Comunicados

Presentación de Ramón Fernández Palmeral, por Francisco Javier Catalán por la presentación de su libro sobre la nueva biografía de Miguel Hernández

Libreria Codex. Alicante
photo_cameraLibreria Codex. Alicante

Ramón Palmeral estaría pues encuadrado en el grupo o modalidad de acercamiento popular y desinteresado al estudio de Miguel Hernández, junto a nombres como el de Vicente Ramos, Ramón Pérez Álvarez, Gaspar Peral Baeza, Manuel-Roberto Leonís, Antonio García-Molina o Francisco Martínez Marín, entre otros muchos y cada uno de ellos en su justa dimensión.

Ramón Fernández Palmeral es manchego de nacimiento y alicantino de adopción. Artista polifacético -escritor y artista plástico- y para el caso que nos ocupa, sincero y sentido admirador de Miguel Hernández. Hoy nos presenta en la librería Codex su libro Miguel Hernández. Poeta del pueblo (biografía en 40 artículos) editado por ECU de Alicante.

Su acercamiento al poeta a lo largo de toda su vida lo es desde el cariño y la honestidad, sin mayor interés que el de honrar su memoria y honrarle contribuyendo a difundir su conocimiento en el más amplio sentido del término. De entrada esto comporta un cierto aval de credibilidad a su labor, al margen de cualquier otro tipo de consideración.

 Y es que a Miguel Hernández, poeta controvertido, cabe acercarse desde distintas vertientes o con distintos propósitos (hablamos de un poeta que, sin ninguna duda, trasciende lo puramente literario):

  • Acercamiento ideológico: su afiliación al Partido Comunista, más coyuntural que filosófica según una amplia corriente de investigación, ha provocado la clara y persistente instrumentalización política de Hernández, lo que se traduce, desde esta óptica, en una visión sesgada, parcial e interesada de su vida y obra que poco contribuye a su justo posicionamiento.
  • Acercamiento académico: en este ámbito el estudio del poeta se aborda por profesionales del mundo académico literario (filólogos, catedráticos y profesores de literatura fundamentalmente).

Y en buena lógica se va a atender esta empresa de un modo integrado en la actividad o el trabajo diario del estudioso, que dispone de formación previa e instrumentos de trabajo a su alcance en mayor medida que cualquier otro profesional, pues los posee por razón de su oficio.

La agrupación de estos profesionales de las letras en torno de un mismo objeto de estudio, viene a constituir “de facto” una suerte de cuerpo de élite más o menos endogámico y cerrado, lo que en la práctica se traduce en un cierto adueñamiento, también y en este caso, del estudio de Miguel Hernández.

  • Acercamiento popular: éste es el que se produce por individuos sin ningún tipo de servidumbre política ni obediencia debida a consigna ideológica alguna. Y lo hacen necesariamente al margen de sus ocupaciones profesionales, que poco o nada tienen que ver con la investigación biográfica y literaria.

De entrada y sólo por esta única razón, este acercamiento podría presumirse (presunción “iuris tantum” o salvo prueba en contrario) el más puro y honesto de todos ellos.

Y este razonamiento personal se ilustra con claros ejemplos.

A nadie escapa el interés partidista por mantener, alimentar y enarbolar el mito político de Miguel Hernández, no tanto en cuanto luchador social con carácter genérico (nada que objetar) sino como afiliado al partido comunista y por ello paradigma excepcional y reivindicativo en la actualidad de los postulados ideológicos marxistas (nada más lejos de la realidad).

El ejemplo más claro de coto cerrado a nivel académico respecto al estudio de la vida y obra del poeta de Orihuela, nos retrotrae al año 2002 cuando el escritor José Luis Ferris aborda el estudio biográfico de Miguel Hernández, apuntando una serie de conclusiones que en su día fueron meras conjeturas bien argumentadas y que despertaron la ira (de lo que fui testigo presencial en el II   Congreso Internacional Miguel Hernández) en el seno de la ortodoxia académica hernandiana.

Conjeturas muchas de las cuales con posterioridad han sido documentalmente confirmadas.

Y ejemplo muy válido de aproximación popular al autor de “El rayo que no cesa” viene representado por Fernández Palmeral.

 De Miguel Hernández se dice de modo impreciso que es un poeta autodidacta. De un modo preciso, sin embargo, cabe definir a Palmeral como biógrafo completamente autodidacta.

Fernández Palmeral estaría pues encuadrado en este tercer grupo o modalidad de acercamiento popular y desinteresado al estudio de Miguel Hernández, junto a nombres como el de Vicente Ramos, Ramón Pérez Álvarez, Gaspar Peral Baeza, Manuel-Roberto Leonís, Antonio García-Molina o Francisco Martínez Marín, entre otros muchos y cada uno de ellos en su justa dimensión.

