Comunicados

El cáncer de mama es el de mayor supervivencia en España según la sociedad Española de Oncología Médica

LAS MAYORÍA DE LAS PACIENTES AFRONTAN LARGOS TRATAMIENTOS CON PRECARIEDAD ECONÓMICA. Después del cáncer de pulmón, el de mama es el más frecuente en todo el mundo; la buena noticia es que tiene una mayor supervivencia que los demás. El problema al que se enfrentan la mayoría de las mujeres que lo padecen es la precariedad económica con la que deben afrontar los tratamientos
/COMUNICAE/

LAS MAYORÍA DE LAS PACIENTES AFRONTAN LARGOS TRATAMIENTOS CON PRECARIEDAD ECONÓMICA. Después del cáncer de pulmón, el de mama es el más frecuente en todo el mundo; la buena noticia es que tiene una mayor supervivencia que los demás. El problema al que se enfrentan la mayoría de las mujeres que lo padecen es la precariedad económica con la que deben afrontar los tratamientos


El cáncer de mama es el de mayor prevalencia. La prevalencia es la proporción de personas que, una vez diagnosticadas, siguen viviendo. Por ejemplo, el cáncer de pulmón es un tumor muy frecuente (se estima que en 2019 los nuevos casos en España serán 29.500); sin embargo, debido a su alta mortalidad, su prevalencia a los 5 años es relativamente baja. Por el contrario, en 2019 se diagnosticará un cáncer de mama a 32.536 nuevas mujeres, pero su prevalencia a los 5 años es altísima y supera en cinco veces la supervivencia del cáncer más frecuente, el de pulmón.

La supervivencia de las mujeres con cáncer es superior a la de los hombres
Esto es así porque los tumores más frecuentes en ellas presentan mayor supervivencia.

Según el informe de SEOM (la Sociedad Española de Oncología Médica), los cánceres más frecuentemente diagnosticados en mujeres en España son los de mama y los de colon y recto. A mucha distancia, los siguientes tumores que más se dan son los de pulmón, cuerpo uterino y vejiga urinaria.

El principal problema al que se enfrentan las mujeres diagnosticadas de cáncer es que deben dedicar mucho tiempo, dinero y esfuerzos a su tratamiento. Incluso aunque no tengan que pagar directamente por su asistencia sanitaria, algo habitual en nuestro país, el gasto se dispara y va acompañado de la falta de ingresos.

Algunas mujeres pueden continuar con su trabajo o les basta con reducir el ritmo, pero otras pasan por periodos en los que les resulta imposible continuar con su vida laboral mientras están dedicadas a combatir la enfermedad.

Los efectos secundarios del tratamiento del cáncer suelen ser temporalmente incapacitantes: cansancio, debilidad, cambios emocionales y psicológicos, calambres en las piernas, vómitos, problemas para dormir, etc. Se pasa mal, pero una vez superado, todo se olvida.

Vivir con más gastos y menos ingresos
Durante el tratamiento, si la mujer está trabajando puede conseguir una baja y cobrar una parte de su sueldo, cosa que no ocurre cuando no desempeña ninguna tarea remunerada por dedicarse al trabajo doméstico o por estar en paro.

Pero hasta en el mejor de los casos verá reducidos sus ingresos considerablemente. Si ha cotizado a la Seguridad Social durante 180 días en los cinco años anteriores, tendrá derecho a una prestación que será:

  • Nada en los tres primeros días de baja.
  • El 60 % de su base reguladora del cuarto y al vigésimo día de baja.
  • El 75 % de su base reguladora a partir del vigésimo día.

La duración de esta prestación es de 365 días, prorrogables otros 180 días cuando se presuma que la enfermedad podrá curarse.

El problema añadido para las trabajadoras afiliadas al RETA, el Régimen Especial de la Seguridad Social para los autónomos, es que habitualmente cotizan por debajo del régimen general. O sea, que si unas cobran poco cuando están de baja, las otras cobran aún menos. Se calcula que el 86 % de los autónomos cotizan por la base mínima, pero que dentro de este colectivo las autónomas perciben de media el 25 % menos que los hombres.

La prevención ayuda, pero no basta
El cáncer de mama y otros cánceres que afectan a la mujer no se pueden prevenir, pero ciertos estilos de vida reducen el riesgo de padecerlos:

  • Evitar la obesidad y reducir la ingesta calórica.
  • Hacer ejercicio de forma regular.
  • Eliminar el tabaquismo.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • No usar talco en la zona genital.
  • Huir del sedentarismo.
  • Llevar una dieta saludable, baja en grasas y carnes rojas, sin alimentos procesados y con presencia de legumbres, frutas y verduras.
  • Utilizar preservativo en relaciones sexuales (el riesgo de cáncer de cérvix se reduce en un 80 % en mujeres cuyos compañeros masculinos usan preservativos).
  • Seguir los programas de vacunación contra el VPH (virus del papiloma humano).
  • No tomar tratamiento hormonal sustitutivo en la menopausia.

Los seguros pensados para mujeres
Así las cosas, las compañías de seguros han visto que había una necesidad que cubrir en este colectivo y han desarrollado productos pensados para la mujer. Son pólizas de seguros de vida específicos para mujeres con enfermedades graves que añaden un anticipo de capital o un capital adicional para afrontar la enfermedad en buena situación económica.

De este modo, la mujer puede dedicarse a la recuperación sin que nada merme su situación financiera o la de sus hijos y su pareja, si es el caso. Además, las compañías ofrecen servicios añadidos como ayudas especiales a domicilio, facilidades estéticas, etc. que suelen ser necesarias en caso de afrontar el tratamiento del cáncer.

Por ejemplo, la web elmejorsegurodevida.com incluye estos seguros específicos para mujeres entre su oferta variada de productos aseguradores de vida, de hipoteca, de enfermedades graves, de dependencia, etc.

En el apartado de seguros de vida para la mujer se puede hacer una simulación que resulta cómoda porque, para empezar, permite elegir el importe que se desea pagar.

Un coste asumible para todos los bolsillos
Por 75 € al año, la opción más baja que arroja el comparador de esta página, hay varios seguros de vida que suman la protección en caso de cáncer femenino.

Por el mismo precio anual, 75 €, para el supuesto de una mujer de 40 años, Asisa garantiza 10.000 € en caso de cáncer femenino. Además, incluye servicios asistenciales durante el tratamiento oncológico, como adquisición de peluca, cursos de estética, personal sanitario a domicilio, manitas para chapuzas domésticas y asesoramiento médico telefónico las 24 horas, algo que se agradece mucho en estas situaciones, sobre todo en el caso de mujeres que vivan solas; incluso es posible contratar un servicio asistencial para mascotas.

Aegon ofrece, por 90 € al año, una cobertura de 30.000 € para la mujer a la que diagnostiquen un cáncer de mama. Cubre también una segunda opinión médica especializada, 5 sesiones presenciales de apoyo psicológico, 50 horas de ayuda a domicilio, orientación médica ginecológica, asesoramiento en nutrición y dietética, test de hábitos saludables, teléfono gratuito para orientación médica y psicoemocional, etc.

Por 70 € al año, la compañía Liberty ofrece 33.680 € cuando se produce el diagnóstico de la enfermedad. Por un poco más, 140 €, la asegurada con un cáncer femenino recibe 53.780 €, asistencia médica telefónica 24 horas y asesoramiento psicológico. Por 220 € al año, Liberty en su modalidad «Vida en rosa» garantiza 85.766 €. Otra ventaja de esta compañía es que no aplica ningún recargo si la póliza se paga en dos veces, aunque también se puede abonar de forma trimestral o mensual con un 2 % de sobreprecio.

En esta web de elmejorsegurodevida.com se pueden realizar todas las simulaciones que se quieran y se puede proteger a uno mismo y a los familiares en las mejores condiciones del mercado. Es muy sencillo, se puede acceder desde el móvil o Tablet y si se desea una asesora especializada puede ayudar a elegir la mejor opción para cada uno.

Fuente Comunicae

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?