Actualidad

¿Cómo coger una rotonda? Tenemos la respuesta a una de las mayores dudas al volante

Desvelamos algunos consejos para evitar accidentes en las rotondas

Rotonda.
photo_camera Rotonda.

Estas plazas circulares son de gran importancia a la hora de regular el tráfico, al mismo tiempo que sirven como elemento para reducir la velocidad en largas avenidas o calles. La incorporación de estas rotondas al paisaje urbano está creciendo en los últimos años, especialmente en las calles de las zonas de nueva construcción. Sin embargo, en contraposición a este dato, resulta chocante el gran porcentaje de conductores que desconocen la forma correcta de abordar una glorieta. El desconocimiento es tal que cada conductor tiene su propia forma de hacerlo sin ser ninguna de ellas la manera correcta para entrar y salir de una de ellas, pese a que solo hay una forma reconocida y valida para la DGT (Dirección General de Tráfico).

Es importante saber hacerlo para evitar multas innecesarias y evitables, pero, además, se reduciría el número de accidentes en estas glorietas. Y es que como decimos, no se trata de un tema menor, sino todo lo contrario. Entre los años 2015 y el 2019 se contabilizaron un total de 45.000 accidentes en estos lugares, dando como resultado un total de 317 fallecidos, según datos de Automovilistas Europeos Asociados (AEA). Una cifra que ha ido aumentando progresivamente en estos años.

Por esta razón, vamos a dar unos consejos, ofrecidos por la DGT, para tratar de mejorar nuestra circulación en este ámbito.

El punto clave es la salida que vamos a tomar

En función del camino que vamos a seguir dependerá la forma de entrar y posteriormente de abandonarla. Es decir, partimos de la base que siempre va a tener prioridad quien esté circulando ya dentro de la rotonda. Por norma general es recomendable utilizar el carril de la derecha, a no ser que nuestra salida no sea inmediata. Es aquí donde surge el problema. 

Si nuestra salida es la inmediata a la entrada que hemos tomado, podremos utilizar el carril derecho para realizarla. Lo mismo ocurre si nuestro camino es en línea recta, por lo que podremos mantenernos en el extremo derecho de la rotonda. 

En contraposición, si lo que queremos es realizar un cambio de sentido o utilizar una de las salidas más "lejanas" podemos utilizar el carril interior para realizar el giro, pero siempre deberemos salir por el carril exterior, habiendo avisado previamente con los intermitentes. No olvidemos que los coches que circulan por el exterior de la rotonda, o carril derecho, tienen prioridad.

En este sentido, realmente no existe una obligación como tal a la hora de circular por una rotonda. Con esto decimos que ningún carril es 100% obligatorio para realizar las maniobras que hemos descrito anteriormente, aunque sí muy recomendable. Por ejemplo, no hay por que coger el carril interior para dar un cambio de sentido. Si el tráfico lo permite, puedes mantenerte en el carril exterior para hacerlo. 

Como una imagen vale más que mil palabras, dejamos a continuación un gráfico realizado por Dirección General de Tráfico:

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable