Actualidad

Las mujeres de nuestro ejército: de ser pocas a ser imprescindibles

Un repaso a la trayectoria de las mujeres en las Fuerzas Armadas

Mujer militar.
photo_camera Mujer militar.

Con motivo de la celebración del Día de la Mujer, queremos rendir un especial homenaje a todas aquellas mujeres que se juegan la vida cada día no solo para defender España, sino también para salvaguardar la paz en diversos rincones del planeta

Un año más, las mujeres de todo el mundo salen a la calle para reclamar los derechos y la igualdad de la que, por desgracia, aun no pueden disfrutar al 100%. Es cierto que cada vez hay más medios y ayudas por parte del Gobierno para tratar de reducir estas diferencias; no obstante, no parecen ser suficientes. Si hablamos de datos, las mujeres cobran al año un 20% menos de media que los hombres, desempeñando las mismas funciones, o que el número de mujeres que ocupan puestos directivos en empresas sigue siendo aún bastante bajo, en comparación con los hombres. Debates como el aborto o la maternidad en el trabajo siguen estando a la orden del día, sin olvidar, por supuesto, la gran lacra que supone la violencia machista, que dejó el pasado año 43 víctimas, aún destacando que se trató del año con la cifra más baja desde que se comenzó a contabilizar en el 2003.

Aquí, sin embargo, vamos a tratar un tema viene mejorando en los últimos tiempos: la incorporación de la mujer al Ejército y su crecimiento dentro del mismo. Destacaremos grandes nombres y hazañas, pero también hablaremos de la disparidad que actualmente sigue existiendo.

Mujeres militares

Hace poco más de 30 años, en febrero de 1988, la entrada de las mujeres en las Fuerzas Armadas supuso un hito en el tema de la igualdad. Esto no significa que antes de esta fecha, las mujeres no hubiesen participado en los diferentes conflictos armados que se produjeron en la España y Europa durante tantos y tantos siglos.

A nivel nacional, podemos destacar nombres, que con el tiempo fueron ilustres, como el de Francisca Burdeos Zamboráin (Zaragoza, 1810), quien se hizo pasar por un hombre durante años y logró combatir en la Primera Guerra Carlista bajo el nombre de Javier Urbiza. Se alistó en el Cuerpo de Tiradores de Isabel II de Navarra y participo en numerosos combates. Posteriormente, formó parte del Segundo Batallón de Cuerpos Francos de Aragón. Con el tiempo, el secreto se acabó destapando, aunque el Gobierno se comprometió a darle una pensión por los servicios ofrecidos.

Guerra Civil Española.
Guerra Civil Española.

Ya durante la Guerra Civil Española (1936-1939) fueron cientos las mujeres que se alistaron como soldados para combatir en el frente. Por primera vez en la historia se daba un conflicto militar donde las mujeres hacían acto de presencia como un elemento importante y de combate, no solo de "retaguardia", como había pasado hasta entonces. Gran cantidad de estas mujeres lo hicieron en el bando republicano, especialmente en forma de milicias armadas. Mencionamos a Lina Ódena, que fue la primera mujer en morir durante esta guerra (se suicidó al verse acorralada por los sublevados). No fue la única, ya que se calcula que unas 7000 mujeres lucharon para ambos bandos, de las cuáles 73 murieron, de forma oficial, y otras cientos resultaron heridas. En este período surgió también el Cuerpo de Damas Auxiliares de Sanidad Militar, fundado por Mercedes Milá Nolla, y que reunía a un grupo de mujeres con funciones dedicadas al tratamiento de heridos y a la realización de misiones humanitarias en todo el mundo. Fueron desplegadas en apoyo a la División Azul, durante la II Guerra Mundial, en Nicaragua e, incluso, en la Guerra del Golfo. Se dejó de movilizar a este grupo en 1990.

Por suerte, esos tiempos ya pasaron y la participación de la mujer en las FF.AA. no se reduce a simples grupos armados. Queda un largo camino por recorrer en materia de igualdad, pero no todo es negativo. Actualmente hay en filas más de 15.000 mujeres, según datos de la OTAN. España es así uno de los países con mayor participación de la mujer en este campo, solo superado por Francia y EE.UU. Además, la ocupación laboral dentro del cuerpo ha ido ampliándose, es decir, ya no se centran únicamente en determinados sectores como es la sanidad o aspectos jurídicos, sino que han escalado hacia ramas más técnicas. Aun con todo, las mujeres ocupan principalmente puestos en los cuerpos comunes, seguido en orden por el Ejército de Aire, la Armada y el Ejército de Tierra.

Mujeres destacadas en nuestro Ejército

La presencia de mujeres en el ejército ha ido creciendo exponencialmente en las últimas décadas, hasta llegar al año 2019, cuando por primera vez en nuestro país una mujer lograba el cargo de general de brigada en el Ejército de Tierra. Graduada en Ingeniería Agrónoma, Patricia Ortega se convertía así en la primera mujer general de España. Forma parte de un grupo de mujeres especialmente destacadas que han logrado hacerse un hueco en un mundo que aparentemente parecía solo de hombres.

Patricia Ortega. (Fuente: Wikiipedia).
Patricia Ortega. (Fuente: Wikiipedia).

Hablamos de mujeres como Rosa García-Malea López, que fue la primera mujer española en pilotar un caza del Ejército Español y formar parte de la Patrulla Águila desde el 2017. Al igual que Patricia, Rosa es también graduada, en este caso, en Arquitectura Técnica, Idiomas y Ciencias Químicas. En 2007, se convirtió en la primera mujer en pilotar un F-18. Ha participado en numerosas misiones internacionales, entre las que destacamos la Guerra de Libia.

Rosa García-Malea López.
Rosa García-Malea López.

No podemos olvidarnos de otra mujer ilustre como es el caso de Esther Yáñez, capitana de fragata y primera mujer en ingresar en la Armada Española y dirigir un barco de guerra. De familia militar, Esther pronto se interesó por las FF.AA., y con solo 18 años fue la primera mujer estudiante en la Escuela Naval de Morín (Pontevedra), donde terminó la carrera militar y dio la vuelta al mundo en el buque Juan Sebastián El Cano. Entre sus misiones, destacamos especialmente su participación en ayuda humanitaria en Centroamérica en 1998 después del huracán Mitch.

 

Son solo algunos ejemplos de las miles que actualmente forman parte del cuerpo. Durante el pasado 2021, casi 10.000 militares participaron en ejercicios de rescate, mantenimiento de la paz y ayuda en la vacunación de la Covid-19. De esta cifra, 763 mujeres fueron partícipes, según datos del Ministerio de Defensa. 

Objetivos de futuro y el valor de las militares 

Todo esto demuestra que los cambios que se han venido realizando con el tiempo han surtido efecto. Dentro del Ejército Español, las mujeres pueden optar a cualquier escala y cuerpo de élite, cosa que no pasa en otros países. Cada vez más, se trata de buscar una conciliación entre nuestras militares y que les permita ser madres y desempeñar este trabajo como otro cualquiera. Pero hay dos problemas importantes que aun tienen mucho recorrido por hacer. Por un lado, hablamos de reducir el acoso en estas instituciones y, por otro, de la igualdad en cuanto a materia de rango y oportunidades.

Mujeres militares.
Mujeres militares.

Respecto al primer punto, el acoso es real y va de la mano con el que se puede dar en cualquier ámbito de la sociedad. Se trata de un tema realmente duro dentro del Ejército, ya que éste funciona como un organismo propio, con sus mecanismos de denuncias, protocolos y juicios. Es cierto que no suele ser habitual, motivado principalmente por las disciplina por la que se rigen los soldados. El problema reside en que muchas veces es el miedo a denunciar y a verse aisladas lo que no termina de sacar a la luz todos los casos que puedan haber, especialmente dentro de los rangos inferiores. Por esta razón, el Ejército elaboró un plan de actuación frente al acoso sexual.

Por último, debemos destacar el valor que aportan las mujeres en las batallas. No se trata solo de algo físico, sino más bien de otras cualidades que las hacen imprescindibles. Entre otros muchos, ofrecen un efecto tranquilizador en zonas de guerra, especialmente con mujeres y niños, los cuales tienden a abrirse más con mujeres que con hombres. También hablamos de la vocación necesaria para ser parte del cuerpo militar, es decir, tanto mujeres como hombres que se alistan suele ser por vocación, por lo que el compromiso y la lucha no son meros espectadores.

Brasil 2-0 Serbia
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

Richarlison alumbra a la
Canarinha en su debut
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?