Casas reales

La visita tuvo lugar 15 días antes del anuncio

Las pistas sobre su abdicación que dio don Juan Carlos en el viaje a Arabia Saudí

Empresarios que le acompañaron relacionan algunos de sus comportamientos y comentarios con la posterior renuncia al trono

Ana Pastor y el rey, durante el viaje a Arabia Saudí.
photo_cameraAna Pastor y el rey, durante el viaje a Arabia Saudí.

Don Juan Carlos viajó a Arabia Saudí sabiendo que sería su último gran viaje como Rey de España. Algo que no sabían los representantes de las 28 empresas que volaron a Yeda. Pero sus palabras y guiños escondían claves que ahora han entendido quienes le acompañaron.

El Rey inició esta primavera una serie de viajes a países del Golfo Pérsico para impulsar algunos de los grandes proyectos que empresas españolas tienen pendientes en esta zona del mundo.

El último de ellos, el pasado 17 de mayo, tuvo como destino Arabia Saudí, un país gobernado por la dinastía de los bin Abdelaziz Al-Saud con los que la Corona española mantiene fuertes lazos de amistad desde hace décadas.

Ese viaje pasará a la historia como la última gira internacional del rey Juan Carlos I, tras confirmarse su abdicación el pasado lunes. Una decisión anunciada por sorpresa, aunque algunos de quienes acompañaron al monarca en esos viajes a países árabes reconocen a El Confidencial Digital que el Rey realizó guiños que sólo han entendido tras conocer la noticia de la abdicación.

“Me hubiera gustado que viniese mi hijo”

Cuentan a ECD altos directivos de empresas que viajaron con don Juan Carlos que éste les confesó su intención de que el Príncipe Felipe le hubiese acompañado a esa visita a Arabia Saudí.

“Me hubiese gustado que mi hijo Felipe hubiera venido aquí conmigo, pero tenía otras responsabilidades que atender” aseguran que dijo el rey durante una charla informar con algunos de los asistentes al viaje.

Recordando esas palabras del monarca, quienes fueron testigos de ellas las relacionan con su posterior abdicación el pasado lunes, y con su intención de “pasarle el testigo en este tipo de viajes comerciales”.

Explican que, a diferencia de anteriores delegaciones comerciales encabezadas por el rey, esta vez don Juan Carlos se mostró “muy hablador” y charló con prácticamente todos sus acompañantes. Le recuerdan sonriente casi todo el viaje, aunque “a ratos melancólico”, algo que achacaron a su evidente deterioro físico.

“Mi último viaje”

Este es, seguramente, mi último viaje”. Es otra de las frases que les ha quedado grabadas a los testigos de esas conversaciones, a los que ha tenido acceso ECD.

En un primer momento, en posteriores conversaciones ya al margen del monarca, quienes escucharon estas palabras las interpretaron como una declaración de intenciones de don Juan Carlos. Pero lo relacionaron con su estado de salud, no con su futuro al frente de la Jefatura del Estado.

Les confesó, además, que le entristecía no encontrarse con el rey Abdalá, recluido en su palacio por razones médicas. “90 años ya… (Abdalá tiene 91), todos nos vamos haciendo viejos” aseguran que dijo resignado y sonriente.

Don Juan Carlos y Abdalá mantienen una larga amistad desde hace décadas. Pero esta vez el rey sólo pudo encontrarse con el Príncipe Salman, heredero al trono y hermanastro de Abdalá, y del que el rey “se despidió muy efusivamente” tras su encuentro, dicen.

Abatido por la muerte de Suarez

Además, confesó sentirse “abatido” por la muerte de Adolfo Suarez, del que dijo que era un “gran amigo” y “casi de mi quinta”. “Me ha dado una pena horrible, pasé unos días muy malos” aseguró el rey a los presentes.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes