Casas reales

La presencia ‘oficial’ de Corinna en viajes comerciales provocaba malestar entre los empresarios por considerar que los contactos privilegiados eran del rey

La presencia de Corinna zu Sayn-Wittgenstein como miembro de las delegaciones oficiales españolas que viajaron a distintos países para tratar de conseguir contratos o abrir mercados, causaban malestar entre los empresarios presentes en esas misiones comerciales.

Fuentes empresariales de alto nivel, relacionadas directamente con esos viajes, han comentado a El Confidencial Digital que la compañía de la princesa alemana, amiga entrañable del rey como ella misma se ha definido, causó al principio sorpresa y después incomodidad y hasta algunas resistencias.

Sin embargo, las críticas se omitieron, ante la evidencia de que Corinna recibía un claro respaldo institucional desde los altos organismos españoles, como el ministerio de Asuntos Exteriores, cuando no cobertura logística y, en no pocos casos, una posición de privilegio.

“Asesora personal del rey”

Aunque en los medios periodísticos la gestión de Corinna se ha considerado como un trabajo de comisionista, de lobbysta o de intermediaria, estas calificaciones no eran las que se manejaban en los citados viajes de negocios.

Las fuentes empresariales a las que ha tenido acceso ECD relatan que se les informaba de que su función se definía, entre otras expresiones, como la de “consejera”, “facilitadora financiera”, “asesora estratégica” o “cogestora de los intereses del proyecto”.

No obstante, también se le denominaba directamente, “asesora personal de Su Majestad el rey de España”. Las fuentes hacen notar que, curiosamente, ese calificativo se utiliza en La Zarzuela para referirse al conde de Fontao.

¿Para qué iban ellos?

A los empresarios se les transmitía la especial posición de la ‘asesora del rey’ en las negociaciones, presentes o futuras, que tuvieran lugar.

Ese enfoque provocaba en algunos un principio de irritación, porque se preguntaban para qué se habían desplazado ellos, cuando una ‘tercera parte’, ajena, iba a negociar (o al menos, ver mediatizados) parte de los contenidos que el empresario debería gestionar personalmente.

Sin embargo, se veían acallados por los razonamientos de las personas de Exteriores, y sobre todo por la protección de la Casa del Rey dando a entender que todos iban a obtener su beneficio y afirmando que la citada ‘asesora’ contaba con buenos contactos.

El principal contacto es el rey

Por lo que se refiere en concreto a los países árabes, si bien los contactos de la princesa alemana no eran pocos, con mediadores iraníes, cataríes y saudíes, las personas que participaron en esas misiones de negocios consideraban que en realidad el principal contacto no era otro que el mismo rey.

Don Juan Carlos lleva muchos años mediando en intercambios comerciales con los países árabes, y también lo hizo en momentos de dificultad para España (por ejemplo en las crisis del petróleo) para garantizar el suministro de crudo.

En ese sentido, al rey no le faltan valedores ni contactos, y menos en los países árabes. Alguno de esos empresarios llegó a comentar que en realidad el principal contacto de Corinna era el mismo rey. Por eso no entendían el empeño de los ámbitos de la Casa del Rey por ‘colocarla’ en los viajes.

180 millones por el AVE La Meca-Medina

Una de las cuestiones relevantes que se ponen en juego, en los casos de intermediarios y facilitadores de negocios, es la comisión que estas personas perciben si las gestiones llegan a buen término.

Fuentes especializadas consultadas por ECD explican que lo habitual, en el mercado internacional, es que los conseguidores se lleven el 3 por ciento del importe del contrato firmado.

A ese respecto, si la firma del acuerdo para que un consorcio de empresas españoles construya en Arabia Saudí el AVE La Meca-Medina se atribuye a las gestiones directas de Corinna, le correspondería esa comisión. Como el contrato es de más de 6.000 millones de euros, el 3% de la comisión supone 180 millones de euros.

De hecho, a los empresarios españoles se les sugería que el éxito de las gestiones se debía, en gran manera, a las gestiones de la “asesora personal de SM” y que debían ser compensadas. Y muchos empresarios, sobre todo los más cercanos a la corona, pagaron.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo