Comunicados

Sedación consciente: qué se siente y sus ventajas

Se trata de un procedimiento sencillo y seguro, recomendado por la práctica totalidad de odontólogos profesionales

Ortodoncia.
photo_camera Ortodoncia.

Hay personas que atraviesan un estado de miedo o angustia cada vez que van al dentista. El estrés que genera este tipo de fobia irracional puede entorpecer la labor del profesional odontólogo. Y es que, para ciertos pacientes, acudir al dentista puede ser una experiencia traumática.

Por fortuna, los avances médicos han logrado una solución perfecta para quienes sienten pavor a la hora de ponerse en manos de su dentista: la sedación consciente. Se trata de un procedimiento sencillo y seguro, recomendado por la práctica totalidad de odontólogos profesionales.

¿En qué consiste la sedación consciente?

La sedación consciente es un método efectivo y fiable que sirve para inducir un estado de relajación y bienestar en el paciente que se somete a un procedimiento médico, tal como una intervención bucodental.

La dosis de sedación consciente está compuesta por una mezcla de sedante y anestésico, que ayuda al paciente a mantenerse relajado sin sentir ningún dolor. El médico anestesista cualificado calculará la dosis adecuada en cada caso para que el dentista pueda practicar su labor sin complicaciones. La sedación se aplica mediante la inhalación de la misma por parte del paciente y sus efectos se inducen rápidamente.

A diferencia de la anestesia general, bajo la sedación consciente la persona puede respirar por sí misma, en un estado de somnolencia que, sin embargo, le permite escuchar. Una vez ha terminado la intervención, los efectos se pasan rápidamente y el paciente recupera su rutina diaria con total normalidad.

¿Qué se siente durante la sedación consciente en el dentista?

Cuando se está sedado, lo que se percibe es un estado de tranquilidad muy agradable. Lo más importante es que, mientras el odontólogo realiza su labor, el paciente está tranquilo y calmado, libre de dolores y molestias, pero sin perder la percepción sensorial.

La sedación consciente está sobre todo indicada para personas que sufren de odontofobia, o miedo a acudir al dentista. Esta solución les permite sentirse cómodos y seguros, sin la ansiedad y el estrés que traían de casa. Gracias a un método efectivo y seguro como este, puede aumentar la calidad de vida de los pacientes con problemas para afrontar ciertos tratamientos.

Ventajas de la sedación consciente

La principal ventaja es que la sedación se administra de forma inhalada y actúa de forma casi inmediata. El profesional puede ajustar la dosis según la duración de la intervención, controlando el proceso en todo momento.

Aparte de su rápida actuación, este método cuenta con la ventaja de que también se elimina rápidamente del organismo. De esta forma, no se requiere periodo de recuperación y el paciente se marcha totalmente consciente para retomar su vida normal.

Por último, se trata de una forma muy segura, tanto para el profesional como para el paciente, de desarrollar la intervención.

En definitiva, la sedación consciente se erige como una de las soluciones más efectivas para vencer la fobia al dentista. El paciente se siente relajado y en estado de calma, y de esta forma el profesional odontólogo puede realizar su labor con éxito y sin complicaciones.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable