Judicial

Villarejo está encerrado en su chalet preparándose para defenderse a sí mismo en la Audiencia Nacional

Rechaza entrevistas en la prensa y no recibe a sus amigos. Además de comisario es abogado inscrito en el Colegio de Madrid

EuropaPress_3590882_comisario_jubilado_jose_manuel_villarejo_llegada_audiencia_nacional_donde
photo_camera José Manuel Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional

José Manuel Villarejo lleva 17 días fuera de prisión, pero ha decidido quedarse encerrado en su chalet. Sus amigos se sorprenden de que esté “muy callado”. Desde que dio una mini-rueda de prensa a la salida de la cárcel de Estremera, y otra un poco más extensa al día siguiente en la puerta de la Audiencia Nacional, no se le ha vuelto a ver en público.

Según ha sabido Confidencial Digital, el comisario jubilado pasa la mayor parte del tiempo encerrado en su chalet de Boadilla del Monte. Allí vive con su mujer y con su hija menor de edad, con la que él mismo dijo que le gustaría pasar más tiempo porque ha crecido mucho durante su estancia de casi tres años en prisión preventiva.

Actuar como codefensor

Fuentes cercanas afirman que Villarejo está obsesionado con su causa y, según revelan estas fuentes, pasa la mayor parte del tiempo estudiando y analizando papeles del sumario, a los que ahora puede acceder sin límite de tiempo y cómodamente en un despacho.

Tanto es así que el comisario jubilado esta misma semana ha presentado un escrito en la Audiencia Nacional para pedir al magistrado Manuel García-Castellón que le permita figurar como abogado codefensor del caso ‘Tándem’.

Además de policía, también es abogado y continúa colegiado en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid con el número 84.934. Su fijación por el Derecho le ha llevado a realizar esta solicitud a la Audiencia Nacional, que le permitiría tener acceso a todos los documentos de la causa. Si bien ya tiene esta posibilidad a través de su letrado, Antonio García Cabrera, Villarejo quiere tener acceso directo a las veintinueve piezas que acumula la macrocausa.

Cambio de rumbo de la opinión pública

El ex comisario ya intentó ejercer como letrado en el juicio del ex director del CNI Félix Sanz Roldán, tal y como adelantó Confidencial Digital. Quería interrogar a su archienemigo, así como a la testigo Corinna Larsen. El juez, tras escuchar a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado, decidió finalmente que no fuera así y que el letrado García Cabrera hiciera de portavoz.

El entorno de Villarejo está convencido de que los últimos acontecimientos han logrado que parte de los opinión pública haya virado a su favor. Por un lado, la sentencia absolutoria en el caso de Sanz Roldán fue un espaldarazo a la versión del policía. Era la primera sentencia -de todas las causas que están pendientes-, y el juez avaló las declaraciones del comisario que decía que su labor en el cuerpo también estaba relacionada con actividades para los servicios de inteligencia.

La Abogacía del Estado reclamaba tres años de prisión y la Fiscalía, que incluso retiró uno de los delitos durante el juicio, solicitaba uno. Todavía sin condena en firme, llegó el segundo de los acontecimientos positivos para el comisario jubilado en los últimos meses: su salida de la cárcel. Después de que Anticorrupción recurriera la decisión de ponerlo en libertad, la Audiencia Nacional decidió el pasado 3 de marzo que Villarejo quedara libre hasta que se celebre el siguiente juicio.

Se especula sobre una posible fuga

Dada su situación de libertad, después del empacho de declaraciones de los dos primeros días en la calle, el comisario ha adoptado un perfil mucho más bajo de lo que algunos imaginaban. Al menos este primer mes en su casa. Su entorno explica que no quiere hablar demasiado con la prensa, y que está rechazando todas las propuestas de entrevistas que le llegan.

El juez le ha impuesto férreas medidas de control para evitar una posible fuga. El informe de la Fiscalía Anticorrupción solicitando su libertad advertía del riesgo de que Villarejo abandonara España.

Sin pasaporte y con la obligación de comparecer cada día en el Juzgado, lo cierto es que amigos dudan que esta huida vaya a producirse, porque, además, que él ya es una persona mayor -está cerca de cumplir los 70 años- y su obsesión ahora es defenderse.

En el otro bando se encuentran algunas fuentes que aseguran que, si alguien es capaz de hacerlo, ese es el comisario jubilado, que puede tener acceso a identidades falsas y por sus contactos en el extranjero. Hay que recordar que tiene pendientes decenas de sumarios, con penas que, juntos, suman más de cien años.

El vídeo del día

Vacuna de CureVac incumple objetivo de efectividad en resultados preliminares
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?