Aceite esencial.
photo_camera Aceite esencial.

Cuídate

Aceites esenciales para la piel: ¿Qué hacen realmente? Te lo contamos

Los aceites esenciales generan beneficios a nivel psicoemocional además de hidratar la piel

Los aceites esenciales ejercen un efecto hidratante sobre la piel. Además, también aportan luminosidad y su aplicación genera beneficios a nivel psicoemocional. Gracias a su aroma penetrante pueden ayudar a proporcionar beneficios como la reducción del estrés o la ansiedad e, incluso, generar estados anímicos de optimismo.

En el mercado (a partir de firmas especializadas como CrudeBeauty) es posible encontrar una gran variedad de aceites con propiedades beneficiosas para regiones específicas. Algunos de ellos son especialmente recomendables para su aplicación tópica sobre la piel, mientras que otros actúan con mayor efectividad sobre algunas regiones específicas como el rostro o el cabello.

En muchas ocasiones se tiende a creer que su uso está contraindicado para determinados tipos de piel porque existe el riesgo de que puedan obstruir los poros y generar problemas como acné. No obstante, esto no es del todo cierto. Sin embargo, con los aceites esenciales ocurre todo lo contrario. Su origen vegetal les otorga gran ligereza, por lo que no bloquean los poros (algo que, en cambio, sí puede ocurrir con las moléculas de gran tamaño que se hallan presentes dentro de los aceites minerales

En realidad, si cuentas con un tipo de piel grasa, los aceites esenciales (bajo una dosificación apropiada) pueden ayudar a equilibrar la producción de sebo.

¿Cómo se emplean?

Su aplicación puede integrarse bajo una rutina libre, es decir, no existen restricciones y puede hacerse uso de ellos en los momentos que se prefiera. No obstante, existe un momento especialmente propicio para hacerlo: Después de la ducha. Es entonces cuando la piel se encuentra libre de residuos y, por lo tanto, se produce un efecto a un nivel más profundo.

¿Qué alternativa escoger?

El abanico es bastante amplio. Cada mezcla posee unas propiedades diferentes y su elección puede estar orientada a diferentes resultados. A continuación, te proponemos algunos consejos para escoger los que mejor se adapten a tus necesidades:

  • Efecto relajante: Algunas de las variedades más efectivas para reducir los niveles de estrés y ansiedad son la naranja amarga, la manzanilla romana o la lavanda.
  • Efecto anticelulítico: Puedes recurrir a soluciones que se basen en componentes como el romero, la mandarina o la salvia sclarea.
  • Efecto anti-edad: La variedad es bastante amplia, aunque sí hay algunas fuentes de nutrición, hidratación y elasticidad son la rosa mosqueta, el limón o el árbol de palo rosa.
  • Efecto calmante: Algunos de los aceites esenciales más efectivos para reducir la sensación de dolor o malestar son aquellos que están elaborados a partir de lavanda, menta, limón o clavo.
  • Efecto antiinflamatorio: Son bastante populares aquellos cuya mezcla contiene elementos como la mejorana, la naranja o la manzanilla romana.
  • Efecto antibacteriano: Las soluciones formuladas a base de árbol de té, romero, limón, eucalipto azúl o tomillo ayudan a generar una barrera protectora ante la influencia de agentes bacterianos.
  • Efecto antifúngico: ¿Estás buscando alguna solución antifúngica? En ese caso quizá te sean de gran utilidad aquellos aceites esenciales que se obtienen de la mandarina, el árbol del té, el laurel, el limón o el ajo.
  • Efecto antivírico: El árbol del té, el laurel o el tomillo pueden proporcionar resultados bastante efectivos en el tratamiento y prevención de afecciones provocadas por virus.

¿Cuáles son los principales beneficios de utilizar aceites esenciales?

Lo cierto es que cada variante posee unas propiedades específicas. No obstante, de forma generalizada podemos encontrar algunas comunes a todos ellos. Las siguientes suelene estar presentes en mayor o menor grado:

  • Regeneración celular.
  • Efecto antiséptico.
  • Efecto inmunoestimulador.
  • Efecto antivírico.
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Estimuladores de la circulación sanguínea y linfática.
  • Estabilización y equilibrio de las emociones.
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?