Comunicados

Presentación de una nueva biografía de Miguel Hernández, en el 109 aniversario del nacimiento del poeta

Imagen de Miguel Hernández en la puerta del Ayuntamiento de Valencia en julio de 1937
photo_cameraImagen de Miguel Hernández en la puerta del Ayuntamiento de Valencia en julio de 1937

Buenas tardes, es para mí una emoción grande estar aquí esta  tarde para presentar por primera vez este libro en Orihuela, en la ciudad natal de Miguel Hernández, que mañana día 30 se cumplen los 109 años de su nacimiento. Ciudad a la que tantas veces he venido a la Fundación, a la salida de la Senda del Poeta, o a la Biblioteca Pública Fernando Loazes y también a la María Moliner donde tengo libros donados y un cuadro. La portada de este libro es un cuadro mío, porque también pinto.  Y tantos buenos amigos que tengo y conservo en la ciudad del Oriol, presentar en la librería Codex el libro "Miguel Hernández. Poeta del pueblo (Biografía en 40 artículos".

El vídeo del día

Atascos en la entrada a Madrid por la A-6 tras la colisión de dos camiones.

No quiero olvidarme de recordar   las muchas tardes que pasé con mi mentor y amigo hernandiano Gaspar Peral Baeza (un hernandiano de corazón), con el que aprendí y me enseño (porque la vida de Hernández te la tienen que enseñar como una asignatura),  en su casa de La Torre de las Águilas en su Archivo Hernandiano de la Albufereta, donde nace este libro y otros que también tengo publicados, como  sobre: Ramón Sijé, Carlos Fenoll, Jesús Poveda, Manuel Molina, Vicente Ramos y Juan Gil-Albert, entre  otros poetas y escritores. Sin su oceánico archivo yo no hubiera podido escribir este libro ni otros que tengo. Yo conocí a Gaspar Peral en el cementerio de Alicante en un Senda del Poeta, allá por los años 2004, para honrar al poeta en su tumba, por los anuales aniversarios de su muerte.  Tumba, en la que he coincidido muchas veces con oriolanos como Manoli, su marido Atanasio que en paz descanse, Aitor, Leonís, Giner, Paco Esteve…

Y os preguntaréis por qué lleva el libro el título de “poeta del pueblo”, simplemente porque es cierto, el destinatario último de la obra hernandiana es el pueblo llano (tanto su poesía como sus dramas), y porque lucha por la libertad y la justicia social y del abuso de poder, y en defensa de los más débiles y marginados, contra la explotación infantil como en “El niño yuntero” de su poemario Viento del pueblo de septiembre de 1937, que es su más clara voz y arma poética de lucha, como él decía, la poesía es un arma de combate. Lo de viento como ente comunicador con el pueblo, lo explica en el prólogo de este libro dedicado a Vicente Aleixandre “Los poetas somos viento del pueblo nacemos para pasar soplados”. Aventados en su garganta como en “Vientos del pueblo me llevan/ vientos del pueblo me arrastran/ me esparcen el corazón/ y me aventan la garganta”. Qué gran hallazgo es esta metáfora del viento del pueblo que nos trae el olor del sudor de los campesinos, de los desheredados de la tierra, de los más humildes. Este libro decía tanta verdad que fue censurado por los Nacionales cuando entraron al poder, y aún en los años 60 y 70 seguían, solapadamente, censurándolo como han descubierto Aitor y Juan José Sánchez. Censurada sus obras, simplemente por afiliación ideológica comunista y republicaba, en cambio José María Pemán, poeta monárquico y franquista, autor Poema de la Bestia y el Ángel, Zaragoza, Jerarquía, 1938, tenía libre el campo de las publicaciones, y hoy día es al revés, por medio de la Ley de Memoria Histórica se le está quitando los nombres de las calles a los franquistas.

Por descubrir yo el expediente militar del padre de Josefina Manresa, guardia civil, asesinado en Elda por milicianos en agosto de 1936,  Eutimio Martín, me cita varias veces en su libro El oficio de poeta, de 2010, precisamente por este descubrimiento e intercambio de libros he mantenido correspondencia con él, y estuvo en la Lonja en el Centenario. Recientemente el escritor y novelista de Molina de Segura, Paco Illán Vives, elogia mi descubrimiento de la octava real «Retrete», de Perito en lunas, que no se refiere a  un retrete (lugar retirado) como dice el título, sino a la Inmaculada Concepción, por lo de la luna monda a sus pies pisando la serpiente. Con mi amigo Aitor también hemos intercambiado muchos libros y artículos. He mantenido correspondencia con la mayoría de hernandianos, recuerdo las cartas de Antonio García-Molina Martínez, con Manuel Martínez Galiano que hizo el prólogo al incomprendido libro de Ramón Sijé La decadencia de la flauta y el reinado de los fantasmas, con Juan Cano Ballesta, Frascos Javier Diez de Revenga, con Vicente Ramos, José Carlos Rovira que me hizo el prólogo para mi Simbología secreta de Perito en lunas, con Agustín Sánchez Vidal, Carmen Alemany, a José María Balcells,  Paco Esteve que me hizo el prólogo a mi libro Simbología secreta de El rayo que no cesa; Manuel Roberto Leonís me hizo el prólogo a mi libro ilustrado sobre El hombre acecha como eje de la poseía de guerra;  Juan José Sánchez, Aitor L. Larrabide, Julio Calvet (mañana tiene en la Fundación CAM una conferencia sobre el mito de Don Juan Tenorio). Hace unos días en la Sede de la Universidad estuve hablando con Lucía Izquierdo y José Luis Ferris. El 5 de septiembre estuve con Juan Manuel Carcasés en Club Información.

Este libro ha sido corregido por una especialista en correcciones de ECU, con arreglo a las últimas directivas de la RAE, por ello, os encontraréis que no hay acentos en el pronombre personal “este”, o en tan solo, o que se ha sustituido el punto de los millares por un espacio, quitan muchas cursivas y entrecomillados, que se ponían antes. A mí, particularmente no me gustan pero una editorial ha de ajustarse a las normas de la RAE

Entrando en materia

La vida de Miguel Hernández es, como escribiera María de Gracia Ifach «apasionada y apasionante» y de una fuerte carga emocional, demás tiene una personalidad arrolladora e inconfundible. Pienso que en mi libro hay cosas que podría aumentar los saberes de los simpatizantes de Hernández, y es así porque mi sistema monográfico consiste en profundizar en cada uno de loss 40 artículos-temas seleccionados (Se podrían haber añadido más artículos, por supuesto, ya que yo he escrito más de un centenar de ellos pero un libro de 800 páginas es inviable para cualquier editorial por el incremento de su precio), y además el lector puede ir directamente al tema que le interesa, sin tener que leerse todo el libro (porque además al final tiene un índice onomástico). Mi página web Miguel Hernández, multimedia-centenario, contiene más de quinientas cincuenta mil visitas y hay miles  de comentarios, fotografías y vídeos.

Como he dicho la vida de Miguel Hernández es muy compleja, por los avatares de tantos viajes a Madrid antes la Guerra Civil, Misiones Pedagógicas, su trabajo de Espasa Calpe, y luego durante a la Guerra, director de los Altavoces del Frente Sur y Extremadura, el II Congreso, su viaje a la URSS, detención y cárceles «estoy haciendo turismo» le escribió a Josefina Manresa desde la prisión de Yeserías en noviembre de 1940, más los dos sumarios que le instruyeron el 21.001 y el 4.487, con la codena a muerte y su conmutación por Franco por la de 30 años de reclusión mayor, gracia a los amigos falangistas y franquistas. La clemencia de Caudillo, no se la comunicaron, oficialmente, hasta meses después. Visitas de José María Cossío, Rafael Sánchez Mazas, o Dionisio Ridruejo para que renuncie a sus ideas republicanas y se adhiera al nuevo Régimen.

Es una biografía muy complicada, todavía hay asuntos o cartas inéditas por descubrir (hay muchas cosas que no sabemos y que no sabremos nunca), cómo por ejemplo: cuándo recogió Miguel  las «capillas» (hojas de un libro sin cortar ni encuadernar) de El hombre acecha en la imprenta de la Tipografía Moderna de Valencia,  se dice que si en marzo cuando terminó la guerra.  Cuando, en realidad, no tuvo tiempo de ir a pie a Valencia, porque salió de Madrid el día 9, y llegó a Cox el 13 según Ramón Pérez Álvarez, el 14 le escribió un carta a José Maria de Cossío. Estos errores y otros muchos más lo aclaro en mi libro.   Se ha escrito que la policía portuguesa  salazarista entregó a Miguel a la Benemérita (por 20 duros no por 5 pesetas como he leído) cuando fue al Cuerpo de Investigación y Vigilancia de Fronteras, que era una policía de seguridad de fronteras, quienes le torturaron  hasta orinar sangre de los calabozos de Rosal de la Frontera en Huelva. Se ensañaron con él  por ser escritor, periodista y “adhesión a la rebelión”, y lo condenan a muerte por ser calificado en el sumario como “el poeta de la revolución” según la sentencia a muerte 18-01-40, lo cual es totalmente desproporcionada. Condena que todavía no se ha podido anular. En 2010 se les concedió a los herederos la “Declaración de Reparación y Reconocimiento Personal, en virtud de la Ley 52/2007, de la Memoria Histórica”, que yo leí en el cementerio de Alicante en 2010.

Es que hemos dado por cierto muchos errores y mitos, como que se acercó a Madrid cuando el 22 de abril de 1939 salió desde Orihuela en tren con un salvoconducto de la Comandancia Militar de Orihuela para Sevilla, Jerez y Cádiz, con las 200 pesetas que le dio su hermano Vicente; que fue, quien, suponemos, le hizo las gestiones para obtener el salvoconducto. No podía volver a Madrid cuando había salido de allí «escopetao» y tiene que buscar a José María de Cossió para poder  salir del cerco de los casadistas en captura de comunistas; y, además no tenía a Madrid como destino en el salvoconducto de Orihuela.

Al finalizar la guerra, le abandonaron sus propios camaradas a sus suerte en Madrid, y me refiero al matrimonio Rafael Alberti y María Teresa León (una mujer que abandonó en Burgos a su primer marido ya a sus dos hijos pequeños), que se vieron en coche con el general Hidalgo de Cisneros a Elda, a 30 ó 40 kilómetros de Cox, que luego salieron huyendo el 7 de marzo en avión hacia Orán desde el aeródromo del Fondón en Monóvar. Muchos años después en 1970 en una edición de Buenos Aires, publica Memorias de la melancolía, Teresa de León cuenta que le propinó una bofetada que lo tiró al suelo por proferir Hernández unos insultos (palabras que no voy repetir aquí, y de todos sabidas) en contra de las mujeres de la alianza (Alianza de Intelectuales Antifascistas) en la calle Marque del Duero 7, porque teniendo la guerra perdida estaban celebrado una fiesta, e incluso de disfraces con los trajes que tenían en los armarios de los conde de Heredia-Spínola. No me creo que Hernández dijera tales  insultos y después los escribiera en una pizarra. Me puedo creer lo de la bofetada pero no los insultos de Miguel. No le pusieron en la lista para asilarse en la Embajada de Chile, Aunque Carlos Morla Lynch se entrevistó con Miguel de la mano del poeta chileno Juvencio Valle,  y no quería asilarse, sino venir a Cox para ver a su mujer y su hijo (el 2º hijo Manuel Miguel, el primero muro con diez meses de edad) porque no los podía dejar abandonados, ya que no tenían ningún amparo de sus suegros a 10 kilómetros en Orihuela.  Y Maria Teresa escribe que Hernández dijo “regreso a Frente” cuando ya no había frente. Y además Miguel había venido a Madrid desde Valencia para ser padrino de la boda de su amigo Antonio Aparicio Herrero con Emilia Ardamuy Rodríguez.

Lo del viaje a Valencia lo cuenta  Hernández en carta datada en Valencia 18 de febrero de 1939, a su mujer. Había ido a Valencia a la Academia de Oficiales del VI División en Albalat del Sorell,  recoge algunas cosas y seguramente en esta fecha es cuando recoge las «capillas» (hojas sin cortar ni encuadernar) de El hombre acecha, (como sabemos fue destruida por la nacionales a su entrada en Valencia, finales de marzo 1939).  En la Academia, Hernández no estaba estudiando para oficial sino que estaba como orientador para enseñar a los alumnos en la confección de un mural (según declaró en el atestado de Rosal de la Frontera el 4 de mayo de 1939). El desfile de la victoria de Valencia por los nacionales se celebró el 31 de marzo.  Sería por esas fechas cuando destruyeron la edición, prevista de unos 50.000 ejemplares. 

Yo considero a Miguel Hernández una víctima, primero de su padre maltratador, segundo camaradas comunistas, que lo abandonan en Madrid al finalizar la guerra, luego de los franquistas que lo dejaron morir, por su falta de atención médica en las prisiones, y encima don Luis Almarcha chantajeándole para que se regenerara a la religión (con visitas por él mismo y a través del Padre Vendrell y Vicente Dimas cura de El Altet). Los comisarios de guerra frente populistas (Modesto o el comandante Carlos, Liste…) lo llamaban para todos los frentes para recitar sus poemas y alentar a las tropas republicanas o dirigir las revistas del Altavoz del Frente Sur en Jaén y en Extremadura (Castuera, en concreto donde estaba la Plana Mayor del 68 División). En las Misiones Pedagógicas cobraba unas míseras 10 pesetas diarias. En 1937, después del viaja a la URSS como delegado republicano para el V Festival de Teatro Soviético, le concedieron un accésit del 3º premio Nacional de Literatura por su obra dramas Pastor de la muerte (defensa de Madrid), de 3.000 pesetas que no le pagaron. En cambio sí le pagaron 3.000 pesetas por Viento del pueblo, de Socorro Rojo Internacional de Valencia. Cuando estuvo en la cárcel, su viuda no cobraba nada de los republicanos en el exilio, que recaudaban donativos para la causa republicana. ¿En que se gastó este dinero, un capital de entonces, cuando un sueldo medio era 200 pesetas mensuales?

 Lo que se cuenta de que  Vicente Aleixandre le regalara un reloj de oro de ley, es una falacia, una mentira y una elucubración de biógrafos, era un reloj de pulsera según Josefina Manresa pagina 18 de su libro, y en Juan Guerrero Zamora página 34 de Proceso a Miguel Hernández. Sumario 21.001.   ¿Cómo iba a ir un soldado miliciano con un reloj de oro capitalista? O ir a la URSS. Y cuando además estaba siempre sin blanca. Además cuando su hermano Vicente le tuvo que dar 200 pesetas para viajar a Sevilla en abril de 1939, si llevara el reloj de oro, le hubiera dicho su hermano «pues vende el reloj de oro, ¿no?». Tema que queda por aclarar.. Lo  he investigado y estoy convencido de se lo han sacado de la manga lo del metal del reloj. Cuando lo detienen cerca de Moura llevaba 25 escudos y 40 centavos portugueses, de ser de oro le hubiera pagado más. Esto lo ha descubierto hace poco. Además Vicente Aleixandre se lo debió comprar a su primo Vicente Aleixandre González que tenía una joyería en la Gran Vía de Madrid. Porque el  enfermo Aleixandre, no debía tener muchos fondos económicos, su valedor era el poeta antequerano José Antonio Muñoz Rojas.

El padre de Miguel Hernández (Miguel Hernández Sánchez (1878-1952), tratante de ganado, con cuenta corriente en un banco de Orihuela) lo comparo con un caballo de los que llevaba a las plazas de toro para tercio de varas: carne equina. No solo que lo maltrataba sino que no quiso que estudiara una carrera eclesiástica y lo puso de pastor como al hermano Vicente, sino que no le ayudó en sus viajes a Madrid, no le regaló nada cuando se casó, nunca fue a visitarlo cuando estuvo preso, no se compadeció de su nuera Josefina Manresa, ni sus nietos que se morían de hambre (pan y cebolla comían). No fue a la enfermería del Reformatorio de Alicante a verlo, ni al entierro, y cuando le dijeron que se había muerto dijo: «Él se lo ha buscado». No movió un dedo por su hijo. Esto no es ser un padre, sino un animal. Y la madre Concha Gilabert Giner era de las sumisas, obediente absoluta de la voluntad del marido, murió en diciembre de 1942, meses después de su hijo. El padre falleció diez años después también en diciembre de 1952.

Así podría estar hablando horas y horas de los muchos errores en la biografías existentes, no quiero decir que las otras sean malas, sino que la mía tiene un planteamiento diferente, basada en monográficos que profundizan en los personajes más destacados de su vida y obras, que repito que es muy complicada y además todavía no existe una cronología biográfica detallada de toda su vida: día a día, o mes a mes. Pero eso debe hacerlo los jóvenes investigadores. Yo he llegado hasta aquí, y ojalá otros digan pues Palmeral se equivocó aquí o allí. Respecto a la vida y obra de Hernández hay que especializarse por temas, por ejemplo: poesía, teatro, guerra civil, periodista, prosista, epistolario o procesos, que es lo que me he especializado yo, en los dos procesos los sumarios 21.001 y 4.487 Al (descubierto de Enrique Cerdán Tato en 2010). Si antes del 2010, había un centenar de libros sobre Miguel Hernández, hoy son inacabables las antologías, revistas, artículos, comentarios etc., sobre él. Es tan compleja que su biografía no se aprende sino que se la enseñan, como si fuera asignatura académica.

Y para terminar, os pido, a los que lo quieran leer el libro  que lo miren con ojo crítico porque  ni son todos los que están, ni están todos los que son.. Y siempre se puede encontrar algo que no se sabía, las biografías nunca estarán completas.

Si quiere alguien hacerme alguna pregunta que lo haga después del recital del Foro Social para no perder tiempo. Cantó la cataautora Emeralda.

Ramón Fernández Palmeral

Orihuela, martes 29 de octubre de 2019

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?