Casas reales

Jornada histórica en el Congreso

Las Cortes dieron a Felipe VI el aplauso más largo después del realizado tras el 23-F

Las anécdotas de la proclamación del rey: los diputados se fotografiaron frente a la corona; Aznar y Felipe González ignoraron a Zapatero; Pau Gasol fue de los más solicitados en la tribuna de invitados

Cola de acceso al Congreso a las 6.30 de la mañana en la calle Zorrilla.
photo_cameraCola de acceso al Congreso a las 6.30 de la mañana en la calle Zorrilla.

Felipe VI juró su cargo como rey de España a las 10.46 de la mañana. Después, durante su dicurso, recibió un total de siete aplausos. El más prolongado se produjo cuando el nuevo monarca agradeció a diputados y senadores su presencia en la proclamación en castellano, catalán, euskera, y gallego. Los diputados más veteranos no recuerdan una ovación así desde la reapertura de las Cortes tras el 23-F.

"Ha sido muy emotivo, y cargado de mensajes políticos". Así calificaron los parlamentarios consultados por El Confidencial Digital el discurso del nuevo rey. Algunos, los que llevan más legislaturas ocupando un escaño en las Cortes, se atrevieron a aseguar que las palabras de Felipe VI le han proporcionado "uno de los aplausos más largos y emocionados" que se recuerdan en el Congreso.

De hecho, para algunos "solo está por detrás del que se dio tras la reapertura de la Cámara después del golpe de Estado". Otros, también recuerdan el último que recibió Juan Carlos I hace dos años, con el inicio de esta última legislatura.

La ovación cerrada al nuevo monarca dio por concluida una jornada en el Congreso que quedará en la memoria de todos los asistentes. Diputados, senadores, presidentes autonómicos, y el resto de personalidades invitadas no quisieron perderse un acontecimiento histórico para España, y desde primera hora de la mañana empezaron a llegar a la Cámara.

La atención mediática fue abrumadora, y los periodistas formaban ya una gran cola de entrada a las seis de la mañana en la calle Zorrilla.

Alfonso Alonso,entre los más madrugadores

Uno de los primeros en llegar al Congreso de los Diputados fue Alfonso Alonso. El portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja accedió por el patio al hemiclo a las diez menos cuarto de la mañana. Casi a esa misma hora, la corona que presidió el acto de proclamación fue instalada en el escenario del hemiciclo.

En la tribuna de invitados, los presidentes autonómicos más madugadores fueron Luisa Fernanda Rudi, José Ramón Bauzá, Javier Fernández, Susana Díaz, Paulino Rivero,e Íñigo Urkullu. El lehendakari, uno de los dirigentes que más expectación generó, no hizo esperar a los periodistas. Artur Mas, por su parte, fue uno de los últimos líderes regionales que ocuparon su asiento en la tribuna de invitados. Alberto Núñez Feijóo e Ignacio González fueron los que más intentaron entablar conversación con el vasco y con el catalán.

Los diputados que fueron entrando en el hemiciclo no dejaron pasar la ocasión, y se fotogafiaron, bien en grupo o individualmente, con el escenario presidido por la corona real. 

La corona fue, sin duda, uno de los grandes reclamos para los allí presentes, pero no fue el único. Pau Gasol, invitado al acto de proclamación, fue la sensación en la tribuna de invitados, donde su presencia no pasó inadvertida. Personal de la Cámara y los presidentes autonómicos se acercaron a saludar al jugador de la NBA. Algunos no se percataron que, junto al barcelonés, estaban los padres de Letizia Ortiz.

Zapatero, ignorado por González y Aznar

En la tribuna aledaña, se situaron los ex presidentes de Congreso, de Senado, y del Gobierno. Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, sentados juntos, volvieron a hacer patente su escasa relación y empatía.

En algunos momentos, González y Aznar intercambiaron algún comentario breve, pero lo cierto es que nunca hubo una conversación fluida. En todo caso, el que nunca intervenía, porque los otros tampoco le animaban a ello, era José Luis Rodríguez Zapatero.

El último ex presidente, no obstante, pudo explayarse después del acto de proclamación con Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, que se mostraron cercanos con el socialista.

Mas y Urkullu seleccionaron sus aplausos

La actual situación política en España, con los desafíos soberanistas de Cataluña y País Vasco, estuvieron presentes en los discursos de Jesús Posada y de Felipe VI, que llamaron, en repetidas ocasiones, a la "unidad", y la "convivencia" entre todos los españoles. Los presidentes de ambas regiones, Artur Mas e Íñigo Urkullu, mantuvieron una actitud fría durante todo el acto de coronación, y seleccionaron al milímietro sus aplausos desde que accedieron a la tribuna.

Así, ni president ni lehendakari aplaudieron a Felipe VI cuando éste accedió al escenario instalado en el Congreso de los Diputados. Sí lo hicieron, aunque levemente, cuando el nuevo monarca recordó el trabajo de sus padres al frente de la corona.

No obstante, cuando Felipe VI defendió la unidad de España, afirmando que "cabemos todos", y recordando que así pensaban también escritores como Espiriu o Aresti, ni Urkullu ni Artur Mas ovacionaron al monarca, como sí hizo el resto de la Cámara.

Finalmente, en la ovación final al nuevo rey, que duró dos minutos, los presidentes de Cataluña y País Vasco se limitaron a dar un breve aplauso, que acabó apenas unos segundos después de haberse iniciado en todo el hemicilo. Diputados de CiU y PNV imitaron la actitud de ambos dirigentes.

El beso de doña Sofía a su hijo y el "Viva el rey" de Albendea

Uno de los momentos más emotivos del acto de proclamación del rey se produjo cuando Felipe VI agradeció, en su discurso, el reinado llevado a cabo por Juan Carlos I y doña Sofía. La reina, visiblemente emocionada, respondió a las palabras de su hijo lanzándole un beso. Después, cuando don Felipe aseguró que esperaba "seguir contando muchos años con su apoyo, su experiencia y su cariño", doña Sofía volvió a mirar directamente a su hijo para asentir con la cabeza y dedicarle una gran sonrisa.

La propia reina, a su salida en el patio del Congreso, reconoció a los periodistas su "emoción" por las palabras pronunciadas por su hijo.

Justo después de que Felipe VI jurara la Constitución, Jesús Posada lanzó un "Viva el rey" que se repitió cuando el nuevo monarca acabó el discurso. En ambas ocasiones, los allí presentes -salvo Mas y Urkullu- siguieron al unísono la loa al rey. Desde el PP aseguran que fue Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura en el Congreso, el que, al término del acto, pronunció la frase que luego repitieron todos los diputados y senadores.

Vea, a continuación, imágenes del acto de proclamación de Felipe VI en el Congreso:

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?