Comunicados

Estas son las diferencias que hay entre los servicios de interpretación y traducción

El factor económico se convierte en la primera diferencia entre estos dos servicios

Interpretación y traducción.
photo_camera Interpretación y traducción.

Hoy en día es más fácil que nunca contratar servicios tanto de interpretación como de traducción, puesto que hay agencias especializadas que están disponibles las 24 horas del día. Así lo demuestra el servicio de interpretación de Voze que es ofrecido a un precio muy asequible: menos de un euro el minuto.

Ahora que hemos hablado del precio, conviene destacar que el factor económico se convierte en la primera diferencia entre estos dos servicios. Y es que en el caso de la traducción, en líneas generales suele cobrarse en base a la cantidad de palabras que son tratadas. Esto nos lleva a querer profundizar en todas y cada una de las diferencias existentes. Para entenderlas es fundamental averiguar antes en qué consiste cada uno de los servicios y qué tipos hay.

Qué es la interpretación

Básicamente se trata de un proceso a través del cual se convierte el lenguaje a través del que una persona está transmitiendo un mensaje oral con el objetivo de que otras personas que desconocen dicho idioma entiendan a la perfección el discurso que se está haciendo.

Ponte en situación: en tu empresa veis una oportunidad de negocio en otro país cuya lengua materna es muy distinta a la vuestra. Es por este motivo que, a la hora de comunicaros con ellos por voz, necesitáis a alguien que vaya interpretando aquello que decís y quizá también lo que comenten los responsables de la compañía que se ha fijado en vuestro proyecto. Para dichas situaciones son ideales los servicios de interpretación. Pero, ¿cuáles en concreto?

Tipos de interpretación

Interpretación simultánea es con diferencia el tipo que más renombre tiene, aunque hay otro que se utiliza incluso con una mayor frecuencia. Nos referimos a la interpretación que recibe el nombre de bilateral.

La simultánea tiene lugar sin pausas de ningún tipo. Es decir, al mismo tiempo en que una persona hace un discurso, el profesional lo va traduciendo oralmente. De esta manera se obtiene un resultado cien por cien fluido.

Por otra parte, la interpretación bilateral se realiza tras producirse esa intervención que va a ser traducida. Además, el interlocutor no lleva a cabo todo su discurso ininterrumpidamente, sino que va parándose precisamente con el objetivo de simplificar ese proceso de interpretación que está produciéndose.

El intérprete, en definitiva, forma parte activa de la conversación que tiene lugar, puesto que la traducción que lleva a cabo no solo es de un idioma a otro, sino también al revés. Así pues, como puedes ver hay numerosas diferencias entre interpretación simultánea y bilateral, a las cuales hay que sumar otra adicional: las últimas mencionadas son bastante más cortas que las simultáneas.

Qué es la traducción

Los traductores se encargan de transmitir el mismo mensaje que expresa un texto cambiando el idioma del mismo y respetando el contexto de cada frase. El resultado que se obtiene es el de otro texto que, a pesar de estar escrito en una lengua distinta, transmite un mensaje idéntico.

Tipos de traducción

Al hablar de traducciones es posible abarcar muchos tipos distintos de servicios. Uno de los habituales es el divulgativo, pero la lista de traducciones va más allá abarcando también las judiciales, juradas, literarias, científico-técnicas y jurídico-económicas.

 

Diferencias

Ahora que hemos profundizado en ambos tipos de servicios ha llegado el momento de averiguar las diferencias que existen entre ellos. La primera ya la hemos descrito en anteriores párrafos, la cual hace referencia al aspecto económico, pero lo cierto es que no es lo único que es distinto al hablar de interpretación y traducción.

Si bien es cierto que en ambos casos se cambia el idioma de un contenido, en el caso de las interpretaciones hablamos de uno que es cien por cien oral. Por el contrario, la traducción hace lo propio con los contenidos textuales.

A la lista de diferencias hay que sumar otra que también es importante: la interpretación se produce en tiempo real, independientemente de cuál sea el tipo de servicio contratado. En algunos casos tiene lugar al mismo tiempo en que la otra persona habla, mientras que en ciertas situaciones se opta por hacerlo justo cuando termina de intervenir.

Todo lo contrario sucede al hablar de traducciones. De hecho, aunque hay agencias especializadas que trabajan con una gran rapidez, no tiene por qué entregarse el proyecto el mismo día en el que se recibe el encargo.

Tras obtener el texto que deberá ser traducido, el profesional en cuestión puede tomarse el tiempo que sea necesario para realizar la labor que le ha sido encomendada.

Conociendo ahora las diferencias existentes entre los servicios de interpretación y traducción, ya sabes cuál es el que más te conviene dependiendo del resultado que pretendas obtener. Eso sí, en ambos casos asegúrate de depositar la confianza en una agencia especializada con una dilatada trayectoria a sus espaldas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?