Comunicados

Cómo tener una alimentación saludable

Consejos para seguir una alimentación saludable

Una alimentación saludable
photo_camera Una alimentación saludable

La buena alimentación es indispensable para mantener un estado saludable. Ahora bien, llevar este tipo de rutina requiere de la incorporación de una gran variedad de ingredientes. Una dieta saludable aporta el estado nutricional adecuado, pero todo depende de la etapa de vida en la que nos encontremos.

Consejos para seguir una alimentación saludable

Las recomendaciones de alimentación saludables proporcionadas en este artículo van dirigidas a una población general. No obstante, esto no incluye a pacientes con enfermedades crónicas o con complicaciones asociadas a cirugías, ostomías, estenosis, entre otras.

Con el fin de llavar una alimentación saludable es importante conocer que alimentos aportan los nutrientes que necesitamos. Además, debemos conocer qué proporción comer. Por eso, es recomendable seguir las pautas impuestas en la Pirámide de la Alimentación Saludable.

Tener electrodomésticos que nos ayuden a elaborar alimentos saludables es de gran ayuda. Por ejemplo, gracias a las cafeteras superautomáticas podemos disfrutar de un buen café en el desayuno. O bien, tener a la mano una tostadora que nos permita hacer el mejor desayuno de nuestras vidas.

Recomendaciones para seguir una dieta saludable

La alimentación no siempre es saludable por lo que comemos sino también por cómo comemos. Por eso, para mantener un buen régimen y no morir en el intento te damos una serie de recomendaciones efectivas. Lo primero es dar prioridad a productos frescos en vez de procesados.

Muchas personas tienen la idea equivocada de que una dieta saludable es no comer. Más bien, se trata de mantener un horario regular para cada comida. De hacerlo así, cada persona tendría que realizar hasta 5 comidas durante el día. Aunado a eso, se recomienda comer despacio, masticando bien todos los alimentos. Evita comer parado, más bien comer sentado, relajado ayuda a la buena digestión.

El consumo excesivo tanto de grasas como de sal es nocivo para la salud. Los métodos más saludables y sencillos de cocinar los alimentos son al vapor, hervido y horneado. Estos ayudan a mantener los nutrientes de las comidas y además dan un buen sabor a estas.  La Organización Mundial de la Salud sugiere la ingesta de hasta 35% de grasas durante el día. No obstante, entre menos grasa mucho mejor.

La hidratación es parte fundamental de la salud. La recomendación médica es de 4 a 6 vasos de agua, lo que supone un consumo de 2 litros de agua diariamente. No obstante, esto no incluye el consumo de jugos y caldos que además de hidratar aportan vitaminas al organismo.

El consumo de carnes debe ser moderado, sobre todo cuando tienen grasas. También se debe mantener un nivel bajo de consumo de embutidos, pastelería, azúcares, bollería y bebidas gaseosas o azucaradas. En el mismo sentido, se debe consumir de manera moderada el alcohol, evitando a toda costa aquellas bebidas con alta graduación.

Beneficios de una alimentación saludable

No cabe duda de que tener una alimentación balanceada y seguir los consejos antes descritos ofrecen una gran cantidad de beneficios para la salud. Y es que la nutrición mejora la calidad de vida de todos. Claro está, la misma no solo implica alimentación sino también descanso y ejercicio. Estas tres funciones de manera equilibrada incluyen en el estado físico y mental de la persona.

Al seguir un régimen de alimentación saludable aporta beneficios insuperables a la salud, comenzando por la disminución de riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares. Al reducir el colesterol, mejoramos nuestra vida en todo sentido, por supuesto, las mayores ventajas las obtenemos a largo plazo.

 

Gracias a una alimentación saludable mantenemos los niveles normales de presión arterial. Además se reduce considerablemente el deterioro de funciones cerebrales y la memoria. En consecuencia, llegamos a una vejez con más energía y más lúcidos que quienes no siguen los consejos de una alimentación saludable desde jóvenes.

Los alimentos son fuente de energía, pero también hay ciertas comidas que más bien las reducen. Por lo tanto, si queremos realizar más actividades durante el día sin cansarnos, lo mejor es comer saludable.

Otra ventaja que no podemos olvidar de una alimentación balanceada es el fortalecimiento del sistema inmunológico. Aunado a eso, si dentro de la dieta incluimos alimentos ricos en calcio lograremos fortalecer nuestros huesos, y en consecuencia evitaremos enfermedades irreparables como la osteoporosis.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes