Casas reales

La Guardia Real prueba sistemas anti drones tras las alertas por vuelos sospechosos sobre La Zarzuela

Vehículos no tripulados fueron detectados en 2015 sobrevolando el recinto donde reside la Familia Real. Se han probado soluciones para anular la señal que conecta el aparato con su controlador

Vista aérea del Palacio de la Zarzuela, en el Monte de El Pardo (Google).
photo_camera Vista aérea del Palacio de la Zarzuela, en el Monte de El Pardo (Google).

La Guardia Real se prepara para hacer frente a la amenaza que suponen los drones. Se trata de una amenaza que para esta unidad que presta escolta y protección al rey no es algo teórico, ya que hace años detectó que sobre el complejo de La Zarzuela volaban pequeños aparatos no identificados controlados a distancia.

Este fenómeno salió a la luz en 2015. El diario Hispanidad reveló que la Guardia Real había identificado un dron de pequeño tamaño, como los que utilizan aficionados o profesionales del cine para rodajes, en el espacio aéreo del recinto de La Zarzuela.

Monarquía Confidencial contó entonces que no se trataba de un caso aislado. Desde fechas anteriores, personal de la Guardia Real y del Servicio de Seguridad de la Casa del Rey estaban detectando la presencia de otros aparatos no tripulados sobre la zona del Monte de El Pardo donde se encuentra la residencia de Felipe VI y su familia.

Los drones sobrevolaban La Zarzuela por la noche, y en algún caso llegaron a pasar por la vertical de la residencia de los reyes, que es la zona más sensible de todo el complejo.

Esto provocó inquietud en el Servicio de Seguridad de la Casa y en la Guardia Real, que se encargan de blindar el complejo, y que no contaban con sistemas para hacer frente a esa amenaza.

Comandante de la Guardia Real

Han pasado años desde esa alerta, y ahora Confidencial Digital ha constatado que una publicación del Ministerio de Defensa revela que la Guardia Real lleva años trabajando para mejorar sus capacidades frente a drones que puedan ser peligrosos u hostiles.

“Sistemas anti-RPAS: Operación de sistemas anti-RPAS en entornos aeroportuarios”: es el título de un trabajo que han escrito el comandante Javier Banzo García, jefe de la 4ª Sección del Estado Mayor de la Guardia Real, y Guillermo Carrera López, del Observatorio de Plataformas Aéreas de la Subdirección General de Planificación, Tecnología e Innovación.

El trabajo se recoge en el número 69 del Boletín de Observación Tecnológica en Defensa, publicación que edita esa Subdirección General de Planificación, Tecnología e Innovación, que depende de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa.

Desde 2018 se investiga sobre sistemas anti drones

El comandante de la Guardia Real y el experto del Observatorio de Plataformas Aéreas parten de la constatación de que “el uso indiscriminado de los RPAS [drones] ha provocado incidencias, como son el sobrevuelo de infraestructuras críticas, zonas aeroportuarias o sobrevuelo sobre personalidades, entre otras. A estas incidencias hay que sumar la capacidad de grupos terroristas para emplear estos sistemas en actividades ISR, o incluso integración de armamento y cabezas de guerra en ellos”.

 

Por ello, varias instancias del Ministerio de Defensa y de las Fuerzas Armadas han realizado un experimento con el objetivo de comprobar si “los equipos instalados en las cercanías de aeropuertos o zonas de vuelo de aeronaves, así como las aeronaves, se pudieran ver afectadas de alguna forma por la perturbación de la señal de navegación (GNSS) emitida por los sistemas C-UAS empleados”, es decir, los sistemas que se utilizan para neutralizar drones.

Capacidad operativa de la Guardia Real

Se revela también que  “con el fin de mejorar la capacidad operativa de la Guardia Real frente a los RPAS, desde 2018 un equipo multidisciplinar formado por personal de DGAM y la Guardia Real ha venido trabajando con la finalidad de desarrollar un sistema capaz de proteger una instalación crítica de un tamaño similar a una base aérea”.

De acuerdo con lo publicado, la Guardia Real lleva cerca de cuatro años trabajando con expertos de la Dirección General de Armamento y Material para buscar un sistema que ofrezca protección contra los drones.

Por ahora, ese equipo conjunto ha probado “soluciones C-UAS”, es decir, contra drones, basadas en  “sistemas de detección mediante RF y neutralización mediante jamming de señales de control y GPS”.

Objetivo: cortar la señal que controla el dron

El “jamming” es una técnica consistente en perturbar la calidad de la recepción de señales del sistema de posicionamiento del dron. Es decir, se emite una señal que a su vez perturba o interfiere en la señal que conecta al dron con el sistema que maneja su controlador.

La idea es emitir unas señales en la misma banda de frecuencia para cortar esa conexión, de forma que el dron deje de recibir la señal desde su sistema de mando. Quien esté pilotando a distancia el vehículo aéreo pierde el control sobre el aparato.

A partir de ahí, hay varias opciones. Una es que simplemente se interfiera la señal, el dron deje de recibir órdenes y pueda caer al suelo.

También se habla de “spoofing”, una forma de suplantar las señales de posicionamiento, para hacer creer al dron que se encuentra en una posición distinta a la real. Incluso hay sistemas capaces de tomar el mando del dron con una señal propia, y ordenar que aterrice en un punto concreto, lo que evita el peligro que supone que un dron sin señal caiga a tierra allí donde se corta la señal que lo maneja.

Experimento con el Ejército del Aire

En ese empeño por mejorar sus capacidades anti drones, la Guardia Real participó a finales de 2020 en un ejercicio en la base aérea de Matacán (Salamanca) junto a la Dirección General de Armamento y Material, el Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX) del Ejército del Aire, y la Escuela de UAS, ubicada en esa base de Matacán.

El experimento trató de comprobar de qué manera el uso de sistemas C-UAS, para neutralizar drones, pueden afectar al entorno aeronáutico. La cuestión de partida era que la tecnología que se utiliza para perturbar la señal de los drones podría también perjudicar a los aviones u otras aeronaves que aterricen y despeguen de un aeropuerto o base aérea.

Se instalaron varios “perturbadores” en distintos puntos de la base de Matacán, y se estudiaron los efectos que esos sistemas producía en un Airbus C-212 Aviocar del Ejército del Aire durante el despegue, vuelo y aterrizaje. También se hicieron pruebas para comprobar la capacidad de perturbar la señal de drones tanto comerciales como militares.

No hubo interferencias

Según recoge el trabajo firmado por un comandante del Estado Mayor de la Guardia Real, se comprobó que los sistemas de la aeronave en general no se vieron afectados: las comunicaciones y los sistemas de navegación no sufrieron interferencias.

Sí se constató que la perturbación de señal de navegación de los sistemas C-UAS afecta al GPS de las aeronaves tanto en tierra como en vuelo. Sin embargo, el uso de un sistema anti drones no afecta a las radioayudas del aeropuerto, y “a nivel de operación los ejercicios se realizaron sin que estos impactasen a la operativa del aeropuerto”.

El experimento permitió concluir “que los sistemas C-UAS son válidos para ser empleados para proteger una Base Aérea”. Eso sí, “se ha de operar con cautela al aplicar la perturbación de la señal de navegación en las cercanías de una instalación aeroportuaria y siempre en coordinación y con el conocimiento y autorización del controlador o la autoridad competente”.

Riesgo asumible

Se señala que “los efectos de la perturbación en ambiente aeronáutico son limitados y su amenaza es asumible frente al riesgo que supone la intrusión de un UAS de manera no controlada”.

ECD se ha puesto en contacto con la Guardia Real para tratar de ampliar la información sobre estos ejercicios y pruebas que realiza la unidad que protege al rey. Desde el Negociado de Comunicación señalaron que “el artículo en el que colaboró el comandante Javier Banzo versa sobre la operación de sistemas anti-RPAS en entornos aeroportuarios, y por eso, precisamente, no guarda relación alguna con el ámbito en el que opera la Guardia Real”.

En cuanto a las preguntas sobre si se han detectado nuevos sobrevuelos de drones en La Zarzuela, remiten al Servicio de Seguridad de la Casa de Su Majestad el Rey.

Helipuerto en La Zarzuela

El fenómeno de los drones sobre Zarzuela encendió en 2015 las alertas, tanto en el Servicio de Seguridad de la Casa del Rey como en la Guardia Real.

Y en ese contexto se enmarca el hecho de que, desde el año 2018, un “equipo multidisciplinar” formado por personal de la Guardia Real y la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa estén investigando y experimentando para “desarrollar un sistema capaz de proteger una instalación crítica de un tamaño similar a una base aérea”.

Hay que apuntar también que en el Complejo de la Zarzuela existe un helipuerto, en el que aterrizan y despegan los helicópteros del Ala 48, del 402 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, que trasladan al rey Felipe y a otros miembros de la Familia Real cuando es necesario.

La Guardia Real y la seguridad en los palacios

El Real Decreto 434/1988, de 6 de mayo, sobre reestructuración de la Casa de S.M. el Rey, establece en su artículo 7 que “el Servicio de Seguridad es responsable permanente de la seguridad inmediata de la Familia Real y, en su caso, de aquellos miembros de la familia y de la Casa del Rey que se determinen por el Ministerio del Interior”.

El decreto también contempla la coordinación entre el Servicio de Seguridad (que está integrado por guardias civiles y policías nacionales, principalmente) y la Guardia Real.

En la web de la Guardia Real se describen las funciones de sus distintas unidades. Del Grupo de Escoltas señala que “proporciona las escoltas solemnes y forma parte de la guardia de seguridad en el Palacio de la Zarzuela y aquellos palacios y reales sitios que se determinen”.

Una intrusión peligrosa

Más concretamente, la Compañía de Control Militar de ese Grupo de Escoltas cuenta con una Sección de Puertas y Controles y una Sección de Seguridad Próxima cuyo cometido principal es dar seguridad a los recintos en los palacios y reales sitios.

Con ocasión de un incidente en octubre de 2017, en que un coche ocupado por varios delincuentes comunes armados se saltó uno de los controles de acceso al perímetro de seguridad y entró en el Complejo de La Zarzuela, se desplegaron policías nacionales y guardias civiles, pero también guardias reales, equipados con armas largas. Tienen, por tanto, la misión de custodiar el recinto y proteger a la Familia Real ante cualquier amenaza en su residencia.

Defensa prueba sistemas contra drones

La proliferación del uso de drones en los últimos años ha llevado al Ministerio de Defensa y a los ejércitos y la Armada a adquirir y utilizar distintos sistemas que detectan y neutralizan pequeños vehículos aéreos no tripulados que se cuelan en el espacio aéreo de bases e instalaciones militares.

Se teme, sobre todo, el uso de drones espía por parte de otros estados, así como la utilización de estos aparatos por células terroristas que puedan usarlos para atentar contra objetivos estratégicos, por ejemplo, cargándolos de una cantidad no muy grande de explosivos y estrellándolos contra edificios de instituciones públicas.

Se ha experimentado con sistemas de interferencia electrónica, que o bien consiguen que el dron se estrelle contra el suelo, o bien logran “engañarle” con una señal que permite tomar el control del aparato y hacer que aterrice en un lugar seguro.

Incluso se buscan sistemas que detecten un dron hostil, y que de inmediato envíen lo que se podría denominar un “dron suicida”, que volaría hacia la amenaza para neutralizarlo, colisionando con el dron hostil.

En la Casa del Rey se llegó a estudiar la posibilidad de contratar un servicio de águilas adiestradas, que son capaces de interceptar y derribar drones que entran en un área protegida.

Uno de los objetivos de estas medidas es también impedir que se tomen imágenes de la intimidad de la Familia Real, del rey, la reina y sus hijos, para su divulgación en medios escritos y en espacios de televisión.

Sánchez anuncia 400 millones de inversión para Egipto

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?