Casas reales

Las imágenes del ‘choque’ en Palma han dañado la imagen de la monarquía

Instrucciones a la Guardia Real: qué responder sobre el incidente entre las reinas Letizia y Sofía

Se les ha distribuido un argumentario centrado en cómo explicar su actividad que ofrece también contestación a la pregunta de qué ha cambiado con el relevo de Juan Carlos I por Felipe VI

La Guardia Real pasa ante los reyes y el presidente de Portugal.
photo_cameraLa Guardia Real pasa ante los reyes y el presidente de Portugal.

Las llamativas imágenes que protagonizaron en la catedral de Palma de Mallorca las reinas Letizia y Sofía provocaron una grave crisis de imagen a la Familia Real. El eco de la polémica se ha ido apagando tras semanas de polémica. Aún así, la Guardia Real ha preparado una respuesta para utilizar ante preguntas sobre este asunto.

Las imágenes de lo que se interpretó como un rifirrafe entre Doña Letizia y doña Sofía obligó a la Casa del Rey a salir al paso. Días después, aparecieron en público, muy cercanas y sonriendo, para tratar de aplacar la avalancha de comentarios sobre una supuesta mala relación personal.

La polémica, sin embargo, no se ha olvidado en la Guardia Real, la unidad integrada por militares de los tres ejércitos y que tiene como funciones vigilar el Palacio de la Zarzuela y prestar escolta al rey y a los miembros de la Familia Real.

Un documento enviado a los guardias reales

El Confidencial Digital ha podido saber que la Guardia Real ha distribuido a efectivos de esta unidad un documento en el que se incluyen ‘respuestas tipo’ para utilizar ante preguntas de periodistas que se les acerquen durante algún acto oficial, maniobras, ferias, exhibiciones...

En este argumentario los mandos de la unidad desgranan toda una batería de cuestiones relacionadas con la actividad y el funcionamiento de la Guardia Real, y las respuestas con las que los guardias reales deben contestar.

El documento difundido internamente también contempla otros asuntos sobre los que se les puede inquirir, y que no están relacionadas propiamente con su actividad. Una de ellas se refiere, de forma explícita, al famoso vídeo de las reinas Letizia y Sofía.

Los mandos de la Guardia Real preparan a sus miembros ante una pregunta como la siguiente:

-- “¿Cómo valora el hecho que se produjo a la finalización de la misa de Pascua en Palma de Mallorca y que ha sido difundido largamente por todos los medios de comunicación?”.

Cómo esquivar preguntas incómodas

El texto recomienda a los guardias reales guardar una actitud de discreción, y ante preguntas sobre asuntos de seguridad, o relacionada con la Familia Real, o de algún modo “escabrosos”, respondan que ellos sólo pueden hablar de las actividades públicas de la Guardia Real.

Además, la Guardia Real ha preparado una contestación evasiva, de este tenor:

-- “Como guardias reales nuestra misión se centra en prestar guardia militar a Sus Majestades los Reyes y a la Familia Real, en rendir honores y en dar escoltas solemnes, es para lo que nos preparamos y es el empeño al que entregamos nuestra vida. Todo lo que supere este marco está fuera de nuestro ámbito de responsabilidad”.

Otra pregunta incluida en el argumentario hace referencia a la abdicación de Juan Carlos I en Felipe VI, realizada en junio de 2014.

En caso de que un periodista pregunte a un miembro de la Guardia Real cómo valora el relevo en la Jefatura del Estado, los militares deben explicar lo siguiente:

-- “Como guardias reales no nos corresponde a nosotros valorar esos extremos, sin embargo, no cabe ninguna duda de que cualquier relevo generacional, se produzca donde se produzca, lleva aparejada una impronta particular. Don Felipe pertenece a una nueva generación que se enfrenta a retos y desafíos inéditos, a las incógnitas de un mundo en cambio constante y todo ello tiene y tendrá, a buen seguro, un reflejo claro en su modo de dirigir la jefatura del Estado”.

Cualquiera puede convertirse en portavoz”

En el documento citado queda claro que estas preguntas y respuestas deben servir a los guardias reales para ir preparados ante una entrevista con algún medio de comunicación. No deben responder de forma espontánea, sino habiendo pedido antes autorización a la Jefatura de la Guardia Real y habiendo preparado tanto qué decir como la forma de decirlo.

Los guardias reales han recibido una larga lista de consejos sobre cómo debe ser el trato con los medios, ya que como militares –se explica- no están acostumbrados a hacerlo. ECD ha podido saber que la idea principal de este argumentario es que todos pueden convertirse en un momento dado en “portavoz de la Guardia Real”, y por eso deben estar bien instruidos.

La Guardia Real está decidida a proyectar su imagen a la opinión pública a través de los medios de comunicación y conseguir un apoyo mayoritario de los ciudadanos españoles. Eso sí. Cuidando al milímetro la estrategia de comunicación para que no trascienda una imagen perjudicial de la unidad.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo