Comunicados

Un futuro más verde para las finanzas

La certificación con los más altos estándares de CBI evita las áreas climáticamente relevantes e invertibles

Un futuro más verde para las finanzas
photo_cameraUn futuro más verde para las finanzas

El Banco Mundial y el BancoEuropeo de Inversiones, lanzaron hace más de 10 años, bonos verdes, los cuales abrieron el camino a todo tipo de inversiones que han logrado hacer billones de dólares, ya que se trata de proyectos relacionados con el clima, incluidas las energías renovables, la eficiencia energética y la protección y restauración del ecosistema.

Su papel central y fundamental proporciona lecciones y advertencias para la comunidad mundial a medida que expande las finanzas sostenibles con una urgencia cada vez mayor en diversas áreas, como obligaciones de préstamos colateralizados complejos, garantías de préstamos y monedas locales, y deuda subordinada.

El desafío inicial fue mucho más desalentador que desarrollar un prototipo vinculado al impacto ambiental. Fue para crear una nueva clase de valores que serían creíbles, replicables y atractivos para organizaciones medioambientales ypara inversores institucionales.

Hay proyectos que fueron creados con el fin de mejorar las condiciones del mundo, dentro de esos proyectos están todos aquellos proyectos relacionados con el clima y el medio ambiente, todo esto generó que una ola de inversores pusieran su dinero en cada uno de estos proyectos, y viendo el gran potencial que todo esto conllevaba, hizo que el Banco se centrara en estos bienes públicos clave.

Otro desafío importante, que seguirá afectando a todas las formas de financiación sostenible, ha sido garantizar que el impacto ambiental de los proyectos de bonos verdes sea transparente, verificable, medible y que cumpla con los estándares internacionales.

Desde el principio, el Banco Mundial desarrolló un modelo riguroso y transparente para verificar sus emisiones de bonos verdes. Han surgido varios marcos y protocolos robustos e influyentes para guiar a los inversores y emisores.

Este sistema no puede impedir que Jugadores dudosos entren en el mercado

Aunque hay leyes que buscan evitar todo tipo de fraudes, esto no puede impedir que jugadores dudosos ingresen al mercado. Los emisores han borrado u borrado las líneas entre proyectos sostenibles y no sostenibles, en diferentes proyectos como los bonos vendidos por Repsol y aun los proyectos como carbón limpio en China,

La reacción violenta contra tales proyectos ha provocado un debate más sólido sobre la necesidad de definiciones más precisas de los tipos de inversiones que contribuyen a la sostenibilidad y cuánto, y en Okbrokers  podrás aprender como reconocer este tipo de inversiones.

Los inversores que se adhieren a las pautas de ICMA o CBI pueden estar seguros de que están apoyando la infraestructura de bajas emisiones y la reducción de emisiones profundas, tal vez por un error. Por ejemplo, para evitar controversias, la certificación con los más altos estándares de CBI evita las áreas climáticamente relevantes e invertibles, como la energía nuclear y cuestiones como el transporte aéreo, que representa el 2 por ciento de la intensidad global de carbono de las emisiones, y sigue creciendo. Además, el análisis metódico sector por sector lleva tiempo.

Las agencias han explorado recientemente marcos para industrias como el cemento y el acero, que en conjunto contribuyen del 15 al 17 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono,a fin de poder generar una infraestructura que logres transformar lo marrón en verde y adaptarse al cambio climático.

Las finanzas sostenibles pueden estar experimentando una era dorada de innovación. Nuevos valores y estructuras de inversión están surgiendo con cada año que pasa, por lo que la interrogante que muchas personas se hace es de qué manera esta creatividad abre paso a un mercado en que tanto la tasa de rendimiento como los riesgos sean totalmente transparentes, comparables y accesibles de manera que puedan monetizarse de manera consistente.

El enigma riesgo-retorno para quienes invierten en finanzas verdes es generalizado y desafiante. ¿Deberían los inversores aceptar un rendimiento más bajo de los bonos verdes de un emisor determinado que las ofertas "marrones" de ese emisor? ¿Deberían los emisores esperar costos financieros más bajos, un llamado greenium? ¿Deberían aceptar tasas de rendimiento internas más bajas sobre inversiones privadas de capital privado o infraestructura verde?

La reacción inicial de los fiduciarios ha sido, en muchos casos, "no", pero esto está cambiando. Se está haciendo un gran esfuerzo para cuantificar mejor los riesgos y rendimientos a largo plazo asociados con el clima y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, en comparación con las ganancias a corto plazo. El progreso comienza a mostrarse.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable