Comunicados

Consejos para planificar la cena de Navidad sin contratiempos ni apuros

Si no quieres fallar, mejor opta por productos auténticos y de la propia tierra

Cena de navidad.
photo_camera Cena de navidad.

Se acercan fechas importantes en las que la gastronomía se vuelve indispensable. Mucho más que para alimentarse, las comidas y cenas de Navidad son un punto de encuentro, la excusa perfecta para agasajar a los invitados, acercándonos más a la familia y amigos. De ahí que se necesite dar un toque especial al menú, moviéndose entre la elegancia y la tradición, la elaboración exquisita o la sencillez más suprema.

Pero precisamente por ello, podemos caer en un estado de estrés y nerviosismo al querer ofrecer lo mejor, contar con poco tiempo o no saber planificar bien un evento tan importante. Lo primero es relajarse y tomar buena nota de los consejos que te vamos a ofrecer. Y uno de ellos bien podría ser empezar a pensar en el mejor menú. Si no quieres fallar, mejor opta por productos auténticos y de la propia tierra, como comprar el cochinillo de Segovia. Así seguro que tienes el éxito asegurado. Pero ¿qué más puedes hacer para aliviar la carga?

5 consejos para una cena de Navidad perfecta

1. Planifica el menú con antelación

Ahora es el momento perfecto para planificar cuál es el menú que vas a servir el día de Navidad. Si ya tienes claro quiénes van a ser tus invitados, has de tener en cuenta si existe alguna intolerancia alimentaria o algún tipo de dieta especial. Estar atentos a estos pequeños detalles dice mucho del anfitrión.

Haz un listado con los platos que vas a servir, tanto en el aperitivo como el principal y los postres. Decide si vas a cocinar tú o algunos vendrán ya preparados. Haz un listado para que ninguno quede en el olvido. Y ten siempre en cuenta que, en muchos casos, en la sencillez está el éxito.

Busca el mejor lugar donde vayas a comprarlos. Si puedes conservarlos unos días antes, si están congelados o si son frescos y solo se pueden adquirir el mismo día. 

2. Adelanta trabajo en la cocina

Lo ideal es que hayas elegido un menú sencillo para así no tener que estar esclavizado en la cocina. No hay que olvidar que es un día para pasar tiempo con nuestros seres queridos, en su compañía, y no solo entre los fogones. 

Hay pequeñas tareas que, seguro, puedes ir adelantando antes de que llegue la noche y que te permitirán agilizar la cocción, la presentación o el servicio. Algunas salsas, por ejemplo, se pueden hacer días antes y tenerlas congeladas; los postres se sirven fríos y aguantan muy bien días antes; o también puedes optar por aperitivos ya preparados que no necesitan elaboración.

3. Comienza pronto y pide ayuda

Cuanto antes empieces a cocinar más relajado estarás a la hora de empezar la cena. Tómatelo con calma y ve paso a paso. Estas cenas suelen tener más comensales que cualquier día normal, así que no es extraño que la cocina se atasque. Relax. Una buena técnica es ir limpiando los enseres que utilices y guardándolos para, de este modo, evitar el caos. 

Otra idea es pedir ayuda en caso necesario. No tenemos que ser unos superhéroes. Si tenemos a alguien en casa, o alguno de los invitados se ofrece, aceptar su ofrecimiento es una idea estupenda para no agobiarnos y, además, hacerle partícipe de un evento tan importante.

4. Pon la mesa el día de antes

Salvo que sea la única de la que dispones en casa y te sea necesaria hasta el último momento, lo mejor es preparar la mesa con antelación. Esas cenas suelen estar acompañadas de una decoración y presentación distinta. Queremos ofrecer a nuestros invitados un toque de elegancia que nos llevará algo de tiempo preparar. 

Manteles, servilletas, cubiertos y platos. En el centro podemos adornar con alguna vela o centro de flores pequeño. Esos detalles que hacen que la cena sea realmente especial, más allá del menú.

5. Relajación y diversión

Ya está todo controlado, o quizás no tanto. Pero lo cierto es que ahora toca divertirse. No seas demasiado exigente contigo mismo. Seguro que tus invitados no van a estar mirando con lupa si las copas son de una calidad u otra, o si el jamón está más o menos salado. Se trata de una cena para disfrutar y estrechar lazos. Estar agobiado solo va a causar tensiones innecesarias que los comensales recibirán con poco agrado.

 

En la sencillez suele estar, la mayoría de las veces, el éxito de una buena velada. Así que lo mejor es que seas tú mismo y te dejes llevar por ese espíritu navideño que tanto se necesita. Pequeños detalles, hechos con mucho amor, es la mejor forma de triunfar en Navidad.

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?