Casas reales

Intensa reunión del grupo parlamentario socialista

Alfonso Guerra defendió el apoyo del PSOE a la monarquía “para que el PP no se apropie de la Constitución”

Pedro Sánchez y Eduardo Madina se echan atrás en su oposición a votar a favor de la ley de abdicación

Alfonso Guerra en el Congreso de los Diputados.
photo_cameraAlfonso Guerra en el Congreso de los Diputados.

Alfredo Pérez Rubalcaba presidió ayer una de las reuniones del grupo parlamentario socialista más intensas que se recuerdan. El secretario general logró convencer a la práctica totalidad de sus diputados votar a favor de la ley de abdicación que facilitará la proclamación de Felipe VI. Alfonso Guerra fue su principal aliado: su intervención fue más convincente que las de Eduardo Madina y Pedro Sánchez.

Solo tres diputados del PSOE -Odón Elorza, Guillem García y Federico Buyolo- no votarán hoy a favor de la ley que permite la sucesión en el trono en España. El resto del grupo parlamentario manifestó ayer por la tarde, y después de una larguísima reunión, su decisión de apoyar el texto que se debate en el Congreso.

Parlamentarios socialistas consultados por El Confidencial Digital confirman que el encuentro “tuvo sus breves momentos tensos” pero, finalmente, “hubo un gran consenso que ha pacificado al grupo a nivel interno”.

Alfonso Guerra llevó la voz cantante

Para llegar a ese acuerdo global, los diputados socialistas tuvieron que escuchar una treintena de intervenciones de algunos de los rostros con más peso en el grupo parlamentario, y también los argumentos de dos de los tres parlamentarios que rechazaban votar a favor de la ley orgánica: Elorza y García.

Según las fuentes consultadas, las palabras que “más calaron” en la bancada socialista fueron las pronunciadas por un histórico del partido: Alfonso Guerra. El sevillano, explican sus compañeros, “llevó la voz cantante” y fue contundente en su discurso: “Afirmó que el rey fue clave en la Transición y que el PSOE está donde está, en parte, gracias a él”.

No obstante, el argumento de Guerra que más convenció a los socialistas, y que arrancó el aplauso de los presentes, fue que el partido no podía parecer contrario a la Carta Magna. En concreto, el ex vicepresidente del Gobierno animó a los suyos a votar a favor de la ley orgánica “para que el PP no se apropie de la Constitución”, que se aprobó “gracias al PSOE”.

Eduardo Madina y Pedro Sánchez “recogieron velas”

En la reunión del grupo parlamentario socialista se esperaba con cierto interés lo que tenían que decir Eduardo Madina y Pedro Sánchez. Ambos, que se han postulado como candidatos a liderar el PSOE, habían realizado previamente declaraciones favorables a la república (en el caso del vasco), o pidiendo la libertad de voto (reivindicación del madrileño).

Sin embargo, ninguno de los dos “se salió del guión previsto”, y solo Pedro Sánchez pidió turno de palabra. El vizcaíno, sin embargo, permaneció en silencio durante toda la reunión.

Sánchez se dirigió a sus compañeros asegurando que, “por coherencia”, él y el PSOE debían votar a favor de la ley de abdicación ya que el partido, en la Conferencia Política, había aprobado un texto elaborado por Ramón Jáuregui en el que se señalaba la necesidad de crear, precisamente, una ley sobre abdicación en la Corona.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes