Actualidad

El Real Decreto del 22 de Diciembre no podrá ser convalidado en las Cortes

Moncloa prevé que las mascarillas dejen de ser obligatorias en el exterior antes del 31 de enero

En el Reino Unido decae la obligatoriedad el próximo 27 de enero y en Francia el 2 de febrero

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se quita la mascarilla
22/12/2021
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se quita la mascarilla 22/12/2021

El Gobierno asume que la obligatoriedad de las mascarillas decaerá antes del 31 de enero.

Así lo adelantan fuentes gubernamentales  ante la previsión de que el real decreto que acordó el Consejo de Ministros extraordinario el jueves 23 de diciembre ni siquiera vaya a ser convalidado en las Cortes a finales de enero, que es cuando tocaría legalmente su ratificación por el Congreso.

El procedimiento ya no requeriría de nuevas medidas a aprobar por parte del Ejecutivo sino simplemente "dejar caer el decreto", es decir, comunicando el Gobierno al Congreso de los Diputados su voluntad de que el citado texto normativo que se remitió a las Cortes no se llegue a tramitar.

Incapacidad del Gobierno para aprobar el Real Decreto

Después de que la el gobierno no consiga los votos necesarios para sacar adelante la reforma laboral pactada entre el Gobierno y los agentes sociales siguen en el aire a diez días de que el Congreso convalide o no el decreto que la recoge. El Ejecutivo busca respaldos en un terreno de juego estrecho en medio de un fuego cruzado a múltiples bandas: recibe disparos desde los socios de investidura y también desde la oposición. Ni unos ni otros se muestran conformes con un pacto que Pedro Sánchez intenta aprobar "sin modificar ni una coma" como exigen los empresarios.

Así las cosas, el Congreso paralizaría el trámite parlamentario que le obliga a tramitar de urgencia los reales decretos para que sean convalidados en el plazo legal de 30 días hábiles desde su publicación en el Boletín oficial del Estado. La iniciativa legislativa de urgencia del Gobierno no seguiría su curso hasta la calificación de la Mesa del Congreso -o la Diputación Permanente en periodos extraordinarios de sesiones-, la fijación de un pleno extraordinario en el mes de enero y su inclusión en el orden del día. Esta es la voluntad del Ejecutivo «a la espera de la evolución del virus» que, según los expertos consultados por el Gobierno, seguirá un patrón descendente que permitirá cumplir sus planes.

En sus últimas comparecencias, tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como la ministra de Sanidad, Carolina Darias, manifestaron su voluntad de que la vuelta de las mascarillas durase «lo menos posible» y se limitara a un medida «temporal, durante el tiempo imprescindible hasta que mejore la situación epidemiológica».

El Ministerio de Sanidad asume que se alcanzó el pico de la sexta ola

La incidencia acumulada de coronavirus ha descendido por primera vez en esta sexta ola, lo que podría indicar que se está acercando a su pico, después de haber dejado más de tres millones de contagios en apenas mes y medio. De manera desigual entre las difererentes comunidades autónomas, el incremento de infecciones ya había mostrado un cierto agotamiento durante los últimos días, aunque no se prevé alcanzar el máximo de contagios hasta la próxima semana.

En caso de que la incidencia de la pandemia no remitiera, el Gobierno urgiría a la aprobación del decreto que ya habilitaba al Consejo de Ministros la posibilidad de «intensificar o relajar el uso de la mascarilla» en el futuro, en función de la emergencia sanitaria y sin necesidad de recurrir a la aprobación de una nueva orden ministerial o decreto por parte del poder Ejecutivo.

De salir adelante, el marco normativo vigente volvería a ser el mismo que estableció la Ley 2/2021 de Nueva Normalidad que, en su artículo 6, eliminaba la obligatoriedad de usar la mascarilla en exteriores, siempre que se mantuviera una distancia con otras personas de al menos 1,5 metros. Las únicas excepciones eran la obligación de usar mascarillas en transporte público o al interactuar con personas por la calle, o en eventos multitudinarios en espacios abiertos como conciertos o eventos deportivos. La salvedad de la norma precisaba que «será obligatorio en cualquier espacio al aire libre en el que, por la aglomeración de personas, no resulte posible mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre las mismas, salvo grupos de convivientes».

 

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes