Judicial

El PP aprovechará la comparecencia de Villarejo en el Congreso para sacar trapos sucios de Delgado, Robles y Marlaska

El comisario declara el jueves después de meses de silencio y los diputados le preguntarán por su relación con la Fiscal General del Estado y el exjuez Baltasar Garzón

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, atendiendo a los medios de comunicación
photo_camera El comisario jubilado José Manuel Villarejo, atendiendo a los medios de comunicación

Esta semana llega uno de los platos fuertes de la Comisión de Investigación sobre la operación ‘Kitchen’ que lleva varios meses desarrollándose en el Congreso de los Diputados. El comisario José Manuel Villarejo, pieza clave en el operativo que el PP organizó supuestamente para espiar al extesorero Luis Bárcenas, reaparecerá para contestar a las preguntas de los diputados. La formación de Pablo Casado lleva semanas preparando esta intervención para despejar otras incógnitas como la relación del policía con la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado y el exjuez Baltasar Garzón, entre otras cuestiones. 

Han pasado 83 días desde que el comisario más famoso de los últimos tiempos salió de la prisión de Estremera, en la que pasó más de tres años a la espera de una condena que todavía no se ha producido. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, que investiga la macrocausa ‘Tándem’ relativa a las actividades ilegales de Villarejo, lo dejó en libertad a la espera de que comience el primero de todos los juicios que le esperan a partir de octubre. En estos meses fuera de la cárcel ha sorprendido el silencio que ha guardado el policía, según fuentes de la investigación. No se le ha visto públicamente, ni se le ha escuchado más allá de una declaración fuera de la Audiencia Nacional dos días después de su salida de la cárcel, a pesar de que periodistas de toda España han querido entrevistarle. 

El ‘mutis’ se acaba este jueves con su declaración ante los diputados. El PP, la formación menos interesada en que esta Comisión se celebrara, ha pasado de puntillas en la mayoría de comparecencias, tratando de desviar el tema de fondo y evitando preguntar sobre el operativo que se pagó con fondos reservados. Sin embargo, fuentes del partido afirman que están deseando que llegue el turno de Villarejo para preguntar sobre asuntos turbios en los que también esté envuelto su rival político. 

El comisario se ha vanagloriado de haber trabajado para todos los Gobiernos desde su regreso al Cuerpo en 1993. Si en algo han coincidido todos los comparecientes hasta el momento es que Villarejo no pertenecía a ninguna unidad, iba por libre y tenía “acceso directo” al presidente del Ejecutivo de turno. 

En ocasiones se ha referido a su relación con la actual Fiscal General del Estado Dolores Delgado. Y lo que no ha contado él ha aparecido antes o después en sus grabaciones y agendas. Sin embargo, Villarejo no ha tenido malas palabras públicamente para Delgado de quien ha dicho que se interesó por él cuando estaba en prisión y ella ocupaba el cargo del Ministerio de Justicia. 

De hecho, en un reciente escrito dirigido a la Audiencia Nacional y adelantado por Confidencial Digital,  el comisario pide que se reabra la pieza en la que se investigaba quién filtró al portal Moncloca.com los audios de una comida entre él y Dolores Delgado. Según su versión, cuando Delgado era Ministra de Justicia intentó intermediar para que saliera de prisión, pero las grabaciones frustraron estas conversaciones y acabaron con Delgado en el Gobierno. “Es, por tanto, incompatible con la libertad y con la Ley y, en tanto y cuanto tengan amordazados a las altas instituciones judiciales, por el contenido de mis archivos, como el caso de la Fiscal General”, expuso el comisario en un escrito al juez en noviembre de 2020. 

En otros términos habla Villarejo de la ministra socialista Margarita Robles, a quien acusa de alterar procesos judiciales. “Se llegó a destruir, por orden de la entonces Secretaria de Estado de Interior [Robles], del aparato del fax para no cumplir la orden del juez Garzón que con ello quería demostrar la inexistencia de envíos documentales provenientes de Laos”, indicó el comisario en el mismo escrito en relación a la fuga del general Luis Roldán de España. 

Por su parte, al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska le acusa de haber cedido el control de las prisiones a Podemos a cambio de “contar con su apoyo incluso en aquellas informaciones comprometedoras”, y ha descrito actuaciones del entonces juez como una en 2007 cuando, según Villarejo, Marlaska permitió la entrada de un velero que transportaba un alijo de casi dos toneladas de coca “por razones de Estado”. 

