Casas reales

Los viajes de don Juan Carlos al extranjero han acabado. El rey descarta nuevas misiones comerciales y califica el contrato del AVE en Arabia Saudí como “mi último gran logro”

El rey es consciente de que la operación a la que se somete hoy marcará un antes y un después en su actividad como jefe del Estado. Pero ya lo tenía claro desde antes de esta recaída. Don Juan Carlos había comentado a personas cercanas que los viajes al extranjero se habían ya acabado para él.

A principios de septiembre, el rey comenzó a sufrir dolores en la pierna izquierda. Era una molestia nueva, inédita hasta entonces, que fue de menos a más. Con el paso de los días, los que en un principio era un pequeño malestar comenzó a convertirse en un dolor insoportable. Don Juan Carlos no aguantaba más, y tuvo que tomar analgésicos fuertes.

Fue entonces cuando los médicos sospecharon de una infección en la prótesis de su cadera izquierda. Recurrieron al prestigioso doctor Cabanela, de la clínica Mayo de Rochester (Estados Unidos), que examinó al monarca y dictaminó que, efectivamente, había que sustituir la prótesis.

Conversaciones en confianza

Pero antes de ese nuevo episodio, y por tanto antes del anuncio de que tendría que someterse a un nueva intervención de cadera, a lo largo de este mes de septiembre don Juan Carlos había venido conversando con algunas personas, tanto en audiencias oficiales, como de manera informal, sobre su salud.

Según revelan a El Confidencial Digital fuentes de su entorno, en esos contacto el rey venía lamentando sus problemas de salud.

Eran confesiones íntimas, de máxima confianza, que solo realizaba ante personas con las que mantiene una cordialidad extraordinaria.

Preocupado por los viajes al extranjero

De acuerdo con la información recogida por ECD, una de las confidencias del rey consistió en reconocer, de una forma rotunda, que ya no podrá realizar más viajes al extranjero, como ha venido haciendo desde que asumió el trono. Así se lo confesó a alguno de sus interlocutores.

El rey, por tanto, se encuentra profundamente afectado por esa situación.

Para don Juan Carlos, estas visitas oficiales a diferentes países eran una de las cuestiones principales de su trabajo. El rey se ha volcado en difundir la imagen de España y en conseguir, en la medida de sus posibilidades, contratos en el extranjero tanto para el Gobierno de turno como para los empresarios españoles.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que en la Casa del Rey también dan por seguro que don Juan Carlos no podrá viajar al extranjero. Si acaso, apuntan, podrá hacer alguna visita cercana y exprés, pero será dentro de bastante tiempo.

“Mi último gran logro”

En una de estas conversaciones privadas que ha mantenido don Juan Carlos con una persona de su máxima confianza, el rey le confesó que el contrato del tren de alta velocidad que unirá Medina y La Meca (en Arabia Saudí) ha sido su última gestión de relevancia.

Mi último gran logro”. Son las palabras que utilizó don Juan Carlos en un ‘cara a cara’ que mantuvo hace unos días con una importante personalidad del país.

En aquel momento no existía ninguna previsión de que tuviera que someterse de nuevo a una intervención quirúrgica, y por tanto no contaba con un nuevo periodo de convalecencia y recuperación como el que ahora se avecina, que puede llegar a seis meses.

La intervención de don Juan Carlos fue decisiva en la negociación que consiguió para un consorcio de empresas españoles el AVE La Meca-Medina, un contrato valorado en 6.500 millones de euros.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?