 Evidentemente esta triple división apuntada no alude a compartimentos estancos, sino permeables entre sí.

 Tampoco se trata aquí de ir repartiendo carnés de pureza hernandiana. Así, se puede abordar la vertiente política (comunista) de Miguel Hernández con total honestidad, aún a riesgo de errar en el planteamiento y conclusiones. Del mismo modo se puede ser profesional de las letras (vivir de esto) y entregarse al estudio de este poeta con absoluta devoción. Y desde luego los hay que se acercan a nivel popular al estudio de Miguel Hernández, sin mayor aspiración que la vanagloria personal del “personaje” en cuestión.

 La dilatada trayectoria de Fernández Palmeral en el ámbito que nos ocupa, el fruto editorial de ese ingente trabajo, así como la discreción y dignidad con las que ha transitado por este fascinante universo hernandiano, unido al carácter firme y directo del autor de este estudio monográfico, le hacen acometer este reto con total solvencia.

 Palmeral se toma muy en serio la empresa autoimpuesta y la lleva a niveles merecedores de gran consideración.

 Realiza un estudio cruzado y exegético sobre la base de lo ya escrito acerca del poeta de Orihuela, enriquecido con los propios conocimientos adquiridos fruto del trato con personas relevantes en la cosmogonía hernandiana, en ese universo popular hernandiano que fundamentalmente y en buena lógica irradia de Orihuela.

 Así, Palmeral pone en valor los conocimientos del oriolano Ramón Pérez Álvarez, gran amigo de Miguel hasta los últimos instantes de su vida (de hecho fue una de las personas que amortajó el cuerpo sin vida de Miguel y recogió los escasos enseres personales del poeta).

 Conocimientos de Pérez Álvarez recopilados por la Fundación Cultural Miguel Hernández en el libro “Hacia Miguel Hernández”, a partir de las colaboraciones de Ramón Pérez en la revista oriolana La Lucerna.

 Reconoce asimismo Ramón los conocimientos de Manuel-Roberto Leonís Ruíz, otro abnegado oriolano y estudioso hernandiano, con quien mantiene una estrecha relación de amistad.

 Y es que, aunque algunos lo pretendan, no es posible escribir sobre Miguel Hernández con la suficiente credibilidad sin “pisar” Orihuela al nivel que lo hace Palmeral.

 Y ello a pesar del estigma recaído durante tantos años (con razón) sobre la ciudad natal del poeta; pues como es habitual en todos los lugares y en épocas de conflicto bélico con las personas que se significan tanto políticamente como hizo Miguel, en esta tierra necesariamente habría de encontrar el poeta a sus peores enemigos, fruto de la envidia y el resentimiento amplificados por la relación de vecindad, así como también y por la misma razón a sus más leales amigos y defensores.

 La sorprendente e inesperada ingenuidad de Miguel Hernández, que nada tiene que ver con la integridad de sus ideales, fue lo que le impidió percatarse a tiempo de este gran peligro cuando decidió volver a Orihuela tras el fin de la guerra.

 Hace especial hincapié Ramón Fernández en su estrecha relación con el alicantino Gaspar Peral Baeza, poseedor del mayor archivo documental privado sobre Miguel Hernández; personaje éste imprescindible para cualquier estudioso hernandiano que aspire a ser reconocido como tal.

 Con la lectura de este libro constatamos que hay un minucioso estudio de campo realizado y mucho material documentado leído por su autor.

 El formato de artículos monográficos le permite abordar los temas hernandianos con mayor detenimiento y con un resultado que resulta no obstante ameno para el lector.

 La sensación cuando se acomete la lectura de este libro es la de estar conociendo determinados aspectos relevantes de la obra y especialmente de la vida de Miguel Hernández de un modo directo, del modo más natural, cercano y auténtico que uno puede aspirar a encontrar en un estudio biográfico sobre el poeta de Orihuela. Esto lo convierte en una obra doblemente atractiva.

Atractiva por lo coloquial que resulta su lectura y atractiva también por el magnetismo que provoca en el lector.

Al tratar este libro aspectos muy concretizados de la vida y obra del autor de “Perito en lunas”, ello se traduce a su vez en un trabajo de carácter abierto. No es una biografía circular o cerrada, sino lineal. Y deja al lector a expensas de la energía y propósito de su autor de abordar nuevos aspectos relacionados con la figura de su admirado Miguel Hernández, que den lugar a sucesivas publicaciones en formato libro.

La edición llevada a cabo por ECU (Editorial Club Universitario), una vez más y tras más de 25 años en el panorama editorial español, está claramente a la altura de la empresa acometida y resuelta satisfactoriamente por Fernández Palmeral.

Mención aparte merece el detalle final del álbum de dibujos a plumilla, obra del propio Palmeral, alusivos a Miguel Hernández y que son una obra de arte en sí misma.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?