Prisiones saca a tres etarras del módulo de aislamiento y mejora su estancia en Estremera

Instituciones Penitenciarias ha aplicado el artículo 100.2 para cambiar la calificación a Jesús Narváez Goñi, Ángel María Tellería y Antonio Troitiño hace quince días

Acceso a la cárcel de Estremera.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio de Interior, ha cambiado de módulo a tres presos de la banda terrorista ETA de la cárcel madrileña de Estremera. Jesús Narvaez Goñi, Ángel María Tellería y Antonio Troitiño han pasado del aislamiento a un modo “terapéutico” donde mejoran sustancialmente sus condiciones en la cárcel, según explican fuentes penitenciarias a Confidencial Digital. 

Utilizando el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, los tres internos, que están clasificados como FIES 3 por haber formado parte de un grupo terrorista, cumplirán el resto de su condena en un módulo con unas condiciones mucho más flexibles, incluso, podrán pedir permisos de salida una vez hayan cumplido las tres cuartas partes de su condena. De hecho, dos de los tres reclusos serán trasladados próximamente a otras prisiones, según ha anunciado Instituciones Penitenciarias, dentro de su política de acercar a los presos de ETA al País Vasco. 

Troitiño, será enviado a la prisión de Soria; y Naváez Goñi junto a su pareja Itziar Alberdi Uranga, quien también está en Estremera, irán al Centro Penitenciario de Logroño. Ambos fueron detenidos en México y extraditados a España en 2014 después de más de veinte años huyendo. Los dos cumplen una pena de 30 años cada uno por asesinato, pero Prisiones ha resuelto el segundo grado en favor de Narváez Goñi porque ha remitido un escrito en el que rechaza el uso de la violencia y reconoce el dolor causado. 

Del aislamiento al “terapéutico” 

Instituciones Penitenciarias enmarca estos cambios de clasificación de los internos dentro de la “normalidad”, Sin embargo, otras fuentes penitenciarias, explican que el proceso para cambiar de un módulo a otro es largo y complicado, especialmente por el tipo de preso, por lo que subrayan la celeridad con la que se están realizando.  

Dentro del aislamiento, los presos tienen celdas individuales y se reduce al mínimo el tipo de actividades que pueden realizar. Además, se hace un seguimiento cuidadoso de las salidas y solo lo hacen al patio en grupos muy reducidos. Por el contrario, el módulo “terapéutico” va un paso más allá incluso del ordinario. Si uno ordinario tiene capacidad para unas 100 personas, estos rara vez superan los 40.

Además, en este caso sí que podrían compartir celda, pero con ellos se ha decidido que sigan manteniendo una individual. Aquí pueden realizar muchas más actividades, acudir a formaciones o salir al patio durante más tiempo. 

Movimientos de cárceles 

En verano de 2018 el Gobierno de Pedro Sánchez ya anunció el cambio de la política penitenciaria con los reclusos de la banda armada. Solo en octubre se han anunciado más de 25 movimientos de cárceles de presos de ETA. 

Otros cinco traslados que Instituciones Penitenciarias ha anunciado recientemente son los de Aitor Esnaola, José Antonio Borde, Karmelo Lauzirika, José Juan García y los hermanos Mikel e Ibai Ayensa que también serán enviados al centro de Logroño. 

En las cárceles españolas hay 198 presos de la organización terrorista.