Actualidad

El caso de Madeleine McCann: 15 años después de su desaparición aparece una nueva pista

La policía investiga a un alemán condenado varias veces por agresión sexual, varias veces a menores

Madeleine McCann.
photo_camera Madeleine McCann.

La desaparición de la pequeña Madeleine conmocionó al mundo hace 15 años. Desde entonces, cientos de teorías y culpables han ido apareciendo, aunque nunca se ha logrado explicar que ocurrió realmente en aquella urbanización del Algarve portugués.

En los últimos días se ha producido un importante giro en el caso de Madeleine McCann. Un nuevo sospechoso ha cobrado fuerza entre la policía. Se trata de Christian Brueckner, un delincuente sexual de 29 años que tiene varios cargos por violencia sexual, entre las que se incluyen varias agresiones a menores.

Se trata de una línea de investigación que lleva años siguiéndose y que puede ofrecer algo de luz al caso, cuando se cumplen ya 15 años de la desaparición de la niña de tres años de edad por aquel entonces. 

El hombre, de origen alemán, fue detenido por las autoridades del país después de que Portugal emitiese una orden de arresto contra él por su posible participación en la desaparición de la niña. En el 2007, cuando "Maddie" desapareció, el acusado se encontraba viviendo a pocos kilómetros del hotel donde se hospedaba la familia. Actualmente es el único imputado del caso. Se le sigue la pista desde el 2020 aunque ha sido ahora cuando la información ha trascendido.

Christian Brueckner, sospechoso de la desaparición de Madeleine.
Christian Brueckner, sospechoso de la desaparición de Madeleine.

Durante la emisión de un especial por los 10 años de la desaparición de Madeleine, el presunto culpable confesó a un amigo que sabía "todo lo que había ocurrido" con la niña. En verano de 2020 mientras se le investigaba la policía halló un sótano de su propiedad escondido en un jardín en la región de Hannover. También tenía una caravana con bañadores de niños y miles de fotos de carácter pedófilo. Dos años antes de la desaparición de Madeleine, el acusado abusó sexualmente de una anciana estadounidense de 72 años de edad. Una condena que aún sigue cumpliendo. 

El seguimiento a Brueckner puede suponer una explicación final a lo que ocurrió. Tiene bastantes señales que le apuntan directamente en el momento y lugar de los hechos, pese a que la relación entre el alemán y la niña aún sigue nadando en un mar de dudas. Se trataba de un hombre con antecedentes por robos con violencia y que toda su vida vivió a base de ellos. Varios testigos le ubican vigilando a la familia días antes de los hechos, incluyendo la noche de la desaparición. Una semana antes de lo ocurrido, el acusado abandonó su casa y avisó a su novia de que iba a desaparecer unos días. También vendió su coche a un sujeto que todavía es desconocido para la policía. Todo apunta a que la noche del suceso, Brueckner decidió entrar a robar en el apartamento en el que se alojaba la familia inglesa y a los que llevaba tiempo vigilando, pero Madeleine le descubrió y él decidió deshacerse de ella. Posteriormente, una testigo afirmó haber visto a un hombre llevando en brazos a un niño en pijama por la calle.

Se asume que Madeleine está muerta

Tristemente, las posibilidades de que la pequeña desaparecida siga viva son escasas o prácticamente nulas. Así, lo recoge la Fiscalía de la ciudad de Braunschweig (Alemania) en el contexto de investigación al nuevo sospechoso. Por su parte, la policía inglesa mantiene la investigación como un caso de "persona desaparecida" ya que no tiene las "pruebas suficientes" para asegurar su fallecimiento.

Hace 15 años

En el año 2007, la familia McCann, natural de Reino Unido, se encontraba de vacaciones, junto a unos amigos, en un centro turístico ubicado en el Algarve, al sur de Portugal. Los padres dejaron a los pequeños durmiendo sobre las 20:30, mientras ellos cenaban a escasos 50 metros de la habitación donde descansaban los niños, entre ellos Madeleine. Cada 20 minutos uno de los adultos se acercaba a la habitación para asegurarse de que todo iba bien. Sobre las 22:00, la madre de Madeleine fue a la habitación de su hija y no la vio en su cama. No se volvió a saber de ella.

Vista aérea del complejo hotelero donde se alojó la familia McCann.
Vista aérea del complejo hotelero donde se alojó la familia McCann.

En este tiempo, tanto las autoridades portuguesas como la policía inglesa (Scotland Yard) han elaborado cientos de teorías y seguido varias líneas de investigación sin resultado alguno. Desde un secuestro planificado por una red de pedofilia hasta la muerte a manos de sus propios padres y posterior encubrimiento. De hecho, este último punto cogió mucha fuerza en su momento propiciado sobretodo por las múltiples contradicciones entre los testigos, incluidos sus padres a la hora de describir las horas y lo que vieron en aquella habitación. Además se encontraron manchas de sangre en el coche que alquiló la familia McCann aquellas vacaciones y restos de sedantes en el pelo encontrado de Madeleine; no obstante, cuando los padres abandonaron Portugal, la acusación se retiró por la presión diplomática. No ayudó tampoco el hecho de que la familia de la pequeña iniciara una recaudación para pagar la investigación, alcanzando el millón de dólares. Este dinero se utilizaría para pagar la mansión en la que actualmente viven con sus dos hijos. 

Kate and Gerry McCann, padres de Madeleine.
Kate and Gerry McCann, padres de Madeleine.

La hipótesis de que la niña fue dormida mediante pastillas y en su habitación sufrió un accidente provocado por el estado de sedación tiene todavía mucho peso. Entonces sus padres decidieron esconder el cuerpo y fingir su desaparición como una cortina de humo para evitar su acusación.

 

En cualquier caso, pese a las numerosas llamadas alegando haber visto a la pequeña Madeleine y a los casi 600 sospechosos que se investigaron en la denominada Operación Grange a lo largo de estos años todavía no se ha logrado llegar a un punto claro.

¿Qué derechos reconoce el anteproyecto de la Ley Trans?

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes