Judicial

El PP aprovechará el vendaval Ayuso para forzar una renovación del CGPJ rápida y discreta

Victoria Rosell se ha autodescartado, el Gobierno acepta la idea de enviar a Europa al juez De Prada, y sin Pablo Iglesias por medio los populares ven una posibilidad

Isabel Díaz Ayuso, en el centro, celebra su victoria en las elecciones de la Comunidad de Madrid (Foto: Europa Press).
photo_camera Isabel Díaz Ayuso, en el centro, celebra su victoria en las elecciones de la Comunidad de Madrid (Foto: Europa Press).

Todavía es pronto para saber si a la cuarta será la vencida, pero lo que sí parece es que ya hay en marcha una nueva toma de contacto entre el PP y el PSOE para acordar la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Después de la apabullante victoria electoral de Isabel Díaz Ayuso, de haber superado las elecciones catalanas, y sin ninguna otra cita con las urnas a la vista, fuentes del partido de Pablo Casado creen que el clima es propicio para cumplir con el mandato de la Constitución que se ha ido postergando.

Cada día que pasa los veinte vocales del CGPJ baten su récord. En noviembre consiguieron ser el Consejo más longevo de la historia de la democracia, con dos años de mandato vencido.

De forma discreta y rápida

Los dos partidos mayoritarios en el Congreso deben ponerse de acuerdo para elegir a los nuevos miembros, pero, cada vez que lo han intentado, las negociaciones han saltado por los aires en el último instante.

Por eso, las fuentes consultadas del Poder Judicial consultadas consideran que este es un momento adecuado para hacerlo de forma discreta y rápida, sin grandes exhibiciones.

Las negociaciones quedaron en un punto muy avanzado en la anterior toma de contacto, en febrero. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, llegó a decir que estaba listo al 99% y que solo faltaba hacerlo público. De hecho, fue en esa inercia cuando se produjo el acuerdo para renovar el Consejo de Administración de Radio Televisión Española.

El pacto del CGPJ nunca llegó debido a los vetos cruzados. Las líneas rojas para el Partido Popular estaban en uno de los jueces que sentenció la 'Gürtel', José Ricardo de Prada, y en la magistrada, y actual delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell. Podemos, socios del Ejecutivo, no estaban dispuestos a ceder y querían que de Prada formara parte del Consejo. El resultado ha sido un gélido distanciamiento que ha durado hasta ahora, cuando el escenario ha cambiado por completo.

El viento fresco de Ayuso

El huracán Ayuso arrasado la política en Madrid, pero no solo. El nuevo mapa, teñido de color azul, puede condicionar también la política nacional, ya que el contexto ha cambiado. Fuentes del PP indican que es el momento de aprovechar este aire fresco de la presidenta madrileña para jugar las cartas con el PSOE.

Asumen que pactar con el adversario político nunca es una acción fácil, pero, sabiendo que se trata de una negociación complicada, es algo que ya “pesa demasiado” sobre las espaldas de ambas formaciones, y que debe acordarse cuanto antes. Por eso plantean que debe “ventilarse” a la mayor oportunidad.

 

La aprobación en el Congreso de la ley que limita las funciones del actual CGPJ caducado agrava aún más la situación porque, a medida que se suceden las semanas, más vacantes en las cúpulas judiciales quedan sin cubrir. Esto enfada también mucho en la carrera judicial, que quiere, por encima de todo, que despolitice el órgano de gobierno.

Tres de las cuatro asociaciones de jueces, que suman casi la mitad de la carrera quieren, además, que cambie el sistema de elección de los vocales del Poder Judicial para que sean los jueces los elijan.

Eso es lo que hablaron sus portavoces con Bruselas en la reunión de hace algunas semanas y es una apuesta que Europa apoya. No obstante, las fuentes consultadas creen que el PSOE es partidario de abrir este melón únicamente cuando el actual Consejo haya sido renovado.

La salida de Pablo Iglesias

Otro factor que juega a favor de una renovación próxima es la salida del ex vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, no solo del Congreso sino también de la política. Su renuncia a todos los cargos allana el camino del PP para poder pactar sin ‘interferencias’, ya que otra de las negociaciones frustradas después del verano de 2020 se produjo porque los populares se negaban a pactar con Podemos en la mesa.

Las fuentes consultadas indican que Victoria Rosell ha decidido apartarse voluntariamente de su propuesta para ser vocal, y que De Prada ocupará un puesto de enlace en Europa.

Con Iglesias fuera de la ecuación y sin vetos a magistrados, las conversaciones cobran una nueva dimensión.

Prueba de que el Gobierno está volviendo a poner en la agenda la renovación son las declaraciones públicas de los últimos días de algunos de sus miembros. El ministro Juan Carlos Campo concedió el pasado fin de semana una entrevista a Canal Sur en la que afirmó que “ya no hay excusas”, y emplazó al PP a retomar el contacto.

Incluso, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, hizo el jueves un llamamiento a los partidos para que se esfuercen en “bajar la crispación” y logren un consenso para renovar los órganos constitucionales. Cabe señalar que, además del CGPJ, populares y socialistas deben entenderse para renovar cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, así como el Defensor del Pueblo.

Biden advierte de que Putin "no bromea" sobre una guerra nuclear

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes