Casas reales

Iñaki Urdangarín escuchó a Zapatero en sus intervenciones en Washington ante la Cámara de Comercio de EEUU y también en el Consejo Atlántico

José Luis Rodríguez Zapatero tuvo un espectador especial en dos de los actos que protagonizó la semana pasada en Washington, con motivo de su asistencia al Desayuno Nacional de Oración. Se trata del yerno del rey, Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina y duque de Palma consorte.

Escuchó al presidente del Gobierno en el almuerzo coloquio en la Cámara de Comercio de EEUU (la mayor federación de asociaciones de empresarios de Estados Unidos y del mundo, con más de tres millones de miembros), al que también acudieron algunos empresarios españoles.

Urdangarín reside en Washington, con su esposa y sus hijos, desde principios de este curso, tras haber sido nombrado consejero de Telefónica Latinoamérica y presidente de la comisión de Asuntos Públicos de esta filial, con el encargo de representar a la compañía española en Estados Unidos y Latinoamérica (ver noticia).

Pero no solamente estuvo en la charla empresarial. Acudió también a la conferencia que, a última hora de la tarde, el presidente del Gobierno pronunció en el Atlantic Council (Consejo Atlántico), un ‘think tank’ especializado en seguridad y defensa, del que es asesor el ex presidente José María Aznar.

La estancia de Zapatero en la capital de Estados Unidos ha tenido algunas anécdotas menos conocidas. Como el hecho de que los parlamentarios asistentes al Desayuno de Oración (Gustavo de Arístegui, Juan Moscoso, Erkoreka, Jordi Xuclá, Carlos Salvador… ) se presentaran, con sus maletas a cuestas, en el Hotel Capital Hilton, cuando realmente ellos tenían habitación en el Washington Hilton, lugar donde se celebró el Desayuno. En el Capital Hilton se encontraron en la recepción con los periodistas españoles que iban a cubrir el acto.

Por cierto que los periodistas fueron avisados de que había riesgo de nevadas importantes, ante lo cual cambiaron los vuelos y se fueron desde Washington a Nueva York en tren. Los parlamentarios se lo tomaron con mucha tranquilidad porque tenían menor urgencia en volver. Algunos salieron de Washington en coche.

En cuanto a los doce invitados personales de Zapatero, los que viajaron a Estados Unidos en el avión presidencial, durante la estancia en Washington estuvieron todo el tiempo pegados a él. Según quienes les vieron, parecían la sombra del presidente, y el alumno más ‘aventajado’, siempre en primera posición, era el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes