Comunicados

Aguantando el chaparrón

finestres d’alumini a Barcelona
photo_camera finestres d’alumini a Barcelona

Pocas veces en la historia se ha vivido un otoño tan lluvioso como el que nos ha tocado este año. Son muchos los que llevan días aguantando una borrasca tras otra, lluvias torrenciales y vientos huracanados y, sin embargo, ante estas condiciones climatológicas poco o nada se puede hacer más que aguantar el chaparrón.

Pero cuando las condiciones climatológicas son las mencionadas anteriormente, el caudal de los ríos es tan elevado que se desbordan a su paso por múltiples pueblos y ciudades, causando infinidad de daños materiales y en ocasiones también alguna pérdida humana y las rachas de viento son tan fuertes que consiguen arrancar cubiertas, incluso árboles de raíz, entorpeciendo el tráfico por carretera. Ante esta situación se encienden las alarmas y se pide a la población que en la medida de lo posible no salga a la calle para evitar riesgos. Los más afortunados podrán hacer caso a las autoridades mientras que otros desearían poder disfrutar de la calidez que proporciona el hogar. Una calidez conseguida, no en pocas ocasiones, gracias al correcto funcionamiento de la calefacción y al correcto aislamiento que proporcionan las ventanas de aluminio.

Y es que, a pesar de que cada vez más personas conocen los enormes beneficios de contar con ventanas de aluminio que aíslen correctamente del exterior, algunos otros parecen no querer darse cuenta de que el correcto aislamiento, no solo térmico sino también acústico, proporciona enormes beneficios para los moradores de cualquier vivienda, entre ellos, destaca por encima de todos, el ahorro logrado en el recibo de la calefacción.

Cuando una vivienda no está correctamente aislada poco o nada importa lo alta que se ponga la calefacción, pues en los cerramientos existirán pequeñas aberturas que permiten la entrada del aire frío exterior, a la par que facilitan la salida del aire caliente con el que se cuenta en el interior. La vivienda permanece caliente mientras la calefacción está encendida, resultado casi imposible alcanzar la temperatura del termostato, pero en cuanto se apaga, las estancias se enfrían rápidamente.

El confort térmico y acústico en el hogar ha cobrado enorme importancia en los últimos años, pues además de aportar un ahorro económico, se mejora la eficiencia energética a la par que se reducen las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, algo de suma importancia si se tiene en cuenta el grave estado en el que se encuentra actualmente nuestro Planeta.

El vídeo del día

Endesa lanza un 'megaplan' inversor de 25.000 millones a 2030.
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?