Judicial

Vítores y aplausos a Felipe VI en la entrada del acto de apertura del año judicial

Carlos Lesmes reclama nuevamente la renovación del CGPJ y Dolores Delgado subraya el servicio prestado por la Fiscalía durante la pandemia

El rey Felipe VI ha sido vitoreado y aplaudido por una treintena de personas en la entrada del Tribunal Supremo. Allí ha presidido el acto formal de apertura del Año Judicial de este 2020. 

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha explicado que no esperaba tener que volver a despedirse -pues lo hizo el año pasado- nuevamente en este evento. Ha señalado, en su séptimo discurso, que la no renovación del órgano de los jueces representa "una seria anomalía" y recuerda que la Constitución fija en cinco años la duración de cada mandato. 

"Me veo en la obligación de exhortar nuevamente a los poderes públicos concernidos a renovar la institución sin mayores dilaciones", ha apuntado Lesmes en una Sala en la que se encontraba el dirigente del Partido Popular, Pablo Casado, que es quien está bloqueando dicha renovación. 

Por su parte, la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, ha subrayado el papel de la Fiscalía en las residencias de ancianos durante la pandemia; además de elogiar el proceso penal conocido popularmente como "juicio del procés" y la labor de la exfiscal General del Estado María José Segarra de quien ha dicho que realizó un "magnífico trabajo al frente de la Institución". 

Seguir con las funciones de la Constitución 

Lesmes ha explicado que pretende continuar con los nombramientos porque de no hacerlo, estaría cometiendo un "grave quebranto" a la Justicia española, a la que "dañaría una paralización institucional mantenida en el tiempo". 

Además, el presidente del TS ha asegurado que la pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto la "necesidad de una mayor claridad normativa" respecto de la adopción por las Administraciones de medidas restrictivas de la libertad personal. En este sentido, ha dicho que ahora sí es el momento de hacer un análisis sosegado del Estado de Alarma. 

Delgado subraya el papel de la Fiscalía 

La Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, ha comenzado su discurso recordando las víctimas del Covid-19 y subrayando el trabajo de la Fiscalía, especialmente, en las residencias de ancianos. 

Asimismo, ha anunciado que en los próximos días dictará una instrucción que aborde el tratamiento por parte de los fiscales del tema de las "ocupaciones de morada" al que se ha referido como "fenómeno delictivo". 

Delgado ha tenido palabras de recuerdo para la fiscal Cristina Toro Ariza, de la Fiscalía Especial Antidroga, fallecida a causa del virus. 

El vídeo del día

Serrano (PP) critica la visita de Pedro Sánchez al Hospital de La Paz.

La memoria fiscal 

Se destaca en 2019 un repunte en la cifra de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, un total de 59 frente a las 51 del año anterior. De ellas, 15 habían formulado una denuncia previa y solo en cinco de los casos existían medidas de protección vigentes. 

En esta línea, Delgado ha explicado que se incoaron un total de 161.082 procedimientos por violencia de género y se solicitaron 47.260 medidas cautelares, concediéndose el 70% de ellas. 

Se observa un incremento de un 12% de las calificaciones por delitos contra la libertad sexual en que las víctimas son menores de edad. 

Otro de los puntos que ha destacado la Fiscal General del Estado ha sido la lucha contra la corrupción política. "Continúa siendo otro de los objetivos prioritarios del Ministerio Fiscal, cuya respuesta penal exige de una exigente formación especializada", ha dicho Delgado. 

La Fiscalía Anticorrupción tramitó durante el año 2019 un total de 72 diligencias de investigación e intervino en 746 procedimientos judiciales. 

Asimismo, otra línea de actuación subrayada por la Fiscalía ha sido las investigaciones relacionadas con el terrorismo que representaron un 40,37% del total de las diligencias en 2019. Un porcentaje ligeramente superior al del año anterior, consecuencia del incremento de las investigaciones y la respuesta punitiva frente al conocido como "terrorismo yihadista". 

Un acto diferente 

La apertura de este año judicial ha estado marcada por las restricciones del Covid-19, que han reducido a mínimos la audiencia en el Salón de Plenos del Supremo. Un protocolo del que se ha tenido que eliminar el tradicional vino español que se tomaba a la salida del evento. 

Al acto han acudido las más altas autoridades del Estado como la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y las presidentas del Congreso y del Senado, Meritxel Batet y Pilar Llop. 

Sobre la investigación a Juan Carlos I por el presunto cobro de comisiones internacionales en el AVE a la Meca, no ha habido ninguna mención, como tampoco a las denuncias contra el Gobierno de la gestión de la pandemia o la investigación de las finanzas de Podemos. Temas que, no obstante, serán los que probablemente marquen este año en los tribunales. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?