Casas reales

Mini-huerto, espaldera y mucha lectura: así ha sido el primer año de Urdangarin en la cárcel

El ex duque de Palma dedica el tiempo en la prisión de Brieva a cultivar tomates, practicar deporte y recibir visitas de su madre, sus hermanos y la infanta Cristina

Iñaki Urdangarin (foto: GTRES).
photo_cameraIñaki Urdangarin (foto: GTRES).

El pasado martes, apenas un día antes del quinto aniversario del reinado de Felipe VI, Iñaki Urdangarin cumplió un año en prisión. Después de ser condenado por el caso Nóos, ingresó en la cárcel de Brieva (Ávila), donde ha permanecido los últimos 365 días a la espera de que le concedan el tercer grado que solicitó a principios de 2019.

En todo este tiempo, el ex duque de Palma ha pasado por diferentes etapas. Tanto en su modo de comportarse, como en su estado de ánimo. En un primer momento, los funcionarios de la prisión le vieron muy refugiado en sí mismo y en sus oraciones. No obstante, pasados unos días, su obsesión ha sido estar activo, con el objetivo de tener la mente ocupada.

El deporte ha sido, durante estos doce meses, su principal refugio. Contaba, cuando llegó, con una cinta de correr y pronto se convirtió en un asiduo al polideportivo instalado en el módulo de mujeres, que únicamente podía visitar cuando las reclusas no estaban en él.

Según las fuentes consultadas por Confidencial Digital, Urdangarin, en los últimos tiempos, prefiere quedarse en su módulo, ejercitándose con el resto de aparatos de gimnasia de los que dispone. Se ha hecho muy aficionado a la espaldera, aunque sigue usando la cinta de correr, y también la bicicleta estática y las cuatro pesas de las que dispone.

Lectura y cultivo de tomates

El ex duque de Palma siempre invierte al menos una hora del día a hacer deporte, pero el ejercicio físico no es su único pasatiempo en la prisión.

La lectura ocupa también buena parte de su jornada. El marido de la infanta Cristina lee todo tipo de libros, tanto especializados como de ficción, para entretenerse.

Además, se ha creado un “mini huerto”, con cinco macetas en las que cultiva tomates.

Estas actividades, aseguran desde Brieva, le ayudan a “mantener el ánimo”. Urdangarin, en ese sentido, “sigue igual, siendo el mismo” que entró en prisión hace un año, aunque “puede que últimamente esté más retraído”.

Muchas visitas familiares

ECD adelantó, el 27 de junio del año pasado, la primera visita que recibió el ex duque de Palma desde su ingreso en prisión. Ese mismo día, tal y como pudo confirmar este diario, Claire Liebaert, madre de Urdangarin, fue desde Vitoria hasta Ávila para ver a su hijo.

Desde entonces, las visitas no han parado de producirse en el último año. Son numerosas, y siempre las protagonizan las mismas personas. Además de su madre, han ido a ver al ex duque de Palma sus hermanos y su mujer, la infanta Cristina.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?