Relación con Garzón 

Otro de los puntos en el talón de Aquiles del partido socialista -que no quería que Villarejo compareciera en la Comisión 'Kitchen'- tiene que ver con el exjuez Baltasar Garzón por su actual relación sentimental con la Fiscal General del Estado. 

El vínculo entre Garzón y Villarejo comenzó en 1993 cuando al comisario se le encomendó elaborar el ‘Informe Veritas’ que trataba de desacreditar al juez porque en ese momento estaba investigando temas que incomodaban al Ejecutivo con los GAL. Villarejo ha reconocido que la orden de ese informe se la dio Robles, algo que ella, por su parte, ha negado. 

La distancia entre ambos se fue estrechando y la agenda del comisario jubilado tiene numerosas anotaciones de comidas y llamadas con el ahora abogado. De hecho, en las últimas anotaciones incautadas por la Policía en el marco de la investigación de la Audiencia Nacional se describen porcentajes por clientes con el juez. “Balta. Propuesta de reconocimiento 10% recíproco por clientes”, dice una anotación del comisario en 2016 según la información revelada por ‘El Confidencial’. 

Asimismo, en audios conocidos recientemente, Villarejo habla con el entonces comisario jefe de la UDEF, José Luis Olivera, de manipular el caso Astapa (sobre corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Estepona) con la ayuda del juez Garzón, según las grabaciones de la ‘Cadena SER’. 

Olona también le espera con deseo 

Pero el PP no es el único que pretende exprimir de información al comisario. Vox quiere conocer todos los trabajos durante las décadas de servicio del Policía Nacional. En este caso, le interrogará previsiblemente la diputada Macarena Olona quien ya conoce personalmente a Villarejo. 

Olona acudió a la cárcel de Estremera el pasado 21 de febrero para charlar con él precisamente antes de que se iniciara esta Comisión. El juez García-Castellón se negó a dar información del sumario a los diputados y, por eso, la portavoz de Vox acudió a prisión. 

La Audiencia Nacional tiene ya abiertas 30 piezas en la macrocausa que salpican a empresas del Ibex 35 como a Iberdrola, BBVA, La Caixa o Repsol; así como a medios de comunicación como Kiss FM, familias como los Villar Mir o la doctora Pinto y comisarios de Policía como el exDirector Adjunto Operativo Eugenio Pino o el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo Enrique García Castaño. Pero, Villarejo afirma en todos sus escritos que tiene material para abrir hasta 55 piezas. 

Esquerra y la Operación Cataluña

Y una de ellas se centraría en la llamada ‘Operación Cataluña’. Aunque esta no se está investigando como tal en sede judicial y el juez instructor ha hecho caso omiso a los escritos del comisario en este sentido, Villarejo es uno de los pocos que sostiene que este operativo existió durante el Gobierno de Mariano Rajoy para desarticular el independentismo. 

Por parte de Esquerra Republicana de Cataluña estará Gabriel Rufián sentado frente al policía para tratar de ahondar en esta supuesta operación política montada desde el Ministerio que dirigía Jorge Fernández Díaz -cuyo turno será dentro de dos semanas junto a Rajoy- dirigido a reactivar casos judiciales y a desvirtuar la imagen mediática de los políticos independentistas. 

Asimismo, para Podemos también supondrá un reto preguntar a Villarejo para aclarar todo lo relacionado al Informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima), un documento apócrifo que trató de tumbar al partido que dirigía Iglesias relacionando su financiación con dinero de Venezuela y sobre cuya autoría también sobrevuela el nombre del policía.  

En principio, las fuentes consultadas del entorno del comisario exponen que su intención es declarar y colaborar con la Comisión siempre y cuando no perjudique las causas judiciales que mantiene abiertas. Por el momento, otros agentes se han mantenido firmes en su derecho a no decir ni una palabra como el exchófer de Bárcenas Sergio Ríos, el exDAO Eugenio Pino, Bonifacio Díaz o José Ángel Fuentes Gago; mientras que varios han decidido colaborar como Enrique García Castaño o el exjefe de la Unidad de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas. 

Otegi pide perdón a las víctimas de ETA

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?