Comunicados

Sanidad: ¿Es capaz el Gobierno de influir sobre el desarrollo del Covid?

La hostelería y el transporte público

Covid
photo_camera Covid

Un diez por ciento de la población española ha contraído el coronavirus desde el inicio de la pandemia, de acuerdo con un reciente estudio hecho público por el Ministerio de Sanidad. La atención, tras las fiestas navideñas y de fin de año, se fija ahora en cómo reducir al máximo de lo posible los efectos negativos de la tercera oleada del Covid a nivel nacional.

En este sentido, el Gobierno central ha pedido a los ciudadanos y empresas que extremen al máximo las precauciones, dado el gran número de desplazamientos que se han producido recientemente en estas fechas de tradicionales encuentros familiares de la Navidad. A este respecto, el uso de la mascarilla quirúrgica y otras medidas de precaución, como respetar la distancia de seguridad, siguen siendo primordiales.

Entre las actuaciones básicas que el Ejecutivo pide a la sociedad española se encuentran varios consejos pensados para que este tercer envite del coronavirus sea lo menos perjudicial posible para la sanidad pública.

Entre ellas, se sigue sugiriendo la idea de priorizar los encuentros al aire libre, como quedar para pasear u otras actividades como ir al parque. Y, por supuesto, cumplir a rajatabla las medidas para cada región que dicte la comunidad autónoma en cuestión.

La hostelería y el transporte público

La hostelería es uno de los sectores más castigados económicamente por el impacto social y médico de la pandemia. Sus protestas han sido frecuentes en los últimos meses y semanas, pidiendo sobre todo medidas de protección y que no se limiten tanto los horarios de apertura.

En cuanto a su situación, además de las ayudas de los expedientes de regulación temporal de empleo, el Gobierno ha anunciado otras ayudas para el alquiler, como asistencia para sobrellevar estos duros meses para el sector.

Cada comunidad autónoma ha concretado sus propios criterios sobre los horarios de este tipo de establecimientos. Las normas a seguir por prudencia siguen siendo las mismas. En el interior del local, se debe asegurar una adecuada ventilación. Paralelamente, se aconseja hacer uso de la mascarilla cuando no se esté comiendo ni bebiendo.

Organizar las compras

En cuanto a las compras de alimentos y otros suministros esenciales para el hogar, se recomienda no acudir a los supermercados en horas punta para evitar las grandes aglomeraciones, a la vez que -esta vez más que nunca- se incide en la necesidad de apoyar al pequeño comercio. Además, los comercios y calles comerciales respetarán el aforo previsto, asegurándose el mantenimiento de la distancia interpersonal de seguridad.

Otro aspecto fundamental es el del transporte, con especial hincapié en la conveniencia de reforzar la cantidad y frecuencia de los mismos, sobre todo, durante las horas de mayor flujo de usuarios. Cuando sea posible, es mejor que los desplazamientos se hagan al aire libre. Por supuesto, sin olvidar el uso obligatorio de la mascarilla.

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte

El papel de los ciudadanos

No solo se habla de la responsabilidad del Gobierno en cuanto a la reducción y control del número de nuevos casos. Distintos especialistas apuntan también al deber de todos y cada uno de los ciudadanos a nivel individual para poner su granito de arena y no contagiarse ni iniciar una red de contagios, y más tras unas fechas como las navideñas, en las que el mayor número de contactos sociales ha hecho que el número de contagiados se dispare en múltiples puntos de la geografía española.

¿Se puede controlar casa por casa para ver si todas los familiares y allegados están cumpliendo con las indicaciones para

evitar una peligrosa oleada en enero del próximo año? Evidentemente no, pero ahí es donde entra la ética de cada ciudadano de cara a sacrificarse por el bien común ante la tentación de disfrutar de tiempo fuera.

Recomendaciones básicas

Algunos de los consejos prácticos más repetidos por los expertos insisten en los mismos aspectos que hemos oído hasta la saciedad para las cenas y otros encuentros sociales de navidad, como son mantener ventilada la casa, ponerse la mascarilla mientras no se esté comiendo o bebiendo o no elevar demasiado el volumen de la voz, ya que así se evita expulsar más partículas de saliva, una sustancia en la que puede expandirse el virus.

Movilidad entre regiones

Es otro de los aspectos que más debate ha suscitado a nivel nacional y entre las propias administraciones autonómicas, sobre todo, teniendo en cuenta el flujo masivo de personas de vuelta a sus ciudades de origen tras las vacaciones de Navidad.

En este caso, las medidas varían mucho según la región, dentro de unos parámetros básicos fijados por Moncloa. Por ejemplo, Valencia fue la primera en anunciar un cierre estricto, sin excepciones, antes de las vacaciones de Navidad.

En estos días se han sucedido distintas medidas anunciadas por varias comunidades autónomas, cuya rigurosidad e intensidad difieren en proporción a las estadísticas de cada zona.

No sería de extrañar que en distintas partes del país se sigan tendencias más duras como las del confinamiento que se está llevando a cabo en el Reino Unido, que está previsto que dure al menos hasta mediados de febrero.

Y es que, en palabras del propio primer ministro británico, Boris Johnson, está previsto que las próximas semanas “sean las más duras hasta el momento”, dado el temor de las autoridades a que los propios servicios sanitarios colapsen ante el volumen de casos graves que se esperan.

Otros países como Alemania han apostado también por reforzar las medidas, tal y como ocurre en otros estados europeos. España no es una excepción y el Gobierno continúa recibiendo peticiones de las distintas comunidades para aumentar la intensidad de los distintos grados de confinamiento para luchar de la forma más efectiva posible contra el covid19, a pesar de los consabidos efectos colaterales negativos en algunos sectores de la economía.

Pendientes de las estadísticas

Tanto el Gobierno central como las distintas comunidades siguen mirando con lupa la evolución de las estadísticas sobre contagios.

En este sentido, tanto desde la institución central como por parte de las regiones se ha venido señalando que cualquier modificación sustancial en la evolución de la pandemia puede dar lugar a la modificación de las medidas propuestas, ya sea endureciéndolas o para aliviar potenciales restricciones para la movilidad.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?