Judicial

El líder del Frente Polisario no ha recibido el alta hospitalaria en Argelia dos meses después de abandonar España

El juez de la Audiencia Nacional espera cerrar los últimos flecos de la querella contra Brahim Ghali en septiembre, mientras otro magistrado investiga la actuación de Exteriores por su entrada a territorio español

EuropaPress_3566308_Preview_brahim_gali_presidente_rasd_secretario_general_frente_polisario
photo_camera El líder del Frente Polisario Brahim Ghali. Foto de archivo

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, continúa ingresado en el Hospital Central del Ejército de Ain El Naaja, en Argelia, más de dos meses después de salir de España. Allí ha recibido la noticia del sobreseimiento de una de las querellas que el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional mantenía abiertas. Fuentes de su entorno aseguran a ECD que “está tranquilo” y que espera que lo mismo suceda en septiembre con la causa que todavía se mantiene viva.

La intención última de Ghali, de 72 años, es regresar al Sahara Occidental, tal y como contó Confidencial Digital después de que el pasado 2 de junio fuera repatriado en un avión argelino desde Pamplona. Pasó varias semanas en el Hospital de Logroño recuperándose del Covid-19 y su salud todavía es delicada, por lo que mientras va mejorando se mantiene vigilado por los médicos de Argelia.

Ha sido en este centro donde ha conocido que el juez Santiago Pedraz no da más recorrido a la querella de la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEH) que le acusaba de genocidio entre 1975 y 1990. Más allá de que los hechos denunciados habrían prescrito, según el magistrado, Pedraz carga con dureza en el auto de sobreseimiento contra las contradicciones de los denunciantes, de quienes dice además que los detalles que muestran son “insuficientes” y poco “concretos” como para acusar a Ghali de torturas.

Precisamente, el entorno del líder del Frente Polisario pone el foco en estos párrafos del juez para asegurar que cuando termine el verano, el instructor de la Audiencia Nacional hará lo mismo con la querella que, en este caso, interpuso el bloguero Fadel Mihdi Breica, quien también acusa al jefe saharaui de torturas. Al juez le queda por interrogar a un testigo cuya declaración se ha ido aplazando.

Por su parte, el máximo representante del Sáhara Occidental asegura que todas las acusaciones han sido “un invento” orquestado por Marruecos para acabar con las pretensiones de liberación saharauis. Así lo declaró ante el juez, cuyos audios han sido publicados por ‘La Razón’: “yo creo que la lucha más limpia que se ha librado hasta hoy es la lucha del pueblo saharaui, por eso nos quieren manchar con acusaciones que hoy día atraen la atención de la opinión pública, pero no es el caso”.

Problemas para Exteriores

Sin embargo, mientras Ghali se va librando de las batallas judiciales en la Audiencia Nacional, al Ministerio de Exteriores se le está complicando el horizonte en los tribunales por las incógnitas sobre cómo fue la entrada del jefe Polisario en territorio español.

El último paso del titular del juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza se ha producido este mismo lunes con la decisión de citar como imputado al exjefe de gabinete de Arantxa González Laya, Camilo Villarino.

El juez Rafael Lasala trata de esclarecer las circunstancias en las que el 18 de abril un avión argelino llegó a la base aérea de Zaragoza sin pasar controles de fronteras ni documentación y transportó a Ghali en una ambulancia al hospital de La Rioja.

Lasala lleva poniendo en aprietos a la cartera que dirigía González Laya desde que abrió la causa por posibles delitos de falsificación de pasaporte, prevaricación y encubrimiento.

 

Villarino tendrá, por tanto, que declarar el próximo 1 de septiembre y el mismo día ha sido citado también, aunque en este caso como testigo, el teniente general y segundo jefe de Estado Mayor del Aire, Francisco Javier Fernández Sánchez.

Razones humanitarias

La exministra Laya alegó en plena polémica por el ingreso de Ghali en un hospital español que se trataba de “razones estrictamente humanitarias”. Lo cierto es que las circunstancias en las que entró el líder del Frente Polisario todavía no están claras, como tampoco se ha dado explicación al porqué un avión argelino entró en espacio aéreo español la mañana del 1 de junio y se dio la vuelta a la altura de Ibiza.

Fue esa misma noche de madrugada cuando una nueva aeronave entró en España para trasladar al jefe de los saharauis al país africano donde permanece ingresado.

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable