señalan el artículo 251 del Código Penal en el que se indican penas de prisión de uno a cuatro años para quien “atribuyéndose falsamente sobre una cosa mueble o inmueble facultad de disposición de la que carece, bien por no haberla tenido nunca, bien por haberla ya ejercitado, la enajenare, gravare o arrendare a otro”.

Ayuso: “No vamos a subir los impuestos para lavar la cara a los socialistas”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes