Actualidad

El infernal entrenamiento que deben superar los miembros del GOE, más conocidos como los "Boinas Verdes"

Conocemos las duras pruebas y los conocimientos que deben poseer los aspirantes a este selecto grupo

Miembros del GOE se presentan ante Felipe VI.
photo_camera Miembros del GOE se presentan ante Felipe VI.

El GOE es el cuerpo del Ejército de Tierra encargado de las tareas más complejas. En las situaciones más excepcionales, estos pocos elegidos son llamados para realizar las acciones que nadie más puede hacer.

Puede parecer el eslogan de una película, pero realmente es algo muy cercano a la realidad. Hablamos de los conocidos "Boinas Verdes" o, su nombre oficial, el GOE (Grupo de Operaciones Especiales). 

Este impresionante grupo formado por apenas una decena de miembros ha participado en conflictos de gran escala como Bosnia, Kosovo o Irak, entre otros muchos lugares. Son desplegados en lugares y momentos de gran peligrosidad para tareas de escolta, rescate de rehenes, protección de embajadas o asaltos extremos.

Viendo las situaciones a las que se expone este comando no resulta difícil imaginar las durísimas pruebas que han de superar antes de ser aceptados. Cada año se presentan alrededor de unos 400 soldados dispuestos a dejarse la piel, sin embargo, solo 150 de ellos lograrán superar tan solo la primera criba. Un grupo al que solo se puede entrar si eres el mejor entre los mejores.

Emblema del GOE.
Emblema del GOE.

Actualmente, este cuerpo del Ejército Español lo forman poco menos de mil soldados. Todos ellos con grandes conocimientos en diferentes ramas, que abarcan desde supervivencia y escalada, hasta tiro, combate cuerpo a cuerpo, nado, idiomas, y un largo etcétera.

Su cuartel general se localiza en Alicante, aunque gran parte del entrenamiento lo realizan en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales en Jaca (Huesca), donde tiene lugar uno de los entrenamientos más duros del mundo. Pero, ¿en que consiste este entrenamiento tan temible?

 

El cuerpo llevado al límite

Como decimos, son los soldados que deben responder en situaciones límite por lo que es fácil entender que su entrenamiento debe ser acorde a todo tipo de situaciones que se den en la vida real.

Entrenamiento físico

Su rutina es mantenida en secreto y pocas veces sale a la luz información de la misma. Lo que sí sabemos es que se trata de exprimir al máximo el cuerpo humano. Las misiones para los que se les preparan requieren este sacrificio por su aislamiento total, alto grado de presión psicológica y estrés. 

Todos ellos deben desarrollar fuerza, agilidad, resistencia y ser rápidos, muy rápidos.

Un entrenamiento medio comenzaría con una completa sesión de calentamiento, donde se busca potenciar los músculos menos desarrollados de cada persona, especialmente en las articulaciones y fortaleciendo lumbares y abdomen. Añadimos también un ejercicio común y que es de gran importancia para las operaciones del futuro. Se trata de jalón con polea al pecho. Se trata de imitar una situación real en la que se necesite arrastrar a un compañero herido, una lancha o una caja de munición, por ejemplo.

 
Boinas verdes durante un ejercicio.
Boinas verdes durante un ejercicio.

Hasta aquí la parte "sencilla" del entrenamiento. Lo peor viene ahora. Es habitual realizar largas marchas de hasta 5 kilómetros y con fuertes pendientes, con la dificultad de ir cargando un equipo de 20 kilos. Da igual que haga frío, calor, llueva o granice. El entrenamiento es el entrenamiento.

Posteriormente, se realizan recorridos de pista con varios obstáculos a superar, cada cual más difícil que el anterior. Si esto no fuera poco, el rappel de 20 metros o chapuzones en agua helada, entre otros, terminarán por hacer mella en tu físico.

A mencionar también los famosos "refuerzos positivos" que no son otra cosa que un pequeño castigo, normalmente en forma de largas carreras, en el caso de que no logres cumplir los objetivos o que te equivoques en los ejercicios.  

Ejercicio del GOE en zona montañosa.
Ejercicio del GOE en zona montañosa.

Conocimientos y especializaciones

Suelen realizar maniobras continuamente. Realizan prácticas de tiro, con ejercicios que aumentan la dificultad progresivamente. Estos ejercicios de disparos se realizan con munición de fogueo pero también con munición real, por lo que el nivel de concentración debe estar siempre al máximo. El conocimiento y uso de todo tipo de armas es casi una obligación. 

Es cierto que la "guerra del futuro" se prevé que se desarrolle en territorios urbanos. Algo que ya se produce actualmente. Por esta razón, el trabajo con explosivos es sumamente importante, sobretodo si tenemos en cuenta que suele ser un método de guerra muy empleado en los países en los que está desplegado el GOE. En este sentido, los miembros aprenden a moverse y a patrullar en zonas urbanas, como si se tratasen de fantasmas. Se trata de pasar desapercibidos. 

Este grupo no solo debe tener un físico destacable, sino que además deben saber mucho de muchas cosas, es decir, como si fuesen James Bonds de la vida real. A veces la realidad supera a la ficción.

Decimos esto porque además de todo lo mencionado anteriormente, estos supersoldados pueden especializarse en una determinada materia como puede ser el combate de montaña (operaciones avanzas en zonas montañosas y condiciones extremas de frío), infiltración anfibia o bajo el agua (preparados para inserción y extracción por el agua. Conocen habilidades en buceo y aprenden a utilizar embarcaciones especiales), intervenciones (salvaguardar y rescatar rehenes), francotirador, artes marciales, autoprotección contra guerra química, biológica o bacteriológica, entre otros. 

Todas estas tareas son desarrolladas en colaboración con fuerzas especiales de otros países miembro de la OTAN, lo que les ayuda a formarse al máximo nivel y a practicar en lugares difícilmente posibles en España.

Gobierno y oposición difieren en su postura sobre la visita del emérito

